“Argüendelandia” - Víctor Romo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 07 de Mayo, 2017
“Argüendelandia” | La Crónica de Hoy

“Argüendelandia”

Víctor Romo

Ha transcurrido más de la mitad de la administración de Xóchitl Gálvez y cada día se confirma que lo suyo es el argüende, el escándalo y la difamación, pero nada que ver con un buen gobierno ni un servicio público eficiente y austero.
Su estrategia política, desde siempre, se basa en la calumnia, el show y la denuncia fácil, pasando por la descalificación altisonante, soez y pendenciera, pero sin probar ni documentar de manera fidedigna, sólo vocifera, acusa y ofende para jalar reflectores.
Entre sus promesas de campaña, todas grandilocuentes y desmedidas, dijo por ejemplo: “mi prioridad son los niños”.
Sin embargo, año y siete meses después, la realidad la desmiente. No sólo no ha promovido ninguna política pública en favor de la niñez, al contrario, la Contraloría General de la CDMX la apercibió porque las empresas que contrata para suministrar el alimento a los niños de los CENDI delegacionales, “surten con sobreprecio y compra puros productos chatarra”.
Se trata de adjudicaciones directas de compras millonarias de alimentos, sin convocar a una licitación pública y abierta.
Prometió tapar todos los baches de Miguel Hidalgo, ser la delegada más transparente, abatir la corrupción, terminar con la inseguridad, erradicar el comercio informal, respetar el uso de suelo y decenas de cosas más.
Sin embargo, cada día hay más baches de los que encontró en las calles, desde su llegada, la delegación pasó de ser la número uno en transparencia y rendición de cuentas a ser una de las peor calificadas y la inseguridad ha crecido sin control en las 89 colonias que desgobierna.
Entre sus pifias, consideran vecinos, está haber desaparecido la Dirección General de Seguridad Ciudadana, incluso, al inicio de su administración retiró una caseta de vigilancia autorizada en la colonia Irrigación, la cual tuvo que reponer cuando le demostraron su error.
Otra crítica constante a su administración fue negarse a verificar el edificio de su ex city manager y familia, en la colonia San Miguel Chapultepec, que le costó el puesto a Arne aus den Ruthen, y sigue clausurado por el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) por quebrantar la norma. En lugar de colocarse del lado de los vecinos la delegada defendió la discrecionalidad e incurrió en conflicto de interés.
Distintos medios de comunicación documentaron también, recientemente, la compra de instrumentos musicales con sobreprecios de hasta el dos mil por ciento, en otra adjudicación directa a una empresa de un ex colaborador de la pasada campaña electoral de la delegada.
De las denuncias que presentó por el parque conocido como El Mexicanito, en Polanco, la Contraloría capitalina determinó que esa obra pública se hizo con apego a la ley, lo que confirmó que fue otro argüende de la delegada.
El último error inexplicable de su administración fue incurrir en un subejercicio de más de 200 millones de pesos en 2016, en una demarcación con decenas de carencias y colonias con alto índice de pobreza.
Pronto tendrá que resolver su promesa de campaña: “yo sí me voy a quedar tres años”, cuando ofreció donar su casa a los estudiantes del colegio Salesiano, si abandonaba el cargo antes de culminar su trienio, pero todo indica que la prioridad de Gálvez es vivir del erario. Qué más da si por la derecha, izquierda o mediante el argüende. Lo veremos.

* Presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación de la ALDF

Imprimir

Comentarios