Jacobson: “Traficantes devastan comunidades en Estados Unidos” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Jacobson: “Traficantes devastan comunidades en Estados Unidos”

Junto con México, “estamos comprometidos a combatirlos”

Roberta Jacobson, embajadora de Estados Unidos en México, dijo que ambos países están profundamente comprometidos en contrarrestar la amenaza que implica el fentanilo, droga más potente que la heroína y que ha comenzado a irrumpir en México.

Al participar en la Conferencia Nacional de Químicos Forenses sobre fentanilo, como parte de la Iniciativa Mérida, Jacobson señaló que hasta hace pocos años, el fentanilo, que es un opiáceo, era un fármaco poco conocido que se recetaba para el dolor agudo, debido a sus propiedades como analgésico y anestésico.

Sin embargo, “hoy en día está devastando comunidades a lo largo y ancho de todos los Estados Unidos, causando un número de sobredosis sin precedentes y matando a personas de todas las edades”, aseveró la embajadora.

Destacó que se debe velar por la seguridad de los cuerpos policíacos y del personal médico y científico, ya que son ellos quienes están tratando de detener el flujo de estos medicamentos.

Mencionó que, de acuerdo con datos oficiales, en los Estados Unidos en el año 2015, más de 33 mil personas murieron a causa de sobredosis por opioides, lo que representa un aumento del 72 por ciento con respecto al año anterior, y todo indica que para los años 2016 y 2017 se incrementarán las cifras aún mayores.

“Los adictos están abusando del fentanilo de la misma manera que lo hacen con la heroína, a menudo sin saber qué se ha mezclado con las drogas que han comprado; pero el fentanilo es 50 veces más potente que la heroína y es mucho más probable que cause una sobredosis y que mate a la persona que lo consume”, enfatizó.

La peligrosidad del fentanilo, añadió Jacobson, ha causado la hospitalización tanto de personal científico como de seguridad, “ya que es una sustancia tan peligrosa que ha requerido de cambios en la manera en que las autoridades de los Estados Unidos manejan las drogas incautadas como evidencia para procesos legales”.

Ante expertos de Procuraduría General de la República (PGR) y de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), Jacobson señaló que con las mejores prácticas y los protocolos establecidos entre ambas partes permitirá llevar ante la justicia a las organizaciones criminales que producen, trafican y venden el fentanilo.

“Además de compartir y generar conocimientos técnicos entre los químicos forenses, nuestros gobiernos trabajan de manera conjunta para evitar que el fentanilo llegue a nuestros ciudadanos”, dijo la embajadora y añadió que en marzo pasado México y Estados Unidos se unieron en votación en la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas, en Viena, Austria, para aumentar la reglamentación de los dos precursores químicos más utilizados para producir el fentanilo de manera ilícita.

Indicó que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) está finalizando las revisiones de las leyes que añadirán a estos precursores a la lista de sustancias controladas en México.

“Los Estados Unidos y México han trabajado de cerca durante muchos años para combatir nuestros retos compartidos en los órdenes sociales y de seguridad; debemos redoblar nuestros esfuerzos por combatir el flagelo del narcotráfico y de la violencia que éste genera, lo que le cuesta la vida a demasiados mexicanos y estadounidenses día a día. 

“Mi gobierno ha declarado claramente que detener el flujo de opioides y de otros estupefacientes ilegales que entran a los Estados Unidos es una de nuestras principales prioridades, junto con el aumentar el acceso a los tratamientos por adicción. Pueden estar seguros de que seguiremos apoyando a México mientras luchamos de manera conjunta contra este desafío compartido”, expresó la embajadora norteamericana.

¿Qué es un opioide?

Un opiode que se utiliza en hospitales como analgésico tiene efectos que duplican los de la morfina. Su uso hospitalario es relativamente común, pero fue encontrado en las calles de Estados Unidos como sustituto de la heroína. Produce euforia, sedación y, como efecto secundario, calor en el cuerpo.

Imprimir