El 50% de instituciones de divulgación de la ciencia en AL carece de recursos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

El 50% de instituciones de divulgación de la ciencia en AL carece de recursos

La dirección de Divulgación de la Ciencia de la UNAM y Universum encabezan las actividades en México.

Aunque se desconoce el número total de instituciones dedicadas a la divulgación de la ciencia en América Latina, especialistas de México y la RedPOP (especializada en el ramo) han contabilizado alrededor de 120. Entre éstas alrededor del 50 por ciento carecen de recursos suficientes, sólo el 8 por ciento tienen colaboradores remunerados y sus actividades son predominantemente dirigidas a niños y público adolescente, descuidando al conformado por adultos mayores de 18 años.

Estos son algunos de los resultados plasmados en el libro Diagnóstico de la divulgación de la ciencia en América Latina: Una mirada a la práctica de campo, presentado ayer en Universum, Museo de las Ciencias, por miembros de la Red de popularización de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe (RedPOP). 

El estudio fue diseñado y conducido por Fibonacci Innovación y Cultura Científica, A.C. (León, México) y RedPOP, con base en encuestas por convocatoria abierta, vía internet, que tuvo respuesta de 123 grupos e instituciones de 14 países. Al rededor de una tercera parte provenientes de Argentina, Brasil y México. 

La publicación refiere que el 70 por ciento de las organizaciones que respondieron la encuesta son públicas, de las cuales más de una cuarta parte son centros de educación superior (27 por ciento); seguidas por museos o espacios de ciencias (17 por ciento); asociaciones o grupos de divulgadores (12 por ciento); centros de investigación (12 por ciento); organismos gubernamentales (8 por ciento) y empresas (6 por ciento). Entre los que respondieron la encuesta, solo 2 por ciento fueron medios de comunicación.

De acuerdo a la publicación, los eventos y programas son la principal actividad de divulgación (44 por ciento), seguido de actividades en internet (14 por ciento) y la realización de productos editoriales (12 por ciento), entre otros.

“Entre las conclusiones tenemos que gran parte de las instituciones que respondieron manifiestan debilidades estructurales, organizacionales y de recursos”, señaló Jorge Padilla González, uno de los autores. Entre otros resultados hallaron que sólo el 66 por ciento de las instituciones tienen alguna unidad o departamento que se dedica a la divulgación como función exclusiva, en tanto que el resto son resultado de esfuerzos individuales.

De la mitad de las instituciones que no cuentan con presupuesto específico para llevar a cabo divulgación, agregó, el 30 por ciento destinan menos de 10 mil dólares al año a la actividad y el 60 por ciento destina menos del 10 por ciento del total de su presupuesto a ésta. Por otra parte, sólo el 71 por ciento afirma tener un plan anual de actividades. 

Enfatizó además que las actividades de divulgación se concentran en las que están dirigidas a niños y adolescentes, conformando dos terceras partes del total. “Si hemos de lograr una verdadera apropiación social del conocimiento y la ciencia, debemos llegar a toda la población”.

Entre otros datos del análisis, los autores refieren que 98 de las instituciones encuestadas producen alrededor de 2 millones de materiales de divulgación y que sólo un 10 por ciento del personal en éstas son divulgadores profesionales. Entre las recomendaciones que proponen los especialistas se encuentra mejorar la formación y profesionalización de recursos humanos, ampliando los cursos en la región.

DEBILIDADES. Por su  parte, César Domínguez —director de Divulgación de la Ciencia de la UNAM— refirió que este diagnóstico es muy importante, el cual sería la base de otro que profundice más el pulso de lo que ocurre en la región y con el cual se puedan planear estrategias. 

Durante el panel de diagnóstico del libro electrónico —que estará disponible en el sitio www.redpop.org—, refirió que entre las debilidades del estudio se encuentra el intento de conjuntar la enorme heterogeneidad de instituciones en América Latina en un diagnóstico general. Además, agregó, con información preponderantemente de Argentina, Brasil y México, es difícil plasmar una visión general de lo que ocurre en toda la región latinoamericana.

 

Imprimir