Concluye restauración de los murales de Orozco en museo de la UdeG | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Concluye restauración de los murales de Orozco en museo de la UdeG

Las obras El pueblo y sus falsos líderes y El hombre pentafásico fueron dañados por un sismo en 2016 ◗ Repararon fisuras, se restituyó la pintura desprendida y se hizo limpieza general

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Concluye la restauración de los murales El pueblo y sus falsos líderes y El hombre pentafásico hechos por el muralista mexicano José Clemente Orozco entre 1936 y 1937 en el interior del Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara, después de que hace un año, un sismo de 4.8 les provocara daños visibles. Los trabajos de restauración consistieron en la reparación de fisuras, colocación de fragmentos de pintura desprendida y reparación de los muros en donde están montados.

Ernesto Martínez, director del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam), detalló en entrevista que el mural El pueblo y sus falsos líderes es un tríptico que se ubica exactamente en el estrado del recinto y la obra conocida como El hombre creador y rebelde o El hombre pentafásico se encuentra en la cúpula, siendo esta última obra la más afectada por el sismo.

“Antes del sismo, en los años 1986 y 1966, los murales ya habían sido intervenidos por el Cencropam, estaban en buenas condiciones, sin embargo, el sismo ocasionó daños importantes en la cúpula. Cuando pasó esto pude acercarme al recinto a manera de una primera revisión y a darle recomendaciones a las autoridades de la Universidad. Lo primero que solicitamos fue el análisis de la estructura del mural El hombre pentafásico porque presentaba fisuras de diferentes dimensiones y desprendimiento de su capa pictórica en algunas partes”, explicó.

Entonces fue cuando la Universidad de Guadalajara aplicó protocolos de seguridad  y el Cencropam solicitó la colocación de un andamio para realizar un estudio puntual del estado de conservación de las obras, que derivó en un dictamen técnico.

La presente intervención, añadió Ernesto Martínez, se realizó durante 4 meses, con un equipo de 8 personas contratadas por honorarios, de las cuales 4 fueron restauradores egresados de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO), y 4 fueron técnicos que han participado con el Cencropam en otros proyectos. El equipo de trabajo fue coordinado por dos restauradores de base del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA): Alberto González Vieyra y David Oviedo Jiménez.

¿En qué consistió la restauración? David Oviedo Jiménez explicó que principalmente evitaron más desprendimientos de pigmentos, resanaron las grietas que había en los murales antes del sismo y las nuevas que surgieron con el movimiento telúrico, además de que solucionaron los problemas oquedades entre los murales y sus bases..

De manera general, los trabajos, dijo, fueron limpieza mecánica hecha en seco, utilizando brochas de pelo suave y aspiradora de pelo fino; limpieza acuosa con una solución de agua-alcohol al 5% utilizando esponjas marinas, y fijado de la capa pictórica a través de un material adhesivo mediante aspersión.

También hicieron una consolidación de los estratos con inyección de materiales adhesivos, resanaron mediante un mortero compatible con los murales para dar estabilidad a las grietas y fisuras y dar el nivel adecuado al plano pictórico; y finalmente reintegraron los pigmentos. “Se realizó por medio de la técnica de riggatino para hacer evidente la intervención, se utilizaron acuarelas por sus cualidades reversibles y de transparencias similares a la técnica del fresco”

Aunque el mural El hombre pentafásico presentaba más grietas y desprendimiento de algunos fragmentos, el mural El pueblo y sus falsos líderes también tuvo afectaciones importantes, detalló.

“Los muros en donde está son tapiados porque anteriormente habían unos arcos, pero al tapiarse, Orozco pintó ahí ese mural, es decir, eran paredes conformadas por materiales diferentes y eso se proyectó con el sismo: había un patrón de una grieta que tenía la forma de arco. Verificamos y por el reverso esa grieta continuaba, es decir atravesaba el muro y fue cuando nos dimos cuenta que el muro había sido tapiado. Además de ese daño estructural, otro que tenía la obra era una capa gruesa de polvo adherido”, precisó Oviedo Jiménez.

¿Cuál fue el costo de estas intervenciones?

—Los gastos fueron absorbidos por la Universidad de Guadalajara, el monto fue de  530 mil pesos por el alquiler de los andamios y 1 millón 292 mil pesos entre materiales, contratación de personal y viáticos de las personas durante 4 meses.

MÁS RESTAURACIONES. En opinión de Alberto González Vieyra, ambos murales de José Clemente Orozco son importantes porque representan el momento en que el muralista pintó por primera vez en una cúpula, razón por la que planean una publicación sobre los trabajos de restauración realizados.

“En diciembre de 2015 terminamos una restauración en el Hospicio Cabañas y ahí acudió una funcionaria del museo y me pidió que si podíamos hacer una revisión del mural del El pueblo y sus falsos líderes y de colocado en la cúpula, entonces pedimos autorización e hicimos un registro fotográfico, de tal forma que tenemos las fotografías de cómo se veían antes del sismo”, dijo.

Con esas imágenes y con el archivo de las dos intervenciones anteriores, el especialista indicó que alistan una memoria de esos trabajados.

Por último, Ernesto Martínez, director del Cencropam, agregó que el rector de la Universidad de Guadalajara solicitó al Cencropam el dictamen del estado de conservación de los murales que alberga la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz, ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de Guadalajara, ya que dichas obras cuales presentan grietas.

“Ahí hay murales de David Alfaro Siqueiros y de un pintor jalisciense, Amado de la Cueva, que datan de 1925. Ese recinto es importante que fungió como el Antiguo Colegio de Santo Tomas en 1591 y en 1985 fue entregada a la Universidad de Guadalajara, institución que en 1991 inauguró el espacio como biblioteca. Desde ese año no se ha realizado un estudio de conservación a los murales, por lo que consideremos pertinente realizar un dictamen y trabajos de restauración”, comentó y puntualizó que dichos trabajos iniciarán cuando se concluyan algunos trámites administrativos.

Imprimir