Los primeros Homo habitaron zonas áridas y de pastizales, según estudio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Los primeros Homo habitaron zonas áridas y de pastizales, según estudio

Científicos de EU constataron que los antepasados más antiguos del hombre actual habitaron zonas áridas y de extensas llanuras cubiertas de pastizales, según revela un estudio que publica ayer la revista Nature.
La investigación, desarrollada por la Arizona State University (ASU), aporta los primeros datos sobre el contexto ecológico de la época en que tuvo lugar el proceso de transición del australopiteco al Homo.
Esa evaluación arroja luz sobre el entorno del fósil del homínido hallado en 2013 por expertos de la ASU en el yacimiento Ledi-Geraru en la región de Afar, en Etiopía, que, con 2.8 millones de años de antigüedad, se convirtió en el más antiguo encontrado hasta ahora del género Homo, al que pertenece el hombre actual.
El análisis de ese fósil apuntó entonces a que la divergencia de nuestro género ocurrió casi medio millón de años antes de lo que se había concluido anteriormente.
Después de este descubrimiento, expertos de la ASU centraron su atención en la reconstrucción del medioambiente de este antepasado para tratar de explicar por qué y cuándo apareció en esa zona del continente africano.
Para ello, los paleoantropólogos usaron fósiles como si fueran máquinas del tiempo para recrear aquellos entornos, de manera que si los restos de animales pertenecían a jirafas o monos podían deducir que estos se alimentaban de hojas de árboles, lo que, a su vez, indicaba que esa zona era boscosa y con precipitaciones de lluvia abundantes.
Si, por el contrario, los fósiles de animales apuntaban a que pastaban hierba, como hacen, por ejemplo, los antílopes, aquellos paisajes hubiesen sido extensas áridas planicies cubiertas de hierba.
En este sentido, la comunidad científica ha sostenido desde hace tiempo que el enfriamiento global y la expansión de ambientes herbáceos sentaron las bases para los comienzos del Homo.
“Cada vez hay más pruebas que refuerzan esa conexión, pero, hasta ahora, no hemos tenido datos medioambientales concretos sobre los orígenes del Homo, toda vez que (ese momento) se ha retrasado”, explica en un comunicado uno de los autores de este estudio, Joshua Robinson, del Instituto de Orígenes Humanos de la ASU.

Imprimir