Texas prohíbe las ciudades santuario y aumenta presión a migrantes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Texas prohíbe las ciudades santuario y aumenta presión a migrantes

La nueva ley, sancionada por el gobernador republicano Greg Abbott, permite a policías pedir los papeles a cualquiera que sea detenido en un control rutinario

Texas prohíbe las ciudades santuario y aumenta presión a migrantes | La Crónica de Hoy

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, ratificó ayer el polémico proyecto de ley estatal que prohíbe las ciudades santuario en el estado, las que protegen a los migrantes indocumentados negándose a colaborar con las autoridades migratorias.

En la ley conocida como SB4, la iniciativa destinada a prohibir las denominadas ciudades santuario, el gobernador conservador firmó también una enmienda aprobada la semana pasada por la Cámara de Representantes que permitirá a los agentes de policía cuestionar el estatus migratorio de las personas detenidas en Texas.

Según esta enmienda, muy similar a una aprobada en Arizona en 2010 conocida popularmente como “Show me your papers” (‘enséñame tus papeles’), las autoridades policiales podrán cuestionar el estatus migratorio de las personas que, por ejemplo, detengan por un asunto de tránsito.

La medida fue primero aprobada por el Senado texano, luego por la Cámara de Representantes del estado y finalmente, una versión final acordada entre las dos cámaras, que cuentan con mayoría republicana, fue autorizada otra vez por la cámara alta.

La nueva ley podría acarrear penas de cárcel para los sheriffs tejanos que estén al cargo de las oficinas que no cooperen con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). De entrada, por una primera infracción, las entidades, como universidades, por ejemplo, recibirán una multa de 1,000 dólares, mientras que sucesivas violaciones de la ley implicarán multas de 25,500 dólares.

Según los críticos con la norma, estas medidas van a dejar a los migrantes indocumentados en una situación de indefensión, ya que, como cualquier policía les podrá pedir su documentación en cualquier momento, se arriesgarán a ser detenidos y expulsados si intentan denunciar haber sido víctimas de cualquier delito o abuso.

Según reportó el rotativo Texas Tribune, la asociación activista pro-latino Defensa Legal y Fondo Educativo Mexicano Americana (MALDEF) lanzó ayer mismo una rápida crítica a la ley, calificándola de “equivocación colosal”, y prometió librar batalla en las calles y en los tribunales.

Abbott había declarado que esta nueva norma era una de las prioridades de su gobierno en la presente legislatura. Ahora, tras la firma, la legislación entrará en vigor a partir del próximo 1 de septiembre, según establecen las reglas de la legislación tejana.

Imprimir