Incontinencia urinaria: mitos y verdades | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 01 de Julio, 2017

Incontinencia urinaria: mitos y verdades

6 de cada 10 hombres y mujeres en el país dicen sentirse incómodos al comprar productos para la pérdida de orina.

Incontinencia urinaria: mitos y verdades | La Crónica de Hoy
Contar con la suficiente información correcta ayuda a estar mejor

La función de los riñones consiste en limpiar la sangre de sustancias innecesarias para enviarlas a la vejiga, una bolsa muscular que puede ensancharse para almacenar hasta 500 ml cuando está llena. Cuando se encuentra medio llena, los nervios envían una señal al cerebro para que se expulse la orina; ésta sale a través de la uretra, que se mantiene cerrada mediante los músculos del esfínter. El esfínter interior se abrirá cuando la vejiga esté llena, pero el músculo del esfínter exterior se puede contraer de forma voluntaria para controlar la salida de la orina. Los músculos del suelo pélvico, situados bajo la vejiga y alrededor de la uretra, se encargan del control adecuado de la vejiga. Una de cada 4 mujeres y uno de cada 8 hombres experimenta una interrupción de este proceso en algún momento de su vida.

En la mayoría de los casos, la incontinencia se produce por un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico que mantienen cerrada la uretra. Cuando pierden su elasticidad, actividades cotidianas como reírse, toser, levantar peso y correr, pueden causar pérdidas. Sin embargo, estos músculos se pueden fortalecer de nuevo.

En México, hablar sobre la incontinencia urinaria en público puede ser un asunto delicado. De acuerdo con el estudio La Higiene Importa de Essity, seis de cada 10 hombres y mujeres encuestados en el país dicen sentirse incómodos al comprar productos para la pérdida de orina.  

Mito #1. Es controlable

Falso. La capacidad para regular la micción depende de distintos factores fisiológicos y emocionales. Puede originarse por esfuerzos físicos bruscos del trabajo o deportivos, problemas en el sistema urinario o nervioso, entre otras causas, y los tratamientos médicos no garantizan una cura definitiva. Sin embargo, es posible continuar con las actividades cotidianas con la ayuda de técnicas y artículos especialmente diseñados para esta necesidad.  

Mito #2. Es poco común

Falso. En realidad, es muy habitual, existen 400 millones de personas en el mundo con esta condición, según cifras de la Sociedad Internacional de Incontinencia (ICS por sus siglas en inglés). Es probable que usted conozca a alguien con este síntoma y no se haya dado cuenta, ya que utiliza con discreción productos que le proporcionan seguridad y comodidad.

Mito #3. Es un problema de la vejez

Falso. Antes de cumplir los 50 años, millones de hombres en el mundo experimentan esta condición  en un momento de sus vidas, lo cual está relacionado con afecciones de próstata, uso de medicamentos diuréticos, aumento de peso, infecciones o cirugías. En el caso de las mujeres existen otros factores como la maternidad y la menopausia.

Mito #4. Disminuye la “virilidad”

Totalmente falso. Los hombres no suelen producir orina involuntariamente durante las relaciones sexuales y la falta de control de la vejiga no impacta en sus órganos reproductores. Por lo tanto, no existe razón para dejar de disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria.

Mito #5. Está relacionada con la falta de aseo

¡Claro que no! Nadie con incontinencia urinaria debería tener temor a sentirse húmedo, sucio o con malos olores. Para mantener una buena higiene es necesario emplear productos que proporcionen discreción total y mantengan completamente seca a la persona y que neutralicen la orina.

Mito #6. Implica no poder realizar viajes prolongados 

De ningún modo. Con la protección adecuada se puede viajar a donde y cuando se quiera, sin importar las distancias, aun cuando no haya un baño cercano o se presente mucho tránsito en el camino.

Contar con la suficiente información correcta, prestar atención a los cambios fisiológicos y acudir a un especialista puede ayudar a tratar la pérdida involuntaria de orina de la mejor manera. La vergüenza e inseguridad hacen que muchos pacientes nieguen su situación, incluso cuando resulta evidente.

Es momento de reflexionar que éste no es un tema que pueda ser causa de risas, burlas o aislamiento, sino una condición con la que millones de personas en México viven y pueden mantener sus actividades cotidianas. Únete a la celebración mundial y dile adiós a los tabúes sobre la incontinencia.

Imprimir