Mexicanos mejoran visión artificial con programa inspirado en el cerebro | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Mexicanos mejoran visión artificial con programa inspirado en el cerebro

Investigadores del CICESE diseñan algoritmo de cómputo que hace más eficiente la identificación de rostros, motocicletas y automóviles. Imita procesos neurológicos humanos

La programación inspirada en la manera cómo opera el cerebro eleva la precisión de la visión artificial.

Científicos mexicanos presentaron en Holanda una nueva manera de construir programas de visión artificial por computadora, inspirados en la manera cómo funciona la corteza cerebral. El equipo, encabezado por Gustavo Olague Caballero, del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), construyó un algoritmo o programa de cómputo que hace más eficiente la búsqueda e identificación de rostros, motocicletas y automóviles al imitar algunos de los procesos neurológicos humanos.

El tipo de programación que desarrolla este grupo de investigadores de CICESE se llama cómputo bioinspirado y su propuesta fue presentada en el Congreso EvoSTar 2017, en Amsterdam, en el que se presentan soluciones inspiradas en el cerebro humano para resolver problemas de cómputo y robótica. A este campo de conocimiento se le llama Brain Programing.

 “Nosotros emulamos la corteza visual, es decir, creamos una corteza visual artificial y la aplicamos para resolver problemas de visión por computadora. En las primeras pruebas es capaz de reconocer dónde hay caras, motocicletas o autos; esto pareciera muy trivial para nosotros pero para una computadora es un proceso sumamente complejo. A pesar de que está lejísimos de comportarse como un cerebro de verdad, estos son los primeros pasos”, e como explicó Aarón Barrera Román, quien realiza sus estudios de maestría en el posgrado de Ciencias de la Computación bajo la dirección de Gustavo Olague.

El modelo propuesto por el CICESE no solamente toma las enseñanzas de las ciencias de la computación, sino también de las neurociencias. Barrera Román indica que el unir estas dos disciplinas permite que la programación de cerebros artificiales imite con mayor precisión las funciones del cerebro humano.

“Utilizar las neurociencias en este tipo de modelos es relativamente nuevo. En el trabajo que presentamos en el congreso Evostar 2017, en Amsterdam, defendimos esta idea. Este congreso es el evento más importante a nivel mundial de gente que estudia la programación genética como parte de las ciencias de la computación y sabemos que esta comunidad es un tanto rígida para aceptar nuevas maneras de resolver problemas. Entonces, el reto fue venderles la idea de incluir modelos propuestos por la comunidad de neurociencias en los estudios de computación bioinspirada. Por otra parte, su fuéramos a un congreso de neurociencias, ahí venderíamos la idea de utilizar las técnicas propuestas por la comunidad de ciencias de la computación, como es la programación genética en sus estudios”, explicó el doctor Barrera Román.

BIOINSPIRACIÓN. El trabajo del Departamento de Ciencias de la Computación del CICESE no sólo se enfoca en la visión artificial. La tesis de Aarón Barrera se enfoca en buscar la manera de interpretar ondas cerebrales, con el fin de saber que está pensando una persona, por ejemplo, si tiene hambre, frío, calor, si está molesta o contenta. El proyecto se encuentra a nivel de prototipo, sin embargo, su aplicación futura es utilizarlo en pacientes que han sufrido alguna lesión o enfermedad que les impide comunicarse.

“Para el desarrollo del proyecto se invitó a un psicólogo para que formara parte del comité de tesis. Él trabaja en el DIF e invitó a una de sus pacientes al proyecto. Ella de alguna manera nos hizo desarrollar esta idea, pues trabajaba como supervisora en una maquiladora y en cuestión de una semana quedó en cama sin poder moverse ni hablar. La mayor comunicación que han logrado es a través de parpadeos. Ahora depende totalmente de su madre, quien cuando se pone inquieta comienza a preguntarle su tiene hambre, frio, sueño, y así van recorriendo una serie de emociones o estados hasta que indica que sí mediante parpadeos, lo cual dificulta en gran medida su comunicación”, explica el estudiante.

 

Imprimir