México debe prepararse para las tres revoluciones tecnológicas en puerta | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

México debe prepararse para las tres revoluciones tecnológicas en puerta

Serán en movilidad, energía y producción, señala Raúl Rojas en foro de la UNAM. En 10 años, la inteligencia artificial operará desde autos hasta industrias, añade

Raúl Rojas González, en videoconferencia, participó en el foro “La UNAM y los desafíos de la Nación”.

México debe prepararse para tres grandes revoluciones tecnológicas que ocurrirán en todo el mundo entre los años 2020 y 2030: la revolución de movilidad, con la llegada de los vehículos autónomos; la de energías, con las nuevas fuentes energéticas renovables y la de producción, en la que se modificarán los procesos con  apoyo de la inteligencia artificial.

Así lo señaló el experto mexicano en inteligencia artificial Raúl Rojas González, Premio Nacional de Ciencias y Artes 2015 y profesor de la Universidad Libre de Berlín, en la primera mesa de análisis sobre ciencia y tecnología del foro “La UNAM y los desafíos de la Nación”, convocado por la máxima casa de estudios.

El encuentro académico, que se llevó a cabo en el Museo Universitario de Ciencias Universum, sirvió para exponer reflexiones sobre ciencia en un mundo globalizado, elaboradas por las doctoras Julia Tagüeña, directora adjunta de Desarrollo Científico del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt); María Elena Medina Mora, directora general del Instituto Nacional de Psiquiatría y los doctores Raúl Rojas, Joaquín Ruiz, profesor de la Universidad de Arizona y William Lee, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM. 

“México tiene que estar muy consciente de que ya viene la época de la inteligencia embebida”, dijo el doctor Rojas González antes de explicar que en menos de diez años múltiples aparatos operarán con datos e inteligencia artificial, desde los automóviles autónomos hasta las plantas industriales. Esto implica que también habrá retos nuevos, por ejemplo la protección contra el hackeo o robo de datos.

“Por eso planteo que México requiere de un plan de acción a largo plazo en el campo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y en la Inteligencia Artificial; también es conveniente la creación de un Centro de Investigación Nacional sobre Inteligencia Artificial. Esto es adicional a la necesidad de fomentar un mayor porcentaje de investigación privada”, dijo el profesor que construyó el primer automóvil que se maneja sólo con los ojos y el primer auto autónomo que hizo un viaje desde Arizona hasta la Ciudad de México.

En la misma mesa, María Elena Medina Mora, miembro de El Colegio Nacional, de la Academia de Medicina y especialista en depresión y adicciones dijo que, en México, los avances de la ciencia tardan demasiados años en llegar a la sociedad y eso debe cambiar, por la magnitud de los grandes problemas nacionales.

En México casi 5 millones de personas padecen alguna enfermedad mental por lo que es un tema de gran relevancia en nuestreo país, dijo la doctora. Por esta razón, 60 investigadores y tomadores de decisiones delinearon los principales  retos de la investigación en materia de salud en México, los cuales se centran en: incrementar el financiamiento de la investigación básica, desarrollar un centro de investigación virtual que incluya a los investigadores de cada área, fortalecer los grupos de investigación existentes y las iniciativas orientadas en la investigación sobre políticas públicas.

ADOPCIÓN TECNOLÓGICA. Otros datos más importantes que se presentaron en este panel fue un conjunto de gráficas en las que se pudo ver con claridad que las revoluciones tecnológicas cada vez son más rápidas, pues si se ve cuántos años tomó a cada uno de los grandes inventos el convertirse en herramientas de uso cotidiano se observa que antes la adopción de una tecnología tardaba más de una generación y ahora una sola generación tiene que adoptar y desechar diferentes tecnologías a lo largo de la vida.

Mientras, el automóvil tomó 80 años para ser usado por la mitad de la población mundial; el teléfono fijo tardó 60 años para ser adoptado por la misma cantidad de población; internet 20 años y los teléfonos inteligentes o smartphones 5 años.

“Estamos hablando que antes los cambios tecnológicos eran intergeneracionales y hoy son subgeneracionales”, opinó el doctor William Lee.

Imprimir