Gobiernos de coalición: Lecciones locales - Sergio González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 12 de Julio, 2017
Gobiernos de coalición: Lecciones locales | La Crónica de Hoy

Gobiernos de coalición: Lecciones locales

Sergio González

En diciembre pasado se promulgó la Ley que establece las bases de organización del Gobierno de Coalición del Estado de Puebla. Es una norma que hay revisar a la vista de la coyuntura política pre electoral actual para procurar, igual que en entregas previas, la extracción de lecciones sobre la forma en que México empieza a incorporar esta figura novedosa a la arquitectura jurídica nacional, frente a un eventual Gobierno de Coalición (GC) federal y algunos locales.

Le nueva ley poblana de la materia dispone que el gobernador, en cualquier momento, podrá optar por un GC con uno o varios partidos políticos que tengan representación en el Congreso del estado. La condición de pactar con fuerzas políticas que cuenten con diputados parece sensata pues se trata de generar gobernabilidad democrática, que es impensable sin apoyos legislativos.

Ordena también que el congreso local deberá ratificar por mayoría tanto el o los convenios de GC correspondientes como los nombramientos que el gobernador realice de los titulares de las secretarías, pero remite a los propios convenios para que éstos determinen los procedimientos para procesar dichas asignaciones y además, exigen que las ratificaciones sean individuales, es decir, nombramiento por nombramiento y en un plazo no mayor a tres días naturales.

Estas ratificaciones individuales parecen pensadas para salvaguardar la integridad de la coalición entera frente a nombramientos particulares no aprobados, pero la norma parece impreparada para ese caso particular, pues no queda claro el procedimiento a seguir para presentar nuevos nombramientos y la manera y los tiempos en que deben ser procesados en el congreso local.

Sobre el convenio o convenios de GC, demanda que para su ratificación se presenten con tres documentos: un programa de gobierno, que será la base del plan estatal de desarrollo; una agenda legislativa pero solo para el periodo de sesiones que corresponda, (que parece de muy corto alcance, pues quizá debería ser para toda la legislatura) suscrita por los coordinadores parlamentarios de los partidos firmantes y por los diputados sin afiliación de partido que en su caso se adhieran; y los nombramientos ya referidos.

El convenio también deberá establecer las causales de disolución del GC, pero la ley no dispone reglas básicas o principios mínimos, dejando todo a la voluntad política y la coyuntura específica de los firmantes, lo que reblandece el soporte legal de la coalición entera e inclusive, de la propia disolución.

Finalmente, la ley poblana dice que tratándose de la renovación del congreso local en la elección intermedia, de existir GC, la entrega señalada de documentos deberá ser realizada dentro de los primeros cinco días posteriores a la instalación de la legislatura. Dispone también que en todo caso el gobernador podrá remover libremente a los secretarios de despacho, pero aclara que de existir GC las nuevas designaciones deberán cursar por el trámite parlamentario ya descrito, o sea, nombramiento y ratificación individual en los términos del convenio o convenios respectivos. La semana que entra regresaré al análisis de la norma CDMX, pues que esclarecer algunas aristas interesantes.

gsergioj@gmail.com

@El_Consultor_

Imprimir

Comentarios