La urbanización salvaje impacta ecosistemas y seguridad humana | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 13 de Julio, 2017

La urbanización salvaje impacta ecosistemas y seguridad humana

La urbanización salvaje impacta ecosistemas y seguridad humana | La Crónica de Hoy
Exequiel Ezcurra dijo que la reforestación tras proyectos de construcción funciona como “lavado de culpas” 

La urbanización sin control en diferentes partes de México ha provocado pérdidas graves en los ecosistemas, pero también aumenta los riesgos de desastres naturales con pérdidas de vidas humanas y altos costos económicos para la sociedad, así lo expusieron los biólogos Exequiel Ezcurra y Rodolfo Dirzo, durante el Congreso Internacional de la Asociación para la Conservación de la Biología Tropical (ATBC) que reúne a más de 150 científicos de los cinco continentes, en Mérida, Yucatán.

Los tres científicos mexicanos coincidieron en la misma idea, desde diferentes aproximaciones, pero debido a la solicitud que se les hizo de explicar cómo pueden influir hoy los científicos para el diseño de políticas públicas y la toma de decisiones en beneficio de la población.

“Hoy sabemos, por ejemplo, que la historia de Cancún es la historia de una urbanización salvaje que transformó el ecosistema, destruyó los bosques de manglares que servían para amortiguar los huracanes y acabó también con la vida de los arrecifes, que eran el principal atractivo del lugar. Ahora el gobierno ha tenido que reconstruir las playas que habían sido degradadas por diferentes fenómenos climáticos extremos y ha tenido que mover el turismo de buceo en arrecifes hacia otra parte de Quintala Roo”, dijo durante la jornada de apertura el biólogo Exequiel Ezcurra, ex presidente del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), del gobierno mexicano.

Ezcurra dijo que desde los años 70s, en México los biólogos han levantado la voz para frenar diferentes proyectos que lastiman a la naturaleza y a los pobladores, comenzando con muy valientes argumentaciones del biólogo Arturo Gómez Pompa frente al gobierno de Luis Echeverría, para frenar proyectos que tenían grave impacto sobre la selva tropical.

Su conferencia, llamada “La piel de nuestras costas: los servicios ambientales de los manglares en un ambiente rápidamente cambiante” hizo un recuento con fotografías y datos estadísticos oficiales sobre de la manera como el desarrollo hotelero en las costas del caribe mexicano arrasó con cientos de hectáreas de manglar provocando, en algunas zonas, la pérdida de la playa completa por la erosión del oleaje.

“La reforestación es una especie de lavado de culpas, es como que se recen tres ‘Padres Nuestros’ y cuatro ‘Aves María’ y ya no tenemos culpa. Cuando la SCT construyó la autopista de Tehuacán a Oaxaca se destruyeron miles de plantas endémicas y la Semarnat condicionó que, después de la obra, se germinaran miles de semillas de plantas endémicas, muchas de las cuales tardan hasta 400 años, pero quién va a cuidar esas semillas en ese lapso de cuatro siglos”, se preguntó Ezcurra, quien actualmente dirige el Instituto México-Estados Unidos de la Universidad de California (UC MEXUS).

Extinciones en marcha. En el mismo encuentro, Rodolfo Dirzo, científico mexicano que labora actualmente en la Universidad de Stanford, habló sobre datos de su más reciente investigación en la que concluye que el 30 por ciento de los animales vertebrados del mundo está experimentando una acelerada disminución de sus poblaciones, lo que ha llevado a afirmar que la sexta gran extinción de vida en el planeta está en marcha.

Dirzo señaló que los ciudadanos en general deben tomar la iniciativa de proteger el ecosistema y medio ambiente, pues no debe quedarse esa defensa en manos de los científicos.

El estudio que publicó esta semana Dirzo, junto con otro mexicano, Gerardo Ceballos, de la UNAM, analizó 27 mil 600 especies de aves, anfibios, mamíferos y reptiles, lo que representa a casi la mitad de los vertebrados terrestres conocidos, y concluyeron que más del 30% de ellas están disminuyendo en población y rango.

Además, los 177 mamíferos de los que los científicos tenían datos detallados han perdido al menos un 30% de su rango geográfico entre 1990 y 2015, y más del 40% no cuentan con el 80% de su hábitat.

Imprimir