México tendrá dos sitios más de Memoria de la Esclavitud | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 15 de Julio, 2017

México tendrá dos sitios más de Memoria de la Esclavitud

Registro. El Fuerte de San Juan de Ulúa y Yanga podrían ser nombrados a fines de año, adelanta María Elisa Velázquez, investigadora del INAH. Se sumarán al Proyecto Internacional La Ruta del Esclavo de la UNESCO. “Es una forma de visibilizar la importancia de estas poblaciones en la sociedad mexicana”, añade

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

A.finales de este año México contará con dos sitios Memoria de la Esclavitud: el Fuerte de San Juan de Ulúa y Yanga, ambos ubicados en Veracruz. Estos puntos se sumarán al Proyecto Internacional La Ruta del Esclavo de la UNESCO, iniciativa que busca romper el silencio sobre la trata negrera y la esclavitud de afrodescendientes que existió en todos los continentes.

“México ya tiene inscritos dos lugares: el barrio de Santo Domingo en el Centro Histórico de la Ciudad de México y Cuajinicuilapa en Guerrero. Ahora estamos preparando el expediente de Veracruz porque ahí es fundamental el Fuerte de San Juan de Ulúa y la población de Yanga, que se convirtió en el primer pueblo afro libre en el siglo XVII”, comenta María Elisa Velázquez, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La también recién nombrada Coordinadora Nacional de Antropología del INAH señala que es probable que alisten el expediente de Mata Clara, comunidad veracruzana con importante tradición afrodescendiente ya que en 1570 los antiguos pobladores fueron parte de una rebelión contra la esclavitud.

“La investigación es larga para realizar el expediente, pero Veracruz ya tiene muchas investigaciones, entonces se trata de recopilar los estudios que ya están hechos y hacer un expediente. Después se pide la autorización de los involucrados: comunidad e instituciones, y se pone a consideración de la UNESCO. Todo eso tarda alrededor de un año pero nosotros estamos en un proceso adelantado y pensamos que a finales de este año podría estar listo”, destaca.

— Además de colocar una placa, ¿qué significa ser sitio Memoria de la Esclavitud?

Lo importante es empezar a visibilizar el tema porque no sólo se queda en la develación de la placa y en la redacción de un expediente que se reparte de manera gratuita, sino en crear distintas actividades: conferencias, talleres y publicaciones. Es una forma de visibilizar la importancia de estas poblaciones en la sociedad mexicana.

“Es visibilizar esa historia que a veces está negada y que desconocen las propias comunidades. Es decir, implica hacer acciones de divulgación y valorar el patrimonio afro, luchar contra el racismo porque al conocer los mexicanos que tuvimos una gran participación de personas de origen africano podremos valorar que tuvimos ese pasado, podremos aprender y valorar a esta población”, responde.

AFROS EN EL NORTE. Las poblaciones africanas llegaron a México, principalmente, durante la época colonial, pero no sólo se asentaron en las costas del país, también vivieron en el norte de la República, asegura María Elisa Velázquez,

“Llegaron a Zacatecas, San Luis Potosí e Hidalgo para trabajar las minas, e incluso a Saltillo, Coahuila, en donde el historiador Carlos Valdés de la Universidad Autónoma de Coahuila demuestra a través de un trabajo de archivo la importancia de estas poblaciones durante el periodo colonial. Entonces existían muchas poblaciones dedicadas a la minería y al ganado que afortunadamente ya están siendo estudiados”, detalla la especialista.

Velázquez comenta que existe un caso distinto de la llegada forzada de esclavizados durante el periodo colonial: los múzquiz de Coahuila. “Es una población que llegó a mediados del siglo XIX, eran esclavos que estaban huyendo de Estados Unidos y como en México ya se había proclamado la libertad, durante el gobierno de Benito Juárez se les dieron unas tierras en Múzquiz, Coahuila. Ahí se establecieron como la tribu de negros mascogos y permanecen hasta nuestros días”.

—¿Cuáles es el patrimonio afrodescendiente a proteger?

No hay una lengua como tal, aunque entre los mascogos de Coahuila sí hay una lengua que se está perdiendo, pero entre las otras poblaciones hoy sólo existen palabras de origen africano: fandango, mandingo, choco, chirundo. Pero lo que realmente los distingue son sus prácticas culturales, su tradición de música de baile, la organización social que hay entre ellos y que difieren en cada región porque las poblaciones afrodescendientes fueron distintas en cada punto del país.

En el caso de la Costa Chica, comenta la especialista, hay muchas tradiciones como el Fandango de Artesa, la danza de los diablos, la danza de la tortuga o el levantamiento de la sombra.

GUERRERO. De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI, 1.38 millones de mexicanos se identificaron como afrodescendientes o afromexicanos, la cual representa 1.2% de la población nacional, de los cuales 705 mil son mujeres y 677 mil son hombres. De ese total, Guerrero es el estado que se reconoce con mayor población afrodescendiente con el 7%.

“Eso es importante porque hay otras regiones en donde también existe población afrodescendiente y no hay memoria histórica de eso y por lo tanto no hay reconocimiento de esta historia”, señala María Elisa Velázquez.

—¿Cuánta población africana vivió en México durante la época colonial?

Es difícil tener cifras, casi no hay estudios, censos, padrones muy específicos porque en esa época, en el siglo XIX, no son muy específicos en ese sentido.

—¿De qué países de África eran los esclavos que llegaron al país?

Llegaron a México alrededor de 250 mil sin contar aquellos que arribaron por el contrabando, pero sabemos que venían de la región de Senegambia, son grupos mandingos, engolos, congos, angolas, sabemos que muchos llegaron de África Central y Oriental. Más o menos lo podemos identificar porque en las fuentes nos hablan de un mandingo o de un congo, es decir, sabemos de dónde venían pero quizá tan específicamente no.

Imprimir