Propuesta de crear santuario para la vaquita marina es riesgosa: WWF | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 15 de Mayo, 2017

Propuesta de crear santuario para la vaquita marina es riesgosa: WWF

Se desconoce cuál podría ser el efecto en esta marsopa, advierten especialistas de la organización. Se deben fomentar otras prácticas de pesca y nulificar tráfico ilegal de totoaba, añaden

Propuesta de crear santuario para la vaquita marina es riesgosa: WWF | La Crónica de Hoy

La vaquita marina está a un paso de la extinción y ésta es la última llamada para tomar acciones que lo eviten. El presidente Enrique Peña Nieto le respondió al actor Leonardo DiCaprio, embajador del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), que el gobierno mexicano ha tomado acciones desde 2015 para proteger al mamífero marino más amenazado del mundo. Lo que no explicó fue por qué esas acciones no han surtido efecto y por qué de 2011 hasta el día de hoy su población disminuyó un 90 por ciento.

El último reporte del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (Cirva), realizado mediante censos acústicos, estima la existencia sólo de alrededor de 30 ejemplares y enfatiza que la principal causa de esta disminución es la pesca con redes de enmalle —que tan sólo entre 2015 y 2016 significó la disminución de casi el 50 por ciento de los ejemplares contabilizados desde 2011—. Pero, ¿cómo ha sucedido esto si desde hace un par de años se impuso una veda temporal de esta práctica pesquera para propiciar la recuperación de la vaquita?

“Entre 2008 y 2012 las medidas y acciones tomadas fueron un éxito”, señala Enrique Sanjurjo, coordinador de Política y Desarrollo de  WWF México, organización que desde hace una década ha abanderado la protección de la especie. “La tasa de disminución de la vaquita se redujo del 8 por ciento al 4 por ciento”.

No obstante, llegó la extinción comercial de la “bajaba” en China, añade, pez que cubría la demanda de vejigas natatorias de totoaba, la cual se pesca de manera ilegal —mediante redes de enmalle— para cubrir la demanda del mercado chino, donde se consume por sus supuestas propiedades medicinales a cotizaciones de hasta 8 mil 500 dólares el kilogramo en el mercado negro.

“Por ello se incrementó la demanda de totoaba y se vinieron abajo esfuerzos obtenidos. Para corregirlo se redujo la actividad pesquera, pero todo empeoró, es por ello que se debe controlar la pesca y tráfico de totoaba”, apunta. Por esto, una de las medidas que propone WWF es hacer un llamado más enérgico a EU y China para frenar el tráfico de totaba a través de organismos internacionales como la Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres). De lo que están seguros los especialistas de WWF es que la vaquita no soportará otra temporada de pesca como la de estos dos últimos años.

PESCA SUSTENTABLE. Se necesitan muchos esfuerzos para evitar la extinción de la marsopa, por lo que las acciones son más urgentes que nunca, refiere por su parte Jorge Rickards, director de WWF México, que ayer en conferencia externó sus recomendaciones para el rescate de la especie.

“Se necesita una veda permanente de la pesca con redes de enmalle (la veda actual culmina el 31 de mayo), la única causa comprobada de la muerte de la vaquita, a la par de autorizar el uso de alternativas de pesca para las comunidades, lo cual es fundamental”.

La organización puntualizó que se requiere del fomento de nuevas artes de pesca sustentable, realizadas en conjunto con comunidades, organizaciones y gobierno. Esto no para la pesca de totoaba, que es ilegal, sino de otras especies como camarón.

“La pesca más importante económicamente en el Alto Golfo de California es la de camarón. La WWF y el Inapesca hemos desarrollado artes de pesca para camarón mediante una red especial que impide atrapar grandes especies, es limpia, funciona y las vaquitas nunca se quedarán atrapadas ahí”, explica Sanjurjo.

Adicionalmente existen otras artes de pesca sustentables, mediante arpones y trampas que pueden explotarse, aunque se deben regular desde las autoridades de gobierno que, sin embargo, tienen otro plan.

PLAN DE EMERGENCIA. El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano, dio a conocer que para preservar a la vaquita marina se creará un santuario en el Mar de Cortés, que buscará capturar los ejemplares para confinarlos en un área segura. Esta medida de emergencia ha sido una recomendación del Cirva, sin embargo, no hay forma de asegurar que será exitosa o que incluso sea el último clavo en el ataúd del Phocoena sinus.

“El santuario es un riesgo y el gobierno federal debe estar preparado para comunicar si algo sale mal”, dice Enrique Sanjurjo. El Cirva, añade, hizo la recomendación basándose en la experiencia observada con otras marsopas en cautiverio, pero no se sabe cómo reaccionará la vaquita, el espécimen más elusivo y desconocido de su tipo. “Algunas especies mueren por estrés en el proceso de captura, otras más mejoran e incrementan sus poblaciones. Hay de todo y no sabemos qué va a pasar, sólo que hay un riesgo y se conoce”. 

La pregunta vital del momento es: ¿aún estamos a tiempo de salvar a la vaquita marina? Rickards dice que sí, de tomarse las medidas a nivel global, como ocurrió con el elefante marino o la ballena gris. “Todavía hay esperanza, pero es el último esfuerzo que podremos hacer antes de su extinción”.

Imprimir