El fentanilo, un nuevo frente en la lucha contra el narcotráfico | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

El fentanilo, un nuevo frente en la lucha contra el narcotráfico

Investigación. El medicamento es hasta 80 veces más potente que la morfina y 50 veces más potente que la heroína, dice Ricardo Plancarte, médico investigador del Instituto Nacional de Cancerología. Hasta ahora se le atribuyen más de 30 mil muertes por sobredosis, venidas del mercado ilegal

El fentanilo es un fármaco que fue puesto como objetivo de los nuevos trabajos de la DEA y la PGR para evitar su proliferación en mercados ilegales y la creación de redes de producción ilegal.  Se trata de un fármaco muy potente, con regulaciones estrictas que hacen difícil su comercialización o su elaboración en el mercado negro, pero las autoridades antidrogas de ambos países creen que es una de las sustancias que pueden estar abriendo una nueva era en el narcotráfico.

Según indica un especialista a Crónica, su introducción al mercado ilegal puede darse no a partir de lo que hace sentir a una persona que lo consume, sino porque puede quitar la ansiedad que sienten quienes usas sustancias como heroína.

Hasta ahora se le atribuyen más de 30 mil muertes por sobredosis, venidas del mercado ilegal.

Este fármaco fue creado originalmente como coadyuvante en los procesos quirúrgicos, para mitigar el dolor. Después de varios años de usarlo con este fin, al darse cuenta de su potencia como analgésico derivado del opio, los expertos en dolor crónico y los cancerólogos empezaron a usarlo para tratar los procesos dolorosos en cáncer y otros padecimientos que también provocan dolor crónico muy severo.

Ricardo Plancarte, médico investigador del Instituto Nacional de Cancerología, participó en el grupo que evaluó el uso de este anestésico/analgésico para tratar eficazmente los cuadros de dolor de origen oncológico en  estos pacientes.

En México las principales formas de presentación son la intravenosa —para procesos quirúrgicos— y parches para el tratamiento del dolor crónico. No hay presentación disponible en pastillas.

El doctor Plancarte, experto en anestesiología y Clínica del Dolor, afirma que no es sencilla la forma de obtener Fentanilo a través de las farmacias, ya que para que los médicos lo prescriban, deben de tramitar y obtener por parte de las autoridades de Salud (Cofepris) recetarios especiales para prescribir estos fármacos, los cuales cuentan con un código de barras que permite el adecuado control de este fármaco.  Además, cuando una farmacia, generalmente especializada, entrega este medicamento a pacientes, debe llenar un formulario con los datos del mismo, de forma que es muy difícil su comercio en el mercado ilícito.

Plancarte, quien actualmente se desempeña como jefe de La Clínica del Dolor  del INCan explicó a Crónica que el fentalino es hasta 80 veces más potente que la morfina y 50 veces más potente que la heroína. Esos efectos descritos por el especialista son los que han provocado que los cárteles vuelvan la vista para que los adictos experimenten con el fentanilo.

“El dolor asociado a los procesos de cáncer frecuentemente requieren de ser tratados con analgésicos potentes derivados de los opioides  como la Morfina, la buprenorfina y el fentanil. El fentanilo no proporciona efectos placenteros como otras drogas que están actualmente en el mercado ilegal. Su acción radica en que quita la ansiedad relacionada con la necesidad de consumir drogas de uso ilegal, especialmente la heroína y otras. Plancarte afirmó que, a diferencia de las metananfetaminas y otras llamadas drogas de diseño, o los cortes realizados a la heroína y a la cocaína, con el fentanilo se requiere para su fabricación  de personal altamente calificado y equipo muy sofisticado”.

Agrega que “es muy difícil  pensar que este producto se manufactura en laboratorios clandestinos en México, éstos deben de contar con alta tecnología y bioingeniería especializada; no es para nada fácil su fabricación. Hablamos de concentraciones en microgramos y de formas de liberación prolongada que, insisto, requieren de un proceso biotecnológico muy complejo”.

El experto afirma que a pesar de no tener un efecto recreativo, el fentanilo es altamente adictivo y que los laboratorios que lo producen y distribuyen en México, así como en otros países, son continuamente supervisados por las autoridades correspondientes en los procesos de manufactura, comercialización y consumo. “El fentanilo actúa sobre los centros receptores del dolor en el cerebro y actúa mucho más rápido que la heroína, pero su uso causa rápidamente complicaciones muy severas que pueden acabar en muy pocos minutos con la vida del usuario por un paro respiratorio. Es una droga muy riesgosa, y sus bondades como un analgésico muy poderoso pueden convertirse rápidamente en una situación que ya no tiene vuelta para los usuarios”, indica.   

Finalmente Plancarte explicó que los opiodes funcionan en las  áreas  del cerebro que controlan el dolor y las emociones, elevando los niveles de dopamina y produciendo una intensa sensación de euforia. Pero a medida que el cerebro se acostumbra a esa sensación, a la droga le cuesta más  producir esos niveles de analgesia  lo que genera la necesidad de incrementar las dosis haciendo a las personas dependientes de estos productos.

Imprimir