Más profesionistas optan por congelar sus óvulos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Más profesionistas optan por congelar sus óvulos

A través de la criopreservación de óvulos se tiene la certeza de que en el momento de descongelarlos van a ser tan eficientes como uno fresco, asegura un especialista. Los hombres que congelan su esperma, en su mayoría padecen cáncer

La postergación de la maternidad, a través de la criopreservación de óvulos, es uno de los métodos cada vez más utilizados por mujeres profesionistas que en este momento de su vida no se interesan por tener un hijo y poder tener la tranquilidad de que el paso del tiempo no tendrá efecto alguno en sus óvulos.

En el caso de los hombres, también se comienza a dar la situación de que optan por preservar sus espermatozoides pese a que ya tienen una familia, ante la eventualidad de que en un futuro se llegaran a separar o a divorciar y su nueva pareja quisiera tener un hijo, destacó el doctor Alejandro Chávez Badiola, director médico de la clínica New Hope Fertility Center.

En entrevista con Crónica, el especialista en criopreservación de óvulos destacó que nuestro país tiene una de las más altas tasas de infertilidad, ya que algunas estimaciones señalan que el 16 por ciento de las parejas tienen algún tipo de problema para lograr el embarazo.

Ante la magnitud de este problema, cada vez tienen mayor demanda los tratamientos  de reproducción asistida, debido a la alta eficiencia que registran y que han tenido un efecto positivo prácticamente en cascada, porque, incluso los doctores también comienzan a tener mayor confianza para referir a los pacientes, sobre todo oncológicos, y en consecuencia mujeres y hombres comienzan a tener más confianza.

Chávez Badiola recordó que hasta hace 15 años, los resultados de congelar óvulos eran muy pobres y su uso era muy limitado, “pero en la actualidad, la supervivencia de óvulos es del 98 por ciento, con la certeza de que en el momento de descongelarlos van a ser tan eficientes como uno fresco”, es decir, que no habrá alteraciones en su composición ni en las células.

El procedimiento, detalló, una vez que se obtiene el material que se va a congelar (óvulos, tejido ovárico y espermatozoides), “que en realidad, no se congelan como tal, sino que es un sistema a través del cual se saca el agua de las células del óvulo y se reemplaza por un líquido crioprotector, se sumerge directamente en nitrógeno líquido, lo que significa que la velocidad de congelación instantánea a -250 grados y la desvitrificación también es instantánea.

Para quienes recurren a este método, de planificación familiar a mediano plazo a través de la tecnología, así como quienes lo hacen por cuestiones de salud, existen diferentes formas de pago, prácticamente accesibles para todos los casos, indicó el doctor Alejandro Chávez.

Ante ello, abundó, incluso, está abierta la posibilidad de poder donar óvulos que se destinan para mujeres que no han logrado tener un embarazo con óvulos propios por edad o por la calidad de los mismos, entonces, si se toma en cuenta que el costo de criopreservación sea de alrededor de 35 mil pesos, más costos adicionales del mantenimiento, con la donación, prácticamente es sin costo el proceso de congelación.

Sostuvo que congelar óvulos no es una promesa de embarazo garantizado, además, de que siempre existe una posibilidad real de que la persona nunca utilice sus óvulos congelados “porque, puede suceder que en su vida profesional, no le interesa tener hijos, pero de pronto se enamora y se embaraza y resulta que se olvida de sus óvulos congelados”.

Los hombres que congelan esperma, en su inmensa mayoría padecen cáncer, pocos lo hacen por conservar la posibilidad de tener hijos a futuro, antes de someterse a una vasectomía.

“Muchos de ellos piensan en que ya tiene formada una familia, no tienen planes de separarse ni de formar una nueva familia, pero en un futuro nunca saben qué va a pasar y hacen esto como una posibilidad de que pudieran tener una nueva pareja, o si al hijo que tienen les sucede algo, en los varones si se contemplan esas posibilidades y han dicho que si les gustaría volver a intentarlo y tener otro hijo”, detalló.

Para mujeres que acuden por cuestiones médicas, sostuvo, hay fundaciones y se tienen convenios con compañías médicas para que el costo del tratamiento sea realmente muy bajo y buena parte sea financiado por fundaciones, comentó.

Lo que es muy importante, advirtió el doctor Alejandro Chávez,  es que las mujeres que contemplen esta posibilidad no pierdan de vista que los acuerdos que se firman establecen un tiempo máximo de criopreservación de cinco años,  “primero, porque el cuerpo de la mujer sigue envejeciendo, porque no se puede arriesgar a tener un hijo a una edad ya muy grande y, porque muchos estudios han demostrado que después de cinco años de criopreservación, es poco probable que esa mujer utilice sus óvulos después de ese tiempo.

También se determina situaciones como si esos óvulos no se utilizan en el tiempo establecido, todo queda por escrito, incluso en caso de muerte, siempre y cuando se estableció por escrito incluso, si la mujer quiere convertirse en donadora anónima, en donadora para alguien en particular, o si desea que se opte por la destrucción “a final de cuentas nosotros tenemos a resguardo ese material genético, pero los únicos y verdaderos dueños son las pacientes”, aseveró.

Imprimir