La muerte del arte público - Eduardo Egea | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 06 de Mayo, 2017
La muerte del arte público | La Crónica de Hoy

La muerte del arte público

Eduardo Egea

Helen Escobedo en su libro Monumentos Mexicanos. De las Estatuas de Sal y Piedra, 1992, ya pronosticaba el surgimiento en los últimos años en México de una serie de manifestaciones artísticas urbanas que han situado en crisis la interacción entre arte, espectador y espacio público.

Desde las deplorables intervenciones urbanas de Rivelino (ver Artgenetic 21ENE2012), hasta el Guerrero Chimalli de Sebastián en Chimalhuacán y la saturación en múltiples puntos del país con sus esculturas; así como Fernando Andriacci, quien ha llenado el aeropuerto de Oaxaca con banales esculturas geo-kitsch; o el “Embellecimiento de la Sierra de Guadalupe en Ecatepec”, 2014, donde la fachada de miles de casas se pintó con brillantes colores, ambivalente esfuerzo que es la versión local de la misma acción implementada en 2003 por Edi Rama, alcalde de Tirana, Albania; ejemplos que nos llevan a cuestionar la ambigüedad ética del arte público oficial, ¿Hasta qué punto las intervenciones estéticas públicas dignifican el entorno comunitario o resultan sólo una estrategia turística y comercial para ocultar la pobreza y la desigualdad social?

Un muy reciente caso de oportunismo histórico-estético fue impulsado por Cynthia Arvide en su publicación, Muros Somos: Los Nuevos Muralistas Mexicanos, 2017, desmemoriada denominación con la cual promociona artistas despolitizados y timoratos como Saner, Sego, Jesús Benítez, Germen Crew, Seher One, Smithe, Diego Zelaya, Norte, Rod Villa, Jorge Tellaeche, Lesuperdemon, Minoz, Neuzz, Fusca, Paola Delfín, Alfredo ‘Libre’ Gutiérrez, Spaik, Colectivo Chachachá, Cix y Alegría del Prado, cuyas inertes intervenciones urbanas y temeroso decorativismo tornan una mera parodia la enésima muerte del muralismo y su herencia socio-política.

¿El arte público está en crisis porque la participación social pública también lo está? ¿Entre más violencia social como la actual, tanto el Estado como particulares apoyan cada vez más un banal arte público desconectado de la comunidad?; ante este entorno, ¿es imposible la recuperación de un arte público digno?

 

www.artgenetic.wordpress.com

Twitter: @artgenetic

Imprimir

Comentarios