Promueve la UAM opciones de desarrollo sustentable para habitantes de Sierra Nevada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 14 de Julio, 2017

Promueve la UAM opciones de desarrollo sustentable para habitantes de Sierra Nevada

Desde 1990 se impulsan alternativas para comunidades aledañas a volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Los resultados del proyecto se publican en el libro Sembrando…, dice Pedro Moctezuma

Promueve la UAM opciones de desarrollo sustentable para habitantes de Sierra Nevada | La Crónica de Hoy
Más de 80 mil personas viven de la agricultura y actividades forestales en las faldas de los volcanes

A pesar de la fuerte presión que ejercen los desarrolladores urbanos para construir carreteras y zonas habitacionales en las faldas de los volcanes del centro de México, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) mantiene un esfuerzo de investigación, desde 1990, que impulsa alternativas de desarrollo sustentable entre las comunidades que tradicionalmente han habitado esa región. Un reporte de estos proyectos y sus resultados fue presentado en el libro Sembrando futuro en la Región de los Volcanes, cuyo autor es el investigador Pedro Moctezuma Barragán.

La región conocida como la Sierra Nevada se localiza en el centro de México y está integrada por los macizos montañosos de los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl, al sureste de la cuenca Metropolitana. Además de ser el último refugio de cientos de especies de flora y fauna, esa región es estratégica para la recarga de agua en zonas altamente pobladas.

A lo anterior hay que sumar que el peligro de erupciones de los volcanes respalda el argumento de los universitarios para que no se autorizan más asentamientos humanos en la zona, que podrían verse afectados por escurrimientos de lava, pero sobre todo por las veloces nubes de vapor y ceniza a altas temperaturas, conocidos como flujos piroclásticos, que pueden desplazarse hasta 50 kilómetros desde el cono.

“Existe un programa de ordenamiento del volcán Popocatépetl y su zona de influenza que dicta una serie de medias y estrategias para que pueda generarse un desarrollo en el que pueda convivir la población con el volcán mientras se toman en cuenta niveles de riesgo, que pueden ser altos, pero que se dan en periodos de tiempo que pueden ser de hasta mil años”, explicó el doctor Moctezuma Barragán.

“Además del programa de ordenamiento hay acciones de gobierno para mitigar el riesgo a la población, pero son desiguales. En las faldas de los volcanes Popocatépetl Iztaccíhuatle y otros volcanes del centro de México hay poblados que están bajo la jurisdicción de los gobiernos de Puebla, Morelos, Estado de México y Tlaxcala, cada uno de los cuales actúa de una manera diferente, por ejemplo, entre 2011 y 2017 el gobierno del Estado de México ha sido muy prudente evitando la expansión de proyectos habitacionales en las  zonas de alto riesgo, pero en el caso del estado de Puebla hay acciones alarmante, como la construcción de un gaseoducto en zonas de alto riesgo, y en el caso de Morelos, la construcción de una termoeléctrica llamada Huesca. Estos son proyectos que están prohibidos por la ley de ordenamiento y que tendrían que ser cancelados”, dijo el profesor e investigador de la UAM.

CUENCAS HÍDRICAS. En 1990 se creó el Programa de Investigación Sierra Nevada (PISN), para investigar y promover alternativas sociales y ambientales para los pobladores de la zona volcánica y ayudarles a enfrentar las presiones del desarrollo urbano.

“Son comunidades tradicionales principalmente agrícolas, dedicadas a la silvicultura y al aprovechamiento de los bosques, con gran arraigo a tradiciones ancestrales y baja densidad de población. Mientras se mantenga la baja densidad poblacional en esta zona son posibles los programas de desalojo durante desastres, pero el grave riesgo con son los proyectos de desarrollo que buscan incrementar la población en la zona, como la autopista Chalco-Nepantla, que iba a aumentar hasta en 250 mil los habitantes en la zona. Esto es algo importante de vigilar porque en esas zonas hay que mantener un crecimiento Cero”, explicó el doctor Moctezuma.  

Una de las líneas de trabajo que más ha impulsado este Programa es el hecho de que los pobladores de las faldas de los volcanes se hagan cargo y reciban retribución por el rescate y conservación de las cuencas hídricas pues más de un millón 600 mil personas depende del agua dulce que escurre por las faldas de los volcanes.

Desde hace 27 años, el Programa es encabezado por la UAM y cuenta con la colaboración de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) y organizaciones civiles como la Pastoral Social del Valle de Chalco, e Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza y la organización Guardianes de los Volcanes.

Imprimir