Reto a la paciencia: Las películas más largas de la historia del cine | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 15 de Julio, 2017

Reto a la paciencia: Las películas más largas de la historia del cine

Como parte de la edición 37 del Foro Internacional de la Cineteca Nacional se proyecta la cinta Canción de cuna para el misterio trágico, con duración de 8 horas y seis minutos. Crónica hace un recuento de los filmes más extensos

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

El cine es un arte que reta límites. Hay películas desafiantes por su contenido, por su propuesta estética o por su transgresión moral; al mismo tiempo también hay otro tipo de provocaciones, como aquellas que retan la capacidad de atención y paciencia del espectador a través del tiempo.

Algunos directores se toman muy en serio la idea de plasmar la eternidad en el cine con filmes con una duración llevada al extremo absurdo. Como parte de la edición 37 del Foro Internacional de la Cineteca Nacional se proyecta en México la cinta Canción de cuna para el misterio trágico (Hele sa hiwagang hapis, 2016), del aclamado cineasta filipino Lav Díaz, y que tiene una duración de 8 horas y seis minutos. Crónica hace un recuento de los filmes más extensos de la historia, que hacen parecer a filmes como Ben Hur, un cortometraje.

Por muchos años la cinta The Photo-Drama of Creation (1914), de  Charles Taze Russell, tuvo el récord como la cinta más larga de la historia. Se trata de una película religiosa hecha en cuatro países, producida por los Testigos de Jehová, en la cual cuenta en ocho horas la historia de la vida en la Tierra desde la creación del planeta hasta el fin del reinado de los mil años de Cristo, con la finalidad de combatir el ateísmo. Hoy en día, en el recuento hecho en esta edición por Crónica, ocupa el lugar 20.

La japonesa La condición humana (1959) del maestro Masaki Kobayashi, un alegato contra la guerra, de 9 horas y 39 minutos, tuvo que estrenarse en tres partes, aunque era un único filme. Esta última dentro del top 20 de las cintas más largas, en el lugar 14.

Fue la década de los 60 cuando Andy Warhol hizo acto de presencia en el séptimo arte con contribuciones que se volvieron un verdadero desafío. Su carácter experimental lo llevó a filmar algunas excentricidades como Sleep (1963), el seguimiento en una sola toma de John Giorno a lo largo de un ciclo completo de sueño, que entró en el top con el lugar 19; para su película Empire (1964), filmó desde lo alto de un rascacielos la fachada exterior del Empire State Building, desde las nueve de la noche a las tres de la madrugada. Como las seis horas le parecían poco, ralentizó la proyección para que el metraje final del film superase las ocho horas. Él también ocupa el séptimo lugar con Cuatro estrellas (1967), 25 horas de cortos que sólo se proyectó completa una vez, en el sótano del edificio Wurlitzer —ahora demolido— de Nueva York.

El sexto filme más largo de la historia también llegó en esa década. The Longest Most Meaningless Movie in the World (La película más larga y absurda del mundo), elaborado en 1968 a base de escenas de archivo por el inglés Anthony Scott, recortes de otras cintas sin usar y demás materiales de desecho, con una extensión de 48 horas.

En los 70 llegó Apocalypse Now (1979), de Francis Ford Coppola, con sus tres horas y 22 minutos, y Novecento (1976), de Bernardo Bertolucci, con sus cuatro horas siete, nada comparados con la propuesta del mítico cineasta francés Jacques Rivette, en codirección con Suzanne Schiffman, que estrenó en 1971 su filme Out 1, noli me tangere, la historia de dos productoras teatrales que tienen como objetivo realizar dos obras de Esquilo y mientras suceden, un par de historias más. El filme tiene el lugar 13 con un total de 12 horas y 53 minutos, más tarde filmó una segunda parte Out 1: Spectre (1974), de cuatro horas.

Tres de las películas más largas de la historia llegaron en los 80. Está la quinta más extensa que es La cura contra el insomnio (1987), del cineasta experimental John Henry Timmis IV, con una trama que se prolonga por más de tres días (87 horas) para que el poeta L. D. Groban lea frente a la cámara un poema de cuatro mil páginas, interrumpido por pequeños videoclips; también está el décimo sitio para The journey (1987), de Peter Watkin, con 14 horas y 33 minutos, una docuficción que explora el efecto que podrían tener las armas nucleares en nuestro planeta y que es la película estrenada comercialmente en cines más larga de la historia; además estuvo Shoa (1985), que ocupa el lugar 18 con sus nueve horas de metraje, que son testimonio del Holocausto provocado por el nazismo.

Los cineastas experimentales poco a poco fueron aumentando y con ellos sus excéntricas propuestas que se han usado como instalaciones artísticas. La novena cinta más larga de la historia es una extraña versión de Psicosis, de Alfred Hitchcock, hecha por el británico Douglas Gordon (24 hour Psycho), que consistió en un homenaje, al proyectar la película completa a dos cuadros por segundo, para que la película durara exactamente 24 horas. En los 90 también hubo otros filmes largos como Sátántangó (1994) del húngaro Béla Tarr, de 7 horas y 12 minutos.

En casi dos décadas del nuevo milenio se han hecho diez de los 20 filmes más largos de la historia. El filipino Lav Díaz es uno de los protagonistas con filmes como el mencionado Canción de cuna para el misterio trágico (2016), de 8 horas y seis minutos, en el lugar 18; Death in the Land of the Encantos (2007), de nueve horas cuatro minutos, en el 15 y Evolución de una familia (2004), en el lugar 12, con una duración de 10 horas y media.

El chino Wang Bing figura con dos filmes: Al oeste de los raíles (2002), con un documental de nueve horas, ocupa el lugar 16 y Caiyou riji (2008), con una duración de 14 horas, llegó al lugar 11. En el octavo lugar está The clock (2010), de Christian Marclay, una de las cintas experimentales más populares, con 24 horas de homenaje al cine.

En el cuarto lugar está Matrjoschka (2006), de Karin Hoerler, que muestra el viaje de un niño en bicicleta por una calle, casas y garajes, en 95 horas. Solo se proyectó una vez en Frankfurt, Alemania. El tercer lugar es para Cinematón (2011), de Gérard Courant, la película tardó más de 30 años en grabarse y dura 156 horas (más de seis días seguidos), con distintas personalidades: Jean-Luc Godard, Terry Gilliam o Gaspar Noé, en la cual tienen poco más de tres minutos para hacer lo que quieran.

El segundo lugar lo tiene el grupo danés Superflex, que filmó Modern times forever (2011), al que definen como “cine apocalíptico de arte y ensayo” con una duración de 240 horas (10 días) en la cual se recrea la evolución del edificio Stora Enso, en Helsinki, desde su construcción hasta miles de años después de la extinción de la raza humana en la Tierra.

Finalmente, la película más larga de la historia tiene 888 horas de metraje, es decir, más de 37 días. Se llama Logistics (2012), de Erika Magnusson y Daniel Anderson, dos artistas suecos que muestran la duración real del traslado de sus aparatos electrónicos a una tienda de Estocolmo, desde que salen, a miles de kilómetros, de China.

Actualmente el artista sueco Anders Weberg prepara una película experimental de 720 horas. Su nombre es Ambiancé y será estrenada el 31 de diciembre de 2020, se mostrará una sola vez en todo el mundo, a través de internet y luego será destruida, según informó la cadena de Televisión de Suecia (SVT).

 

Imprimir