Lula, condenado a nueve años y medio de cárcel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 12 de Julio, 2017

Lula, condenado a nueve años y medio de cárcel

Juez del caso Petrobras culpa al ex presidente de Brasil por corrupción y lavado de dinero. No entra en prisión, a la espera de ser confirmado el fallo por un tribunal superior. De perderlo, tampoco podrá ser candidato en 2018

Lula, condenado a nueve años y medio de cárcel | La Crónica de Hoy
Lula (en foto de archivo), primer ex presidente de Brasil condenado por la Justicia.

El tsunami causado por el escándalo Petrobras desde que empezó hace tres años alcanzó ayer a su pieza más valiosa: Luiz Inácio Lula da Silva. El líder de la izquierda brasileña, hasta hace poco uno de los políticos más conocidos y admirados en el mundo, se convirtió así en el primer ex presidente de Brasil condenado por la Justicia.

El ex mandatario, de 71 años, fue condenado en primera instancia a nueve años y medio de prisión por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero, aunque no se decretó su prisión preventiva pues la pena aún deberá ser confirmada por un tribunal superior.

La sentencia fue proferida por el juez federal Sergio Moro, encargado de las investigaciones del caso Petrobras, quien halló culpable a Lula de beneficiarse de la gigantesca trama corrupta que desvió miles de millones de la estatal petrolera para la compra de políticos por parte de empresarios corruptos a la caza de jugosos contratos.

Asimismo, en su sentencia prohibió a Lula ocupar cargo o función pública por 19 años, en caso de que la sentencia sea ratificada, y le impuso una multa adicional de 669 mil 700 reales (unos 200 mil dólares) por los crímenes supuestamente cometidos.

“No importa cuán alto seas”. El juez Moro, considerado una estrella por millones de brasileños, por su lucha contra la casta política que se creía intocable, dio por probado que el ex presidente recibió 2.25 millones de reales (unos 700 mil dólares) en concepto de sobornos, los cuales se habrían materializado en la reforma de un departamento tríplex en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo.

Moro añadió en el auto que Lula “faltó a la verdad de los hechos en sus declaraciones”, en las cuales negó ser el verdadero dueño del inmueble y negó que lo hubiese aceptado a cambio de favorecer a la constructora OAS, a cambio de contratos con Petrobras.

“Es lamentable que un ex presidente de la República sea condenado criminalmente, pero la culpa de eso son los crímenes por él practicados y no la aplicación de la ley”, escribió Moro en la sentencia y añadió que prevaleció el principio de “no importa cuán alto seas, la ley siempre está encima de ti”.

Moro explicó en su sentencia que no ordenó una prisión cautelar del líder del Partido de los Trabajadores (PT) por “prudencia” y para evitar “ciertos traumas”, pese a “los episodios de orientación a terceros para la destrucción de pruebas [que el juez atribuye a Lula]”.

Al ser una condena en primera instancia, Lula mantiene intacta, hasta tanto se ratifique la sentencia, la posibilidad de concurrir a las próximas elecciones generales previstas para 2018, a las que ha manifestado en repetidas ocasiones su deseo de presentarse.

La justicia superior deberá pronunciarse sobre el caso a mediados o fines del año próximo, lo que coincidiría con la campaña electoral.

A falta de conocer el impacto de la noticia en la opinión pública, Lula, sin ser aún candidato, es el claro favorito a ganar las elecciones, según todas las encuestas.

Imprimir