Viejos socialistas, jóvenes de izquierda (2) - Guillermo Puente Ordorica | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 03 de Julio, 2017
Viejos socialistas, jóvenes de izquierda (2) | La Crónica de Hoy

Viejos socialistas, jóvenes de izquierda (2)

Guillermo Puente Ordorica

El entusiasmo juvenil respecto de viejos políticos como sucedió en las elecciones más recientes en Reino Unido y Estados Unidos ha dado pie a numerosas reflexiones sobre su significado dada la aparente contradicción que ello encierra. Desde una cierta óptica, en casos que puedan ejemplificarse por esos dos fenómenos, pareciera asumirse que los planteamientos que enarbolan sus más conspicuos representantes, considerados —ellos y sus propuestas, por estas corrientes de opinión— como ideas viejas corporativistas, que además alimentan el germen de nuevos populismos.  Desde un punto de vista más complaciente, la movilidad de sectores jóvenes en torno a políticos de viejo cuño, con plataformas progresistas, podría explicarse más adecuadamente en función de la vigencia de las ideas de izquierda, y apuntarían, más que al surgimiento de populismos, a la posibilidad de cambiar el contexto político, económico y social de las últimas décadas en el interior de sus sociedades y respecto del llamado orden global. 

En el fondo del problema persiste la disyuntiva clásica que ha dividido tradicionalmente el espectro en ideológico entre derechas e izquierdas en cuanto a la búsqueda de la igualdad.  No hace falta una mirada esmerada para darse cuenta de las condiciones prevalecientes de desigualdad entre individuos, sociedades y países a lo largo del mundo, donde con diversos grados de profundidad e inequidad predominan la concentración de la riqueza y de los privilegios de pequeñas minorías, así como la escasez de oportunidades de desarrollo, empleo, educación, acceso a la vivienda, a servicios de salud, entre otros vicios político-sociales como la corrupción y la opacidad en detrimento de la convivencia social, que minan la confianza de sus integrantes en sus propios sistemas políticos. 

En esa medida, el retroceso de los valores democráticos se asocia al avance del populismo, pero no parece suficiente explicación para entender lo que sucede en diversos países como los mencionados anteriormente, incluyendo al nuestro.  En una colaboración anterior, recurrimos a los profesores Roberto Stefan y Yascha Mounk para señalar que los ciudadanos de democracias consolidadas son crecientemente críticos de la democracia liberal, lo cual se aprecia más claramente entre los jóvenes y que su insatisfacción va acompañada de su escepticismo ante las instituciones liberales, mostrándose más abiertos a interpretaciones autoritarias de la democracia, como la de contar con un líder fuerte que no tenga que molestarse con las formas parlamentarias o las elecciones.  (Platea Internacional, 23mayo2017)  Por otra parte, cabe observar que el problema de la cápsula del populismo es que ante la inconformidad generalizada y la complejidad de las posibles respuestas, lo mismo se puede incorporar en ella a tirios y troyanos, lo cual además de inexacto puede generar confusiones con respecto al entendimiento de lo que son los medios y los fines entre los actores políticos de una sociedad determinada.

Por ejemplo, para Hugo Drochon, la reciente elección del centrista Emmanuel Macron ha dejado plantados a los populistas en la puerta de la entrada en su país. Agrega sobre la incógnita de si la arremetida de Le Pen podrá fructificar en 2022, que ello dependerá del éxito de las políticas impulsadas por el nuevo presidente francés en materia de empleo y seguridad social en el interior de su país, y de la renovación del eje franco-alemán como motor de la integración en la Unión Europea. (“Emmanuel Macron’s victory has kept the populist wolves at the door-for now”, Newstateman, 8mayo2017, www.newstatesman.com) En esa línea, pero con una perspectiva más amplia y desde otro enfoque, Steven W. Thrasher anota que si bien el triunfo de Macron ha frenado momentáneamente el sentimiento de deslizamiento inexorable del mundo hacia la extrema derecha, a ello también han contribuido los resultado electorales obtenidos por Corbyn en Reino Unido y la campaña electoral de Sanders en Estados Unidos. (“Bernie Sanders could have won. That´s the Corbyn lesson for America”, The Guardian, 9junio2017, www.theguardian.com)

Volveremos al tema.

 

gpuenteo@hotmail.com

 

Imprimir

Comentarios