México fue de los últimos países de la ONU en legislar voto femenino | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 02 de Julio, 2017

México fue de los últimos países de la ONU en legislar voto femenino

Aunque las mexicanas iniciaron la lucha por ese derecho en 1824, hasta 1953 se hizo el cambio constitucional. El INEHRM edita Mujeres y Constitución…

México fue de los últimos países de la ONU en legislar voto femenino | La Crónica de Hoy

Las mujeres mexicanas exigieron el derecho al voto desde 1824 y aunque los argumentos que los legisladores dieron para negarles la ciudadanía eran cuestionamientos sobre su capacidad, equipararlas con objetos o sentenciar que su apego a la religión sumaría votos para que la iglesia regresara al poder, ellas salieron por primera vez a las urnas un 3 de julio de 1955. Para conmemorar esa fecha, el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) editó el libro Mujeres y Constitución: de Hermila Galindo a Griselda Álvarez.

“La lucha por el voto de las mujeres empezó desde el siglo XIX, con la Constitución de 1824 cuando mujeres de Zacatecas solicitaron ser tomadas en cuenta en la toma de decisiones, pero no hubo respuesta y solo se conserva dicha carta en el Archivo General de la Nación (AGN), la cual encontré”, comenta Patricia Galeana, directora del INEHRM y una de las diez autoras del libro.

Después, en el Constituyente de 1857 hubo otra solicitud, agrega, la cual tuvo más de 80 firmas de mujeres que pedían participar en elecciones. “En ese Constituyente hubo dos participaciones importantes a favor de la mujer y una en contra que fue de un conservador que dijo que las mujeres no tenían que participar porque eran ‘cosas’, entonces hubo un debate interesante en donde Ponciano Arriaga defendió a las mujeres”.

Cuando llegó la reforma liberal, señala Patricia Galeana, iniciaron las escuelas para mujeres en donde se les enseñaba historia y matemáticas, porque originalmente su educación se restringía a rezar y a hacer labores domésticas.

“La educación hizo que se organizara el movimiento sufragista mexicano que en efecto, tuvo sus orígenes en el movimiento revolucionario en el que las mujeres participaron, incluido el Constituyente de 1917, en donde Hermila Galindo presentó una iniciativa para que se le otorgara la ciudadanía a las mujeres y éstas pudieran votar a nivel  municipal”, precisa la historiadora.

En ese congreso, Salvador González Torres también presentó una iniciativa para darle ciudadanía a las mujeres y atacó el argumento de que el cerebro de los hombres era más grande que el de las mujeres, llevando ejemplos de cabezas de animales más grandes que la de hombres y concluir que eso no significaba que los animales fueran más inteligentes que los hombres o mujeres.

“El movimiento sufragista surgió a partir de la denegación de la ciudadanía en la Constitución de 1917, pero en algunos estados de la república se permitió el voto a la mujer bajo el argumento de que como no estaba prohibido, estaba permitido. Ese fue el caso de Yucatán, bajo el gobierno de Felipe Carrillo Puerto”, indica Galeana.

Ese movimiento, añade, tuvo una importante organización llamada el Frente Único Pro-Derechos de la Mujer, liderado por María Refugio García. “Tal movimiento llegó a su culminación durante el gobierno de Lázaro Cárdenas, cuando organizaron una huelga de hambre y obligaron al presidente a enviar al congreso la iniciativa del voto femenino, es decir, reformar del artículo 34 constitucional”.

La iniciativa fue aprobada y se envió a las legislaturas estatales, sin embargo, algunos diputados consideraron que permitirles el voto implicaba votos a favor de la iglesia. El resultado fue que nunca que se publicó en el Diario Oficial de la Federación.

“Hasta 1953 se reformó el artículo 34, después de que la ONU en 1952 dijo que un país no se podía decir democrático sino tenía la ciudadanía más de la mitad de su población, es decir, ya había una presión internacional y México fue de los últimos seis países en legislar el voto femenino”, destaca Patricia Galeana.

La primera votación de las mujeres en México fue el 3 de julio de 1955 para elegir a los diputados federales que conformarían la XLIII Legislatura federal (1955-1958). Además de participar como electoras, un total de 38 mujeres se postularon como candidatas; cuatro de ellas resultarían electas: Albertina Ezeta, por el Estado de México, Margarita García Flores, por Nuevo León, Guadalupe Urzúa Flores, por Jalisco y Marcelina Galindo, por Chiapas.

“El libro Mujeres y Constitución: de Hermila Galindo a Griselda Álvarez habla de ese cambio, de la toma de poder porque una cosa es votar y otra, ser votada. En el libro reunimos la historia de las diversas mujeres que participaron en la vida pública. Por ejemplo, hasta los 60 es cuando se eligió a las primeras senadoras: María Lavalle por Campeche y Alicia Arellano por Sonora”.

Otro ejemplo, indica, es que en 1979 México tuvo a la primera gobernadora estatal (de Colima): Griselda Álvarez. “Estamos en el 2017 y seguimos con una sola gobernadora en territorio nacional. Griselda era maestra normalista e inició una carrera de literatura. Fue una feminista militante y luchó para que las mujeres tuvieran una igualdad ante los hombres, hizo que las mujeres embarazadas pudieran estudiar y, en general, impulsó la educación de las mujeres. Fue una gobernadora ejemplar”.

Imprimir