En zonas con más polución no hubo patrullas ambientales | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

En zonas con más polución no hubo patrullas ambientales

En el Ajusco y el Pedregal, dos de las zonas que más niveles de contaminación han registrado en estos cuatro días de Contingencia Ambiental, no se observan operativos ni presencia de la Secretaría de Medio Ambiente de la CDMX.

Incluso, se le preguntó a la dependencia sobre el motivo por el cual las patrullas ambientales no se encontraban en la zona, a lo que respondió que las unidades se encuentran por diferentes puntos de la ciudad.

De igual manera la Sedema informó que en los cuatro días de contingencia se han aplicado mil 366 sanciones a automóviles por contaminar el medio ambiente, sin embargo no especificó a qué tipo de medio de transporte fue sancionado.

Crónica realizó un recorrido por ambos puntos y no encontró presencia de vehículos ambientales ni operativos especiales para detectar vehículos ostensiblemente contaminantes.

Lo que si observó fue decenas de camiones y tráileres sacando gran cantidad de humo negro por los escapes. Todo lo anterior, sin que nadie les dijera nada.

Desde periférico hasta la entrada a Six Flags, una larga fila de autos impedían el libre tránsito, lo cual ocasionaba que los camiones de transporte público se lanzaran contra los peatones y algunos otros carros, ocasionando mayor humo proveniente de los escapes de los viejos y maltratados transportes.

En calles de la colonia Cultura Maya, algunos taxis de la Ciudad de México circulaban sin placas o con los vidrios totalmente polarizados.

En el Parque Cultura Maya doña Imelda y Esthela aseguraron que a las calles y avenidas del Ajusco no suben las patrullas ambientales; es más, dicen desconocer como son. “Solo hay azules y las blancas con amarillo, las otras ni las conocemos”, indicó Imelda.

Ambas mujeres enfundaban vestidos largos y portaban sombreros. Indicaron que en los últimos días el sol “ha estado infernal”, y pese a las recomendaciones de usar un cubrebocas para protegerse de los altos índices de contaminación, no lo han querido hacer.

“No sirve de nada ponerse el cubrebocas porque después de que te lo quitas te pega más fuerte la enfermedad ocasionada por la contaminación”, comentó Esthela.

En el Pedregal, los comerciantes platicaron que las ventas han bajado en esta semana; incluso indicaron que no hay tanta gente transitando por las calles.

“Sólo se ha sentido el calor pero no hemos tenido síntomas como lo han dicho en la televisión, además necesitamos seguir trabajando y sacar para comer”, comentó Amanda mientras hacía quesadillas.

También comentó que no se ha visto por el rumbo ninguna patrulla sancionando a los camiones o combis de transporte público, pues también circulan algunas unidades contaminando las calles de la zona.

Este medio platicó con Rolando, de 78 años y quién caminaba sobre Miguel Ángel de Quevedo con un cubrebocas puesto. Aseguró que él sí ha sentido los efectos de la contingencia ambiental. “Ayer empecé con un poco de tos y me picaban los ojos, ahorita sólo salí a comprar unas cosas y preferí cubrirme”, platicó.

Imprimir