El abuso sexual y la violencia infantil, una realidad por cambiar en México - Diva Hadamira Gastélum | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 06 de Julio, 2017
El abuso sexual y la violencia infantil, una realidad por cambiar en México | La Crónica de Hoy

El abuso sexual y la violencia infantil, una realidad por cambiar en México

Diva Hadamira Gastélum

Resulta fundamental detenernos un poco para reflexionar sobre la situación de abuso y violencia que niñas, niños y adolescentes viven a diario en los espacios públicos y peor aún, al interior de sus hogares.

Y es que podríamos pensar que es en su casa donde debieran estar seguros, y es en ésta donde se agudizan las diversas formas de violencia del que son víctimas por parte de familiares o amistades cercanas.

La violencia y el abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes en nuestro país se ha incrementado considerablemente, al grado que actualmente nos encontramos entre los primeros lugares a nivel mundial de violencia infantil de acuerdo con cifras de organismos internacionales como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México (UNICEF) y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

De hecho, la UNICEF señala que en nuestro país hay 39.2 millones de niñas, niños y adolescentes, de estos, seis de cada 10 de entre uno y 14 años han experimentado algún método violento de disciplina en sus hogares; asimismo, uno de cada dos ha sufrido alguna agresión psicológica por algún miembro de su familia.

Es increíble como hoy día existan personas y mentes tan perversas para maltratar a un menor por el simple hecho de querer educarlo o castigarlo físicamente y de manera tan severa; por ejemplo, estos correctivos a través de jaloneos físicos, jaloneos de orejas, bofetadas, manotazos hasta llegar a los golpes físicos y en muchos casos privarlos de la libertad y hasta de su desarrollo nutricional han sido utilizados de manera constante en los hogares. Uno de cada 15 niños y niñas han recibido algún tipo de estos castigos como método de disciplina.

El fenómeno de la violencia y maltrato infantil es un problema que los tres órdenes de gobierno debemos atender de manera urgente, no sólo por su considerable incremento, sino por la importancia de garantizar su derecho a la educación, a su desarrollo físico, psicológico e integral y sobre todo a la realización de sus sueños.

Recordemos que la Convención sobre los derechos del Niño ratificada por nuestro país en 1990, señala los principios fundamentales para el desarrollo de las niñas y los niños, entre ellos: la NO discriminación, la dedicación al interés superior del niño, el derecho a la vida y la supervivencia y desarrollo. Todos estos derechos son inherentes a la dignidad humana y el desarrollo armonioso de las niñas y los niños.

A pesar de los esfuerzos que ha realizado el Estado mexicano para proteger y garantizar el desarrollo integral de la niñez mexicana, falta mucho por hacer. Recordemos que por vez primera, el Gobierno de la República que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto establece una política nacional para dar cumplimiento a la normativa internacional la cual prevalece en todo momento la garantía de los derechos humanos y el interés superior de la niñez mexicana.

Tuvieron que pasar 24 años para reformar la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, misma que garantiza la protección de más de 40 millones de éstos y los reconoce como titulares de derechos, dignidad, perspectiva biológica, psicológica y emocional bajo los principios rectores del interés superior de la niñez.

Esta ley también destaca el derecho a la igualdad sustantiva, pues deben gozar del mismo trato, derechos y oportunidades en igualdad de condiciones. Asimismo, se crea en cada una de las entidades federativas el Sistema de Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes con la finalidad de garantizar su protección integral. 

Parte importante de esta ley es que el Estado, padres y tutores están obligados a proporcionarles salud y seguridad social, educación, descanso y esparcimiento, así como a respetar su libertad de pensamiento, conciencia, expresión, religión, cultura y acceso a la información, de participación, asociación y reunión, así como a la intimidad, seguridad jurídica.

Invertir en la prevención es parte fundamental para frenar los casos de abuso sexual y violencia en contra de las niñas, niños y adolescentes, así como la sensibilización de la comunidad y la prevención ante esta grave problemática.

México no puede seguir rezagado en un tema tan valioso, sensible y de gran importancia como lo es el garantizar a la niñez mexicana una vida libre de violencia, de no discriminación y del respeto a sus derechos humanos.

Desde el Senado de la República seguiremos trabajando para prevenir, atender y frenar el maltrato infantil en México.

 


@DivaGastelum

Imprimir

Comentarios