Una carta de amor a México | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 08 de Junio, 2017

Una carta de amor a México

El co-director Adrian Molina y la productora Darla K. Anderson prometieron que este tributo a El Día de Muertos será el mejor filme de Pixar hasta ahora

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

La tradición festiva de México para celebrar la muerte con música, colores, olores y sabores ha sido admirada por el mundo entero, incluso John Lasseter, director creativo de los estudios Pixar Animation Studios, Walt Disney Animation Studios y DisneyToon Animation Studios, monta una ofrenda cada año en recuerdo de quienes ya no están. Esa fascinación es compartida por Lee Unkrich, Adrian Molina y Darla K. Anderson, equipo creativo  detrás de la cinta Coco.

Molina, co-director del largometraje, y Anderson, productora, visitaron la Ciudad de México para presentar un early footage a los mexicanos y conocer su opinión de primera mano sobre este proyecto que están preparando desde 2011 y que llegará a las salas del país el 27 de octubre, tres semanas antes de su estreno en Estados Unidos. Este colorido, pero respetuoso y preciso retrato de la cultura de La Catrina es a decir de Adrian “una carta de amor a México”.

Adrián Molina aceptó que en Hollywood la representación hecha hasta ahora de la tradición mexicana no es la más acertada, por ello recurrió a un equipo en su mayoría mexicano-americano o con ascendencia nacional para lograr contar una historia que realmente pudiera exaltar el culto a varias costumbres. Ese homenaje se ve incluso en el montaje de los escenarios como el de La Tierra de los Muertos, donde se combinan elementos aztecas y modernos.

“Desde que decidimos contar la historia viajamos a México para ver cómo se celebra El Día de Muertos en distintas partes, lo que nos inspiró (…) —La trama­— es de cómo la gente celebra a quienes amó y ya no están. Sí, es acerca de la cultura de México, pero el ser parte de una familia es algo universal. Disfruté que la historia venga de aquí y tiene una gran fidelidad con la cultura”, explicó Molina, quien también compartió la influencia que fue su mamá para dar forma al guion.

Anderson destacó que una parte fundamental de la investigación fue el convivir con los mexicanos durante los festejos del 1 y 2 de noviembre. “Una de las experiencias fue celebrar con las familias la tradición, fue muy divertido y aprendimos mucho. Mientras Lee (director) se conectaba más con El Día de Muertos y la yuxtaposición de la tradición y los colores se enamoraba más.

“Pensó en la conexión con su familia que ya no está. Se cuestionó que si se los encontrara qué les preguntaría y se dio cuenta del potencial que había para contar una historia de ese mundo… con una arquitectura que sea única e inolvidable. Le enseñamos el filme a nuestros colaboradores en el orbe, todos tienen un día para celebrar a los que ya se fueron y el poder seguir conectados con ellos es algo que atrae en general”, adelantó Darla K.

Los lugares que visitó el equipo técnico para dar forma a su visión de El Día de Muertos fueron Michoacán, particularmente Pátzcuaro, así como el estado de Oaxaca y para terminar Guanajuato, “que nos inspiró mucho, gracias a su ciudad”, comentó la productora. Al respecto el co-­director confesó que fue de gran ayuda para los animadores poder relacionarse tan directamente con la tradición, “ con eso detallamos el entorno de Miguel”.

Miguel es el protagonista de esta historia ideada por estadunidenses y mexicano-americanos, en el que el pequeño de 12 años buscará convertirse en músico a pesar de que por herencia de su tatarabuela Imelda los instrumentos y los ritmos no tiene lugar en su núcleo familiar. Inspirado en su héroe, el intérprete de música vernácula Ernesto de la Cruz (con guiños a Pedro Infante), el niño se revelará ante la prohibición de su familia y llegará al Mundo de los Muertos por ello.

En este retrato bien logrado de la tradición nacional se incluyen elementos tan representativos como los mercados, el papel picado o los característicos alebrijes, representados por la monumental Pepita o un encantador Chihuahua. Se suma también un personaje entrañable, el esqueleto Héctor, al que le prestará su voz Gael García Bernal, tanto en inglés como en español.

Durante su visita al país Adrian Molina y Darla K. Anderson compartieron el elenco de la versión anglosajona de la trama: Miguel estará en manos del niño Anthony González, la abuelita en Renée Victor y Benjamin Bratt será Ernesto de la Cruz. Con todos estos elementos, la productora aseguró que ésta será “la mejor película hecha por Pixar hasta ahora”.

Imprimir