Instala UNAM telescopio para detectar las colisiones de titanes astronómicos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 30 de Junio, 2017

Instala UNAM telescopio para detectar las colisiones de titanes astronómicos

El proyecto DDOTI, en el OANSPM, observará fusiones de agujeros negros y de estrellas de neutrones, rayos gamma, supernovas, exoplanetas e incluso efectos provocados por ondas gravitacionales

Instala UNAM telescopio para detectar las colisiones de titanes astronómicos | La Crónica de Hoy

El Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM ha instalado un nuevo telescopio en el Observatorio Astronómico Nacional de San Pedro Mártir (OANSPM), con el cual se podrán observar fenómenos de muy altas energías, como fusiones de agujeros negros  y de estrellas de neutrones, rayos gamma, supernovas e incluso efectos generados por las ondas gravitacionales del experimento LIGO. El telescopio financiado por la UNAM, Conacyt y la NASA además detectará exoplanetas y estrellas recién nacidas cerca del sistema solar. 

El proyecto DDOTI (Deca-Degree Optical Transient Imager), presentado ayer en el IA, se compone de seis telescopios, de los cuales han sido instalados sólo dos, en tanto que el resto serán implementados a inicios del próximo año. Con su instrumentación al 100 por ciento, tendrá una capacidad de visión del cielo 120 veces más grande que la Luna. Mientras tanto, ha sido probado con éxito y su “primera luz” ha permitido obtener imágenes nítidas de el cúmulo de galaxias en la constelación de Virgo, parte del Grupo Local galáctico al que pertenece también la Vía Láctea.  

DDOTI es un arreglo de telescopios ópticos, es decir, capta la luz visible, pero tendrá la capacidad de responder de forma rápida y automatizada a las alertas enviadas por los satélites Fermi y Swift de la NASA, que detectan rayos gamma, para encontrar la contraparte en luz visible de dichos fenómenos astronómicos, que son súper energéticos. 

¿ONDAS GRAVITACIONALES? Las ondas gravitacionales —postuladas por Albert Einstein en la Teoría de la Relatividad General hace más de 100 años—, son “diminutas” vibraciones del espacio-tiempo generadas por fenómenos astronómicos titánicos, como la colisión de dos agujeros negros. En 2016, el Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory (LIGO), fue capaz de detectar por primera vez ese infinitesimal momento antes de que dos de éstos se fusionaran, y cuyo producto fue esa radiación gravitacional que sacudió el espacio-tiempo.

México no está asociado a LIGO, pero con DDOTI y la firma de un acuerdo, los investigadores de la UNAM y la colaboración participante podrán recibir alertas sobre la región del cielo donde sean detectados los fenómenos que provoquen ondas gravitacionales, al igual que con las alertas de Fermi y Swift.

Willam Lee, investigador del instituto y responsable científico del proyecto, explica en entrevista que la UNAM ha realizado investigación en algunos aspectos de las ondas gravitacionales, como simulaciones, qué clase de sistemas las producirían y el cálculo de qué se vería. Añade que con el telescopio de metro y medio en el OANSPM habían realizado pruebas y siguiendo alertas como las que arrojarán los telescopios espaciales de la NASA o LIGO. 

El campo de captación del telescopio es muy pequeño, pero con DDOTI esperan que sea distinto porque el campo es muy grande: 70 grados cuadrados, equivalente a un campo de visión 120 veces más grande que el tamaño de la Luna.

Pero la experiencia les permitió facilitar ahora el proceso con DDOTI, un telescopio “barato” de sólo seis millones de pesos, para hacer ese trabajo de seguimiento en el cielo: después de una alerta, el telescopio tendrá que llevar a cabo una localización y movimiento robótico preciso para apuntar sus ojos al cielo, ahí donde haya ocurrido una colisión de estrellas de neutrones captada por LIGO, por ejemplo. 

“Por su naturaleza robótica, el telescopio requiere de la experiencia que tenemos en el de metro y medio, y el responsable para hacer los seguimientos de Swift y Fermi fue Alan Watson”, también investigador del IA y otro de los responsables de DDOTI. “Teníamos perfectamente definido qué hacer y cómo”. 

Ahora bien, William Lee explica que DDOTI podrá realizar este tipo de seguimientos de fenómenos asociados con las ondas gravitacionales, lo cual significa específicamente que no las detectará. Conforme dos grandes colosos se fusionen y generen un poderoso efecto, añade, calentarán el gas que los rodea, conforme se acerquen más y más ese gas caliente produciría algún brillo, que es lo que esperan detectar con DDOTI.

Los especialistas buscarán que haya una coincidencia con las observaciones de ondas gravitacionales después de la alerta que emita LIGO, donde ese brillo gaseoso sea producto de la colisión que generó las ondas gravitacionales. “Hay una gran ventaja si encontramos de qué galaxia provino la colisión porque se puede sacar un montón de información adicional, no sólo de las ondas gravitacionales, sino qué tipo de galaxia es, qué elementos químicos tiene y a qué distancia está. La fuente no es la misma, pero pensamos que está asociada, una es pura masa y la otra gas caliente que esperamos que brille”.

Hasta ahora, las tres detecciones de ondas gravitacionales de LIGO han sido de fusiones de agujeros negros, el peor escenario para detectar ese gas caliente alrededor porque el fenómeno se tragan todo lo que hay cerca. En cambio, si la colisión es de un agujero negro y una estrella de neutrones, o de dos estrellas de neutrones, habrá mucho gas caliente que produzca una señal intensa en rayos gamma o una fuente  óptica que detecte DDOTI, explica el también coordinador de la Investigación Científica de la UNAM. 

DDOTI formará así parte de la nueva generación de telescopios en el OANSPM, junto con el buscador de exoplanetas SAINT-EX, el TAOS 9, COATLI y otros por venir, que en su conjunto sumarán 11 en el 2019. “Son proyectos de distintas escalas, pero cada uno tiene su nicho y es producto de una colaboración local o internacional. Sí, se multiplica el número telescopios, el observatorio está teniendo mucho crecimiento”.

Imprimir