Policías, obligados a cumplir cuotas de multas y arrastres | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Policías, obligados a cumplir cuotas de multas y arrastres

Agentes entrevistados por Crónica afirman que el número de sanciones por aplicar lo establece la zona; quien no lo cumple es sancionado ◗ Señalan que algunos oficiales recurren a cualquier tipo de artimaña con tal de evitar el castigo

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Los oficiales de Tránsito deben cumplir con una cuota de infracciones y de vehículos remitidos al corralón, de lo contrario, son sancionados por sus mandos inmediatos.

El número se establece en virtud de la zona a la que están asignados, de acuerdo con elementos de la Subsecretaría de Tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX), entrevistados por Crónica.

Los agentes comentaron que también depende el mando a cargo, ya que hay algunos que les piden la cuota pero en dinero. Esto quiere decir que deberán juntar de cinco mil a ocho mil pesos por levantar infracciones o llevar vehículos al depósito.

Los elementos pidieron el anonimato por temor a ser sancionados. “Si saben que fuimos nosotros hasta el trabajo nos andan quitando”, comentó uno de los oficiales que platicó con esta casa editorial.

Los uniformados señalaron que por ello, en muchas ocasiones, algunos policías recurren a cualquier tipo de artimaña para completar la cuota que les fue impuesta.

“Sabemos que está mal, pero muchas veces la gente piensa que esto es cosa de nosotros, pero no es así. Nosotros rendimos cuenta a alguien, así como la mayoría de la gente que trabaja, todos somos gatos de… Así nos toco a nosotros”, dijo un elemento mientras revisaba que los automóviles estacionados en la colonia Anzures tuvieran pagado el parquímetro.

Explicó que si un elemento está en Polanco, el número de infracciones que debe levantar es de 20 y deberá remitir al menos 15 vehículos, entre autos y motocicletas.

En tanto si es la zona del Centro Histórico en la que está trabajando, la cuota se incrementa. Entonces un oficial deberá levantar al menos 35 infracciones y trasladará al depósito vehicular un mínimo de 10 motocicletas, y 20 automóviles.

“Por ejemplo, ahorita mi cuota es en dinero, no que yo le dé a mi mando, sino que cumpla con un límite. A mí me piden que diario junte cinco mil pesos en multas y que me lleve a 10 carritos”, refirió.

Otro de los elementos que platicó con Crónica concordó con lo dicho por su compañero. Contó que “siempre te ponen más sanciones en los lugares de cobro (zonas donde está prohibido estacionarse como el centro Histórico o zonas de parquímetros) y en las zonas de avenidas principales”.

El elemento aseguró que aquellos que hacen rondines, tanto a pie como en patrulla, por zonas de parquímetros, así como vías primarias y en colonias de alto poder adquisitivo, son quienes deben recaudar mayor número de sanciones.

“No sabemos muy bien por qué sea, pero a mí me ha tocado vermelas negras porque digamos, si te toca la Morelos, ahí es más difícil levantar las multas; la gente es barrio y se te ponen al brinco, pero en cambio en la Condesa, muchos ni de pedo la hacen, sólo es soltarles el verbo”, señaló.

—¿Cuántas infracciones tiene que levantar hoy?

—¡Uy!, hoy me tocan 15 y mire son las tres de la tarde y llevo cuatro.

—¿Y vehículos al corralón?

—Pues por ahí anda, nos piden 10. Ahorita me tocó fácil así que entre mi pareja y yo nos ayudamos y así es más fácil acabar.

—¿Te ha tocado que sea cuota monetaria?

—Sí, la semana pasada. Me tocó revisar los pinches papelitos del parquímetro. Me pidieron cuatro mil pesos diarios en sanciones, y es bien difícil, la gente es más cuidadosa. En esto sí es cuestión de suerte.

—¿Y si no la cumplen?

—No, para qué quieres. Te sancionan, va desde un regaño bien puesto hasta una suspensión sin goce de sueldo, también depende mucho del mando que tengas.

—¿Lo han castigado por no cumplir?

—Claro, a todos nos ha tocado aunque sea una vez. A mi, recién llegadito, cuando me dijeron que me tocaba estar en Tránsito hasta me emocioné, dije de aquí soy. Pero no todo es tan fácil, arriba de mi hay alguien y de él… otro.

 

Imprimir