“Tumbaremos la ley antisantuario de Texas como hicimos con la de Arizona”: Ezequiel Hernández | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 08 de Mayo, 2017

“Tumbaremos la ley antisantuario de Texas como hicimos con la de Arizona”: Ezequiel Hernández

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Escandalizados por la dureza de la Ley SB4, firmada por sorpresa la noche del domingo por el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, numerosas organizaciones de derechos civiles y gobiernos locales, como la propia capital del estado, Austin, anunciaron ayer que se preparan para la batalla legal contra la nueva legislación, que debe entrar en vigor el 1 de septiembre.

Con la firma del republicano Abbott, la SB4 se convirtió ayer en la ley antiinmigratoria más dura de Estados Unidos, ya que, no sólo penaliza a los gobiernos locales e instituciones que no cooperen con las autoridades migratorias federales en la identificación de indocumentados, como quiere instaurar en todo el país el presidente Donald Trump, sino que podría acarrear penas de cárcel para los sheriffs texanos encargados de las oficinas que no cooperen con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

“Enséñame los papeles”. La SB4 incluye, además, una enmienda aprobada la semana pasada por la Cámara de Representantes que permitirá a los agentes de policía pedir a quien considere sus papeles para comprobar su estatus migratorio.

Según esta cláusula, muy similar a la que fue rasurada por una jueza en Arizona en 2010, conocida popularmente como “enséñame los papeles”, las autoridades policiales podrán preguntar el estatus migratorio de las personas que, por ejemplo, detengan por un asunto de tránsito.

“La SB4 podría ser detenida de la misma forma que fue detenida la norma de Arizona”, aseguró el abogado activista Ezequiel Hernández, en alusión al fallo de hace siete años de la juez Susan Bolton, que sentó jurisprudencia al anular los puntos más controvertidos de la Ley SB1070, que hacía referencia, al igual que ahora en Texas, al poder de los agentes de seguridad de preguntar el estatus migratorio a un inmigrante y no liberarlo hasta comprobar que sus papeles están en regla.

Según el fallo de la jueza de Arizona, es una medida inconstitucional, ya que “perjudica a extranjeros legalmente residentes en Estados Unidos, incluso a ciudadanos estadunidenses, puesto que su libertad se ve afectada mientras su estatus es comprobado”.

“No nos vamos a quedar de brazos cruzados ante una ley que es racista y anticonstitucional y que traiciona a una amplia parte de nuestra comunidad”, advirtió el concejal de la ciudad de Austin, Greg Casar, que avanzó que denunciarán la violación de la Cuarta Enmienda de la Constitución.

Además del ayuntamiento de Austin, varias organizaciones como United We Dream, Mi Familia Vota o MALDEF (Mexican American Legal Defense and Educational Fund) anunciaron que están estudiando cómo abordar la batalla legal contra la ley.

Activistas denunciaron que la medida sancionada por Abbott incrementa la discriminación racial y potencia el miedo entre las comunidades de inmigrantes en su día a día. “El SB4 margina a la gente de color, que tendrá temor a manejar, ir a trabajar, ir a buscar a sus hijos al colegio...”, lamentó Mary Moreno, de Texas Organizing Project.

Imprimir