El programa Salud en tu Escuela, ¿no puede fallar? - Voces de la UAM | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
El programa Salud en tu Escuela, ¿no puede fallar? | La Crónica de Hoy

El programa Salud en tu Escuela, ¿no puede fallar?

Voces de la UAM

El pasado 22 de mayo, los secretarios de Educación Pública y de Salud, Aurelio Nuño Mayer y José Narro Robles, respectivamente, anunciaron la puesta en marcha de un nuevo programa, Salud en tu Escuela, encaminado a la prevención de enfermedades, conductas de riesgo, adicciones y embarazos, así como al fortalecimiento de la activación física y la venta de alimentos saludables en las cooperativas escolares.

El programa iniciará el próximo ciclo escolar, como piloto, en más de 1,700 planteles de 11 entidades, para medir su eficacia y determinar qué se debe mejorar.

Nuño Mayer dijo que el programa forma parte del nuevo Modelo Educativo, que además de educar para la libertad y la creatividad, educará para la salud, “a fin de que niños y niñas conozcan los riesgos de padecer enfermedades u obesidad, y sepan que con la activación física pueden cuidar su salud”.

Según el comunicado de prensa que da cuenta del anuncio, los principales objetivos de Salud en tu Escuela son: frenar la tendencia de sobrepeso y obesidad, y prevenir conductas de riesgo como los embarazos de las menores y adicciones. De tal manera que, según explicación del secretario de Salud federal, doctor José Narro Robles, el programa tendría como eje central el bienestar de niñas, niños y adolescentes, a través del fomento de buenos hábitos alimenticios y una adecuada actividad física.

A mayor abundamiento, el secretario de Educación Pública afirmó que así se fortalece una nueva política pública, toda vez que se llevarán a las escuelas equipos completos de salud para medir agudeza visual y auditiva, con lo que se fortalecen otros programas como la Segunda Semana Nacional de Salud que inició precisamente el día de este anuncio; además de que se incluye la participación de entidades privadas como la Federación Mexicana de Futbol, que aportará “expertos de la salud y el deporte” para capacitar a maestros de educación física en diversas prácticas.

La estrategia también plantea la supervisión y acompañamiento para los menús de los comedores de los planteles de tiempo completo; el funcionamiento de uso de bebederos y la venta de alimentos en las cooperativas. Con estas estrategias, consideraron, se podrán derrotar las enfermedades y las adicciones.

Dos cuestiones son de llamar la atención: una es la afirmación de los funcionarios acerca de que el nuevo programa es resultado de un proceso de trabajo con calidad técnica entre los equipos de ambas dependencias. Y la segunda es la precisión acerca de que la estrategia contempla que profesionales y estudiantes de medicina y carreras afines realicen acciones de prevención, promoción y vincu­lación en las comunidades escolares; que realicen consultas, monitoreo y registro de información acerca del sobrepeso, la salud visual, la salud bucal y la salud mental de los estudiantes.

A reserva de contar con mayor información sobre las características y contenidos de Salud en tu Escuela, la que hasta ahora ha sido dada a conocer no permite identificar algo que sea realmente innovador en el programa. Basta comparar lo hasta ahora presentado del mismo con antecedentes como el Programa Intersectorial de Educación Saludable (PIES) o el Programa Escuela y Salud, por citar dos referentes de sexenios previos.

Lamentablemente, con el anuncio del programa, los funcionarios no nos dicen cuál es la evaluación de esos programas precedentes u otros semejantes, con base en la cual determinaron la pertinencia de este “nuevo” programa. Más aún cuando existen evaluaciones del Coneval que señalan una serie de deficiencias de tales programas desde su diseño mismo.

Hecho que no parece haber sido resuelto si nos atenemos, por ejemplo, a las evaluaciones del diseño y del desempeño 2014-2015 del programa Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes de la presente administración. Baste referir que, respecto al diseño, la evaluación correspondiente encuentra que existe una desvinculación importante entre el Propósito y los Componentes, así como entre los Componentes y las Actividades del citado programa.

El enfoque del programa, según lo dicho por el doctor Narro Robles, al centrar su intención en el fomento de buenos hábitos como vía para asegurar el bienestar de niñas, niños y adolescentes ignora ya no digamos la determinación social de la salud enfermedad, sino incluso el trabajo de la Comisión de Determinantes Sociales de la Salud de la Organización Mundial de la Salud que si algo han dejado en claro, es que la salud de las personas no puede reducirse a un simple problema de “buenos hábitos”.

La evidencia científica disponible señala que las intervenciones de salud en el ámbito escolar que logran mayor eficacia son las que se corresponden con el diseño de proyectos de Escuela Promotora de la Salud, iniciativa internacional que cuenta entre sus características: el abordaje integral, holístico, de la salud; la incorporación en el proceso de toda la comunidad escolar, larga duración y la participación, entendida en sentido amplio, de todas las personas implicadas, especialmente de niñas y niños.

Tratándose de una iniciativa proveniente del campo de la promoción de la salud, una característica que cabe resaltar es que su propósito es el desarrollo de las capacidades, individuales y colectivas, de las y los escolares para que aumenten el control de su salud y la mejoren; es decir, en términos de Amartya Sen, un proyecto que busque articular escuela y salud, en esta perspectiva, tendría que promover la expansión de las libertades reales de la comunidad escolar, y no apenas buscar que desarrollen “buenos hábitos”.

El propio secretario de Salud dijo que “hay proyectos en los que no se puede fallar, porque la salud y la educación son el futuro de la niñez mexicana”. Afirmación con la que difícilmente alguien estaría en desacuerdo; sin embargo, lo que nos presentan como programa no parece responder a esta convicción.

-Víctor Ríos Cortázar, Alejandra Gasca García y Mónica Franco Martínez son profesores-investigadores del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana.
ã Lizbeth Tolentino Mayo, investigadora del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública.

Imprimir

Comentarios