La Corte ampara a menor lesionado en escuela | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

La Corte ampara a menor lesionado en escuela

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a través de su Primera Sala, amparó a un menor de edad, quien en su escuela sufrió diversas lesiones en la cabeza, frente, pómulos y espalda en diversos incidentes, además de que recibió maltrato del personal y no obtuvo la instrucción académica por falta de asignación del profesor del grupo.

La madre del menor reclamó al centro escolar, ante la autoridad judicial, incumplimiento del servicio educativo, negligencia u omisión de los deberes de cuidado y la prohibición de maltrato.

Se trata del caso de un niño de preescolar que, bajo el cuidado del instituto educativo y dentro de las propias instalaciones, sufrió dichas lesiones, por lo que la madre, en representación del menor, demandó del instituto el pago de la reparación del daño, gastos médicos y hospitalarios, tratamiento psicológico, daño moral, entre otras prestaciones.

Un juez condenó al pago de gastos médicos y tratamiento psicológico del menor, así como la devolución de inscripción y colegiaturas respectivas.

Sin embargo, en la apelación se modificó la condena para disponer que los gastos médicos fueran cubiertos con el seguro escolar, hasta el monto determinado en la póliza y el remanente por la institución educativa.

En contra de esa determinación, ambas partes promovieron demanda de amparo.

Así, para la Primera Sala los hechos planteados en la demanda, por lo que hace a las prestaciones exigidas, no quedaron entendidos dentro de la dimensión jurídica a la que corresponden, en cuanto a la omisión o negligencia reprochada a un colegio, con motivo de la inobservancia de los deberes de cuidado y vigilancia inherentes a la prestación del servicio educativo.

Ello, porque a las instituciones educativas y a su personal les resulta exigible diligencia profesional, en vista del interés superior del niño y el derecho a su protección integral, mediante la observancia de los estándares cimentados en la dignidad, integridad, educación y no discriminación, inclusive.

Asimismo, la Sala agregó que es inaceptable que solamente se haya considerado uno de los eventos -descuido y lesiones sufridas por el niño dentro del plantel educativo-, que constituye uno de los hechos reclamos al colegio.

Además, que ello se haya calificado como un problema de responsabilidad contractual, ya que la observancia de los deberes de cuidado y la negligencia no quedan acotados al cumplimiento o incumplimiento del contrato, sino que operan conforme al marco jurídico exigible a la institución en la prestación del servicio educativo.

 

Imprimir