Creen que están ganando, pero se equivocan - Raúl P. Lomelí-Azoubel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 14 de Mayo, 2017
Creen que están ganando, pero se equivocan | La Crónica de Hoy

Creen que están ganando, pero se equivocan

Raúl P. Lomelí-Azoubel

Tanto que compartir y solo 750 palabras para hacerlo. En un principio pensé que el escribir una columna semanal podría correr el riesgo de convertirse en una rutina monótona en la cual los temas terminarían siendo recurrentes. No ha sido así. La demagogia diaria de la actual administración sigue sumando actores a través de sus legisladores estatales asociados a la extrema derecha del partido republicano.

En vano he intentado no acusar a una sola corriente política, ya que estamos en lo que estamos por culpa de ambos partidos; los demócratas no pueden ser exentos de responsabilidad en nuestra realidad actual. Sin embargo, no es el momento de señalar los traspiés de la administración de Obama, sino de denunciar los ataques del presente, y estos recaen estrictamente en contra de figuras del partido de Lincoln (el cual debe estar revolcándose en su tumba).

Entre demagogos y populistas.  Solo la semana pasada un legislador estatal republicano de nombre Mike Ritze logró sus “15 minutos de fama” con su propuesta de  identificar a los 82,000 estudiantes en Oklahoma que no hablan inglés, para entregarlos al departamento de inmigración. ¿Su lógica? Que Oklahoma debe educar solamente a  ciudadanos de Estados Unidos. Este legislador necesita regresar a la escuela para que vuelva a aprender sobre la decisión de la Corte Suprema en 1982 en el caso de Plyler vs Doe, la cual prohíbe a los estados negar la educación a inmigrantes indocumentados. Además, el no hablar inglés no significa ser indocumentado. Yo nací en Estados Unidos, y aprendí inglés en la escuela y no en mi casa.

Pero las declaraciones de Mike Ritze son hasta el momento sólo demagogia. Me preocupa más el populismo en acción, cuando propuestas xenófobas se convierten en leyes. El premio en esta categoría se lo lleva la legislatura estatal de Texas y el gobernador Greg Abbott. Después de largos meses de  testimonios públicos, el gobernador texano firmó la ley SB4 que prohíbe las “ciudades santuario”—y lo hizo sin previo aviso, a puerta cerrada y en cobardía absoluta—.

La ley SB4 pretende prohibir las “ciudades santuario” al exigir a la policía local que coopere con las autoridades federales de inmigración y que permita a la policía indagar sobre el estatus migratorio de cualquier persona. De no cooperar con autoridades federales de inmigración, los agentes de policías podrían recibir desde una infracción de delito menor hasta encarcelamiento. Además, también podrían enfrentar sanciones civiles:1,000 dólares por la primera infracción, y hasta 25,500 dólares por infracciones posteriores. Por cierto, estas penalidades también podrían aplicarse a los colegios y universidades  públicas que se nieguen a colaborar con autoridades federales.

Ahora, es importante compartir que esta nefasta ley está programada para entrar en vigor hasta el 1 de septiembre. Y les puedo asegurar que en su momento volveré a escribir sobre el tema. Lo haré en el momento que esta ley se declare inconstitucional por el sistema judicial de Estados Unidos.

Les platico que la tinta de la firma del gobernador aún no se secaba en el documento firmado cuando su oficina ya había antepuesto una demanda prematura y frívola hacia la organización civil que estará al frente de la demanda en contra de la constitucionalidad de la propuesta de ley SB4.

Así es, MALDEF (por sus siglas en inglés) es una organización de 49 años de existencia en pro de la defensa legal de la comunidad latina en Estados Unidos. Es la misma organización que también fue demandada prematuramente por el entonces gobernador de California, Pete Wilson, en su intento inutil de poner en práctica la propuesta de ley 187—y en la cual MALDEF logró representar exitosamente también los intereses de la comunidad latina—.

La derrota propinada por MALDEF, hace ya más de 20 años, a la entonces administración republicana de California, inició la transformación de ese estado para bien de nuestra comunidad. Auguro que lo mismo ocurrirá con la odisea legal que ahora se inicia en Texas. Solo espero que el gobernador Abbott aprenda su lección, y mejor se dedique a velar por los intereses de Texas, los cuales están ligados con la comunidad latina, y con México. Aún tiene tiempo, antes de que los años lo lleven a observar desde un anonimato político como le ha ocurrido a Pete Wilson, quien ahora es solo un asterisco en la historia de California, ni siquiera de Estados Unidos.

rlomeli@saberespoder.com

Twitter: @lomeli_azoubel

 

*
Raúl es orgullosamente hijo de trabajadores migrantes, y laboró en los campos agrícolas en California los veranos de su juventud hasta su primer año de universidad. Es autor principal de 18 guías didácticas sobre temas de finanzas, salud, tecnología y civismo, con más de nueve millones de copias distribuidas en Estados Unidos. Actualmente es presidente del Consejo de Administración de ­SABEResPODER, una organización dedicada al empoderamiento de la comunidad latina en Estados Unidos.

Imprimir

Comentarios