El daño renal en niños aumenta en regiones marginadas del país | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 28 de Abril, 2017

El daño renal en niños aumenta en regiones marginadas del país

El daño renal en niños aumenta en regiones marginadas del país | La Crónica de Hoy
Jesús Lozano Kasten, del CUCS de la UdeG, ha liderado las investigaciones en la región. 

Investigadores de la Universidad de Guadalajara (UdeG), encabezados por Jesús Lozano Kasten, demostraron la presencia de metales pesados en la orina de habitantes de la localidad de Agua Caliente, en el municipio de Poncitlán, Jalisco, lo cual se podría volver un problema de salud pública en la región.

Lozano y su grupo de investigación han demostrado diversas fallas del sistema de salud del estado y ahora han advertido de este problema que sería causado por el uso intensivo de pesticidas, no obstante realizan investigaciones para conocer el origen del problema, refirió en entrevista. 

Hace algunos meses, los investigadores del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la UdeG hicieron un primer análisis en la localidad que se encuentra en los márgenes del Lago de Chapala, que vive del autoconsumo. Estudios realizados en niños detectaron insuficiencia renal en niños y adolescentes en cerca del 20 por ciento de la población. Análisis posteriores detectaron además problemas nutricionales y a la par neurocognitivos.

“El diagnóstico fue de una desnutrición de hasta el 60 por ciento de los niños, retraso psicomotriz de leve a severo, parasitósis intestinal, mala calidad de la vivienda y el agua, inhalación de humo por las cocinas con leña y poco dinero para comida, todo aún más grave en las niñas. Son condiciones socioambientales pésimas que tienen múltiples efectos en la salud de estas personas excluidas socialmente”.

INVESTIGACIÓN. Ahora, los investigadores llevan a cabo un estudio más completo para analizar los metales pesados que han encontrado en la orina de las personas, pero también en el medio ambiente y si su origen está en los pesticidas empleados en la región. En el estudio, incluyeron a toda la comunidad, el 50 por ciento de las cuales tienen proteínas en la orina.

Los científicos ahora integran datos para saber cuál es la causa de esto. A grandes rasgos, el científico del CUCS enfatiza que son el conjunto de causas sociales. Si bien los niños nacen con buen peso, añade, entre los 1 y 2 años  se desnutren hasta los 5 años, se recuperan en la secundaria, pero ya muestran una baja estatura.

“Hay una edad entre los 4 y 14 años donde aparece el daño renal. Lo que necesitamos ahora es conocer la historia natural de la enfermedad, no obstante, son estudios costosos y de largo plazo, porque no sólo los estudiamos a ellos sino a todo su ambiente”. Lozano calcula que un estudio final podría obtenerse a finales de año, si se mantienen los recursos para la investigación.

Cada examen buscar pesticidas en la orina caro y en la búsqueda de metales pesados no sólo analizan los 10 más comunes, sino toda la tabla periódica. Aunque el agua no es de buena calidad, los científicos han descartado que sea el origen de los padecimientos, en tanto que casi toda la población ha demostrado tener algún rastro de pesticidas en la orina.

El científico apunta por otra parte que si bien las autoridades sanitarias respondieron de manera lenta y pobre en un inicio, han mejorado y han demostrado una mayor atención al problema. “El asunto es que esto no se resuelve en año y medio que es el tiempo que les queda a los gobierno locales, se necesita más tiempo, cuatro o cinco años, porque debemos trabajar para los que no han nacido”.

De acuerdo con el investigador de la UdeG, se ha registrado que en diferentes regiones del país donde se emplean agroquímicos se ha incrementado este tipo de fenómenos. En Aguascalientes o en las poblaciones aledañas al Lago de Pátzcuaro, Michoacán, así como en poblaciones marginadas y con carencia económica de Guadalajara. “Las enfermedades renales en niños comienzan a ser un problema de salud pública, algo que sólo veíamos en adultos. Habrá que investigar porque los niños tienen derecho a una mejor calidad de vida y no morir a los 20 años por insuficiencia renal”.

Imprimir