Después de accidente automovilístico, escultura de Reforma fue desaparecida | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Después de accidente automovilístico, escultura de Reforma fue desaparecida

El paradero de la efigie, con todo y pedestal, en honor al médico Rafael Lucio y Nájera, es desconocido. Habría sido recuperada por el gobierno capitalino hace seis años tras choque

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Hace seis años desapareció una de las 77 esculturas que se encuentran sobre avenida Paseo de la Reforma, se trata de un monumento hecho en honor al médico del siglo XIX Rafael Lucio y Nájera. Sin embargo, aunque a finales del año pasado la Secretaria de Cultura de la Ciudad de México acordó hacer una propuesta para reponer dicha escultura que data de 1889, hoy ese proyecto está descartado y el paradero de la efigie que se ubicaba entre las calles Bucareli y La Fragua, es desconocido.

“La propuesta de reposición es un tema cuyo promovente soy yo mismo, me permito traer a consideración porque me preocupa institucionalmente, más por una situación patrimonial y social, hay un grupo de ciudadanos muy activos preocupadísimos por dos aspectos de esta escultura, uno por el proceso legal de la búsqueda de misma (…) y por otro lado hay un grupo de ciudadanos que revindica (la escultura y) que diariamente le lleva flores”, comentó Alejandro Salafranca, ex coordinador de patrimonio de la Secretaría de Cultura de la CDMX en la última sesión celebrada por el Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos de la Ciudad de México (COMAEP).

En esa reunión celebrada el 4 de noviembre de 2016 y de la cual Crónica posee una copia de la minuta, el entonces encargado de patrimonio y actual responsable de la Dirección de tecnologías de la información y comunicaciones de la Secretaria de Cultura Federal, explicó que debido a un accidente automovilístico, la escultura se derrumbó, después llegó una supuesta camioneta del gobierno local para llevarse el monumento y desde entonces, nadie sabe su paradero.

“Fue objeto de robo, hubo un accidente de tránsito y en este accidente un auto la tumbó, según los testigos una camioneta de la Secretaría de la Ciudad la tomó y no se supo nunca más sobre esa escultura. Ya se levantó la denuncia ante la procuraduría, ante instancias federales y demás, hay una investigación, está el MP pero la situación hoy en día es que no se sabe de la escultura”, relató Salafranca.

El funcionario añadió que los ciudadanos que colocan flores sobre Reforma, específicamente frente al número 20 y en dirección poniente ya que la escultura fue robada con todo y pedestal,  solicitaron la localización de la efigie o que se reponga.

“Quiero someter a opinión del COMAEP los caminos posibles, qué opinan, es decir, restituirla, poner una placa conmemorativa del Dr., hacer otra, hacer una igualita. En la Secretaría de Cultura no sabemos qué hacer y ponemos aquí el tema porque me da la impresión de que esto socialmente está a punto de estallar, porque hay un grupo cansado y preocupado del abandono de ese lugar”, dijo Salafranca.

La respuesta de la COMAEP fue que recomendaba la restitución de la escultura, por lo que este diario preguntó a la actual coordinadora de patrimonio de la Secretaría de Cultura de la CDMX, Gabriela López Torres, sobre los avances de la propuesta y la respuesta fue que “hasta el momento no se tiene un proyecto de reposición, sin embargo, el tema se encuentra radicado en las mesas de trabajo del COMAEP”.

¿En dónde está la original escultura y conocen el número de placas de la supuesta camioneta que robó la escultura?, se le cuestionó. “Se desconoce el paradero de la escultura, ya que está reportada como extraviada. Debido a ello se encuentra en proceso de averiguación previa en la Procuraduría General de la República (PGR)”, respondió.  

Sobre las placas, no las tienen ya que la Secretaría de Cultura no realizó ningún traslado de dicha escultura, aseguró López Torres y añadió que hay dos denuncias en proceso, una de ellas fue interpuesta por la delegación Cuauhtémoc ante el ministerio público (averiguación previa APFCH/CUH-2/T3/0195/11-01).

“Hasta donde es de nuestro conocimiento, en el año 2010 no hubo denuncia por parte de la Secretaría de Cultura. Dadas las atribuciones de la federación, la Coordinación Nacional de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia presentó ante la PGR una denuncia por la ausencia de la escultura, a la cual le fue asignada el número de averiguación previa 121/UEIDAPLE/LE/14/2011, que actualmente sigue en trámite en la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra el Ambiente”, detalló.

¿QUIÉN FUE RAFAEL LUCIO? “Siempre digo que Rafael Lucio y Nájera (Xalapa, 1819- Ciudad de México 1886) es una de las glorias de la medicina mexicana porque aportó conocimientos a la medicina universal”, señaló Jorge Zacarías Prieto, encargado del Archivo Histórico de la Facultad de Medicina de la UNAM.

“Un año después de haberse titulado, a sus 23 años, fue nombrado director del Hospital de San Lázaro que se dedicaba a recoger a los leprosos. Rafael hizo muchos estudios, entre éstos, identificó un tipo de lepra endémica de México que fue conocida (al menos hasta el siglo XX) como la lepra manchada o lepra de Lucio”, precisó el historiador.

Después, esa lepra se identificó en otros países por lo que fue conocida y estudiada a nivel internacional a través del libro que el médico escribió en 1851: Opúsculo sobre el mal de San Lázaro o elefanciasis de los griegos.

“Además fue un amante del arte e hizo el primer catálogo de pintura colonial: La reseña histórica de la pintura mexicana en los siglos XVII y XVIII, y se sabe que tuvo una gran colección de pintura”, agregó Jorge Zacarías Prieto.

Una anécdota sobre Rafael Lucio, es que curó a Maximiliano de Habsburgo de disentería, “entonces cuando el emperador quiso pagarle, Lucio se negó porque no recibía dinero del imperio, por lo que el emperador le ofreció que escogiera un cuadro de su colección”, narra el historiador.

Imprimir