México bilingüe - Ulises Lara López | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 14 de Julio, 2017
México bilingüe | La Crónica de Hoy

México bilingüe

Ulises Lara López

Nadie puede estar en contra del aprendizaje de otro idioma y, cuando hablamos de ese tema en la era de la globalización, sabemos que por razones económicas y políticas el inglés se ha convertido la lengua franca o lengua común para los negocios, los encuentros entre representantes de diferentes países y, por supuesto, en la mayor parte de los viajes de placer o trabajo es una herramienta básica de comunicación. Por eso resulta interesante comentar la Estrategia Nacional de Inglés que anunció del secretario de Educación Pública, con la que se busca que México sea bilingüe en 20 años. Explicó que será un idioma obligatorio desde la primaria, que se contratarán más de mil profesores de inglés en las escuelas normales para formar generaciones de docentes bilingües y se creará la licenciatura de profesores de inglés para educación básica. Señaló, además, que se contará con 1,200 profesores de inglés para poner en marcha el programa en las 263 normales públicas del país, y comentó que los planes de enseñanza de inglés en México se trabajaron con la Universidad de Cambridge. Aurelio Nuño declaró que “Hablar inglés no puede ser derecho de unos cuantos”, con lo que tácitamente acepta que ha sido una forma de exclusión durante mucho tiempo que una amplia mayoría no tenga acceso al idioma inglés. Esto es así porque hasta ahora el inglés no ha sido obligatorio en la educación primaria y ha sido una de las ventajas competitivas de las escuelas privadas.

Por otra parte, la enseñanza de idiomas en nivel medio y medio superior en las instituciones públicas no ha destacado por su calidad, de hecho la enseñanza del inglés en las secundarias no les da las competencias necesarias para comprensión de lectura y el fenómeno se repite en los sistemas de bachillerato. Si recordamos, la mayoría de las evaluaciones que se hicieron a los alumnos del país fue sobre matemáticas y español, en ambos casos los resultados fueron desalentadores, ¡si se hiciera la evaluación del nivel de comprensión de una lengua extranjera los resultados no serían distintos a los de las demás áreas de conocimiento! Ahora bien, en muchas regiones México es bilingüe, tenemos más de 50 lenguas y millones de personas que hablan, además del español, su idioma materno, en otras ciudades son bilingües o trilingües por la cercanía con la frontera o la actividad turística. Un niño que vende artesanías en Cancún es probable que hable maya, español e inglés. Un niño mixteco que trabaja en San Quintín, Baja California, además de su lengua materna, se comunicará más en inglés que en español, por lo que viene una de las preguntas incómodas ¿Para qué queremos que en las próximas décadas los mexicanos hablen inglés? Algunos contestarán: Obviamente para que los jóvenes del futuro próximo tengan una mejor inserción en el mercado global, eso está bien, un poco tarde, pero ¿de qué tipo de inserción hablamos? Imaginemos prestación de servicios turísticos o más simple, fuerza de trabajo calificada que hable y escriba en inglés y, por supuesto, reciba instrucciones en inglés cuando lleguen o se amplíen las inversiones de grandes empresas globales, el problema es que eso ya pasó y no se ve claro que vaya a suceder otra vez.

Pero existe otra posibilidad, me imagino que si avala Cambridge el plan de estudios de primaria y de la formación de normalistas bilingües, en algún momento podremos tener posibilidades de hacer equivalencias entre las carreras profesionales en las universidades de Canadá y Estados Unidos, o tener acuerdos tipo Puerto Rico, que al ser estado libre asociado sus jóvenes pueden postular para ingresar a alguna universidad pública norteamericana, siempre y cuando demuestren que tiene un dominio del idioma inglés en un 80% o más. Es decir, si el objetivo de la enseñanza de ese idioma en nuestras escuelas públicas con una altísima calidad, entonces en unos lustros un egresado de secundaria podrá ingresar a High School o solicitar su ingreso a una universidad pública canadiense o de la unión americana terminando su bachillerato, es más, quiero pensar que Nuño ya le pidió a Videgaray que en el marco de las negociaciones del TLCAN incluya la libre movilidad de personas que sean bilingües y el reconocimiento de nuestros profesionistas para que puedan ejercer en los tres países de América del Norte.

Más allá del sarcasmo, sería pertinente que se hiciera una evaluación nacional de la enseñanza de lenguas extranjeras en nuestros subsistemas de educación media y media superior. Si existe una evaluación, sería conveniente reconocer las buenas experiencias en el ámbito estatal, en especial en aquellas entidades donde tenemos grandes comunidades de migrantes. En un sentido más amplio, sería conveniente llevar a cabo estudios sociológicos, lingüísticos y antropológicos de nuestra convivencia en ciudades multilingües. Si se van a poner en marcha estrategias de mediano y largo plazo, también será conveniente darles tratamiento de políticas públicas para que no terminen en cuanto concluya el sexenio. Seguimos perdiendo grandes oportunidades porque  tardamos mucho en decidir el futuro desde ahora.

No quiero cerrar la colaboración sin señalar el conflicto por venir con la modificación del Reglamento para el ingreso a las 263 Escuelas Normales y el movimiento de excluidos de la UNAM y el IPN.

Imprimir

Comentarios