Camioneta policiaca repite abuso | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Camioneta policiaca repite abuso

La unidad DF-128-C1, de la SSP, fue fotografiada cuando se llevaba una motocicleta en la colonia Juárez, sin razón aparente; el dueño asegura que fue una injusticia “ como la de Debbie”

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

La camioneta DF- 128- C1 de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México fue en la que se remitió la motoneta de Debbie, luego de que un policía la moviera de lugar para llevarla al corralón. Sin embargo, no es la primera vez que los elementos de esta patrulla se llevan una moto sin justificación alguna.

Tan sólo un día después del incidente, que se hizo viral a través de las redes sociales, los uniformados de esta patrulla fueron captados cometiendo la misma arbitrariedad.

El pasado 26 de abril, Martín Reyes, salió de casa para ir a su trabajo, no obstante, todo dio un vuelco de 180 grados cuando notó que su moto no estaba en el lugar donde la estaciona desde hace dos años.

El joven deja su moto en el área marcada para estos vehículos sobre la calle Tokio, en la colonia Juárez, en la delegación Cuauhtémoc.

Lo primero que le pasó por la mente, contó a Crónica, fue: “se la robaron”, pero la gente que se encontraba en el sitio le dio un poco de tranquilidad: “no joven, la policía se la llevó”.

Para sacarla del corralón, el hombre tuvo que desembolsar mil 207 pesos por, supuestamente, conducir sin las luces delanteras prendidas, por no traer tarjeta de circulación ni licencia de conducir.

SIEMPRE LO MISMO. Martín se sabe bien la historia, no es la primera vez que tiene un altercado con policías de Tránsito o con los empleados de parquímetros de la zona por su moto, sin embargo, afirmó, esta vez la conclusión será diferente.

“Siempre es lo mismo, ellos siempre tienen la razón y no hay más que hacer, sólo que esta vez yo tengo las pruebas para demostrar lo que en realidad pasó cuando estos oficiales se llevaron mi motocicleta”, comentó el joven a esta casa editorial.

Un día antes de que su motocicleta fuera llevada al depósito vehicular, el hombre llegó como todos los días y la aparcó en frente de donde vive, le puso el candando y se fue a su casa.

Su moto estuvo más de 10 horas estacionada ahí, donde siempre, en el mismo cajón que él promovió, ya que por su casa no había ningún lugar destinado para que los motociclistas dejaran sus vehículos.

Aquel 26 de abril, en medio de la desesperación, preguntó a transeúntes y encargados de comercios cercanos si habían visto algo; uno de ellos le dijo que cerca del medio día, al menos unos seis oficiales se habían llevado su moto en una camioneta de la policía.

Martín comenzó la búsqueda, no sabía a qué corralón la remitieron y mucho menos los motivos.

Minutos después, se encontró con un policía auxiliar al que le preguntó cómo podría saber la ubicación de su moto; le comentó al uniformado que se la habían llevado sus compañeros, a lo que el oficial respondió: “no joven, ellos no se la pueden llevar; pero mire, llame a Locatel y ahí le dirán qué pasó con su moto”.

En el número de asistencia le dijeron que su motocicleta estaba en el depósito vehicular de San Joaquín; entonces tomó sus documentos y se dirigió al sitio para saber el porqué de la remisión.

El enojo y la frustración se apoderaron de él cuando le entregaron las tres boletas de infracción; una era por conducir con las luces apagadas, la segunda por no traer licencia de conducir y la última por no traer tarjeta de circulación.

“Me pareció tan absurdo, las multas son injustificadas, no tenían razón de ser. Mi motocicleta estaba estacionada, así que ni siquiera me pudieron pedir mis papeles por ello no podía saber si los traía o no”, explicó.

Y agregó: “ni siquiera se dieron cuenta que mi moto traía puesto el candado de seguridad, ese que le pongo precisamente para que no se la roben”.

A Martín no le quedó de otra más que pagar las infracciones que le fueron impuestas, además de que invirtió más de siete horas en poder recuperarla, pues en más de dos ocasiones lo hicieron regresar a su casa por documentación.

LA EVIDENCIA. Martín hizo lo mismo que Debbie, buscó a sus vecinos para saber si alguien podría darles los videos y ver qué había sucedido.

“Pues me puse a ver quién me podía ayudar, ya había visto lo que le pasó a la chava del policía que movió su moto, así que no perdía nada si intentaba lo mismo”, comentó Martín.

Y así fue. Después de recorrer la calle en busca de ayuda, el joven acudió a las oficinas del Instituto Mexicano del Seguro Social que se encuentran frente a su vivienda, ahí un trabajador le dijo que él había grabado con su celular todo lo que había pasado.

Una vez que tuvo las grabaciones se dio cuenta de que cinco oficiales cargaron su moto y la subieron a la camioneta DF- 128- C1; de inmediato se dio cuenta que era la misma unidad policíaca que se había llevado un día antes la motoneta de Debbie.

“Yo ya había visto el video, digo se hizo viral y en muchas notas salió publicado el número de la camioneta. La verdad es que desde que vi el video que me pasaron descubrí que era la misma, eso fue lo que me dio más coraje, darme cuenta que agarran las motos al azar y levantan las infracciones a lo menso”.

También se percató de al momento de ser subida a la camioneta no había ningún oficial de Tránsito con los auxiliares, aunque en su motocicleta esté escrito lo contrario.

“Con un marcador mi moto dice que fue un policía pie tierra el que la levantó, yo sé que no sólo a los tránsito se les llama así pero si sé que debió estar uno con los auxiliares, y con el video sólo confirmé lo que la gente me dijo, no había ningún oficial facultado para hacer lo que hicieron”, señaló.

Incluso en las boletas de infracción que le dieron al joven se específica que la multa fue aplicada con dispositivo Hand Held, mismo que sólo los de tránsito poseen.

De acuerdo con el subsecretario de Control de Tránsito, Alejandro Martínez, aunque los policías auxiliares están capacitados para detener a cualquier conductor, sólo los de tránsito están facultados para levantar infracciones y solicitar la remisión de vehículos.

Imprimir