Proponen combatir favoritismo en cargos públicos… a medias | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Proponen combatir favoritismo en cargos públicos… a medias

La propuesta deja abierta la puerta para que funcionarios y delegados continúen “heredando el puesto” a esposos o esposas y parejas sentimentales

Diputados locales buscan combatir el nepotismo y el cacicazgo en las delegaciones, pero a medias.

La semana pasada, el PRD, a través del legislador Mauricio Toledo, presentó una iniciativa para evitar la reelección familiar, pero esta propuesta deja abierta la puerta para que los perredistas continúen heredándole el cargo a sus esposos o esposas y parejas sentimentales, tal y como ocurre actualmente.

Por ejemplo, la ex delegada de Iztacalco y ahora diputada local, Elizabeth Mateos, le dejó a su esposo Carlos Estrada la jefatura delegacional. Estas prácticas continuarán, pues la propuesta de Mauricio Toledo sólo busca que familiares hasta el cuarto grado en línea colateral (hermanos, primos, tíos, sobrinos) o consanguínea (abuelo, padres, hijos y nietos) no puedan heredarse los cargos, pero no menciona a los esposos, esposas o parejas sentimentales.

Esta iniciativa perredista, que sería analizada los próximos días, pretende modificar el Artículo 294 del Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal, para que uno de los requisitos de elegibilidad para ocupar algún cargo de elección popular en la ciudad sea no tener vínculos de parentesco, hasta el cuarto grado en línea colateral o consanguínea, respecto del Jefe de Gobierno, alcalde, concejal o diputado local de la misma demarcación o Distrito.

De igual forma, esta iniciativa da entrada libre para que los familiares de los alcaldes, concejales o diputados locales se vayan a otra delegación o Distrito a ocupar un cargo de elección popular.

“La propuesta no pretende restringir la prerrogativa de todo ciudadano de hacer valer su legítimo derecho de votar y ser votado. Lo que busca es crear desde la ley una nueva reserva para desterrar vicios como el llamado reeleccionismo familiar y darle una nueva perspectiva en positivo al perfil ético de los candidatos. La ausencia en la forma electoral de requisitos éticos en el perfil de los aspirantes a cargos de elección popular da margen a la proliferación de prácticas nocivas que resultan perjudiciales para la gobernabilidad”, comentó Mauricio Toledo.

La Real Academia Española (RAE) define al nepotismo como la desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos.

Imprimir