Muguruza domina a Venus en el Pasto Sagrado | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 15 de Julio, 2017

Muguruza domina a Venus en el Pasto Sagrado

Se convirtió en la segunda española en ganar el torneo de Wimbledon, frustrando el sueño de Williams de alzar su sexto título aquí a sus 37 años

Muguruza domina a Venus en el Pasto Sagrado | La Crónica de Hoy

Dejando los nervios atrás y apretando los puños al final, Garbiñe Muguruza se convirtió en campeona de Wimbledon, tras derrotar en la final a la estadunidense Venus Williams por 7-5 y 6-0 en una hora y 17 minutos y sumó el segundo título de Grand Slam de su carrera.

Venus, de 37 años, buscaba ser la mujer de mayor edad en ganar un título de Grand Slam en la era moderna.

El rey Juan Carlos presenció en la primera fila del palco real el histórico triunfo de la española en la cancha central que la devolverá al quinto puesto del ranking mundial.

Hacía 23 años que una española no se consagraba en La Catedral. Conchita Martínez, actual entrenadora de Garbiñe en este torneo, derrotaba en la final a Martina Navratilova, como Venus de 37 años entonces, para ser la primera española en triunfar en el césped londinense.

El partido se tuvo que disputar con el techo de la central cerrado, debido a una persistente lluvia que comenzó a caer en Londres desde las primeras horas de la mañana. Un primer set parejo que se inclinó por un simple break en el undécimo juego (salvó dos set points) y un segundo parcial en el que hubo una sola jugadora en cancha.

Y así Garbiñe rompió tres veces consecutivas el saque de su rival. Sin ceder el suyo, sin contemplaciones, dictando el juego en la central como si hubiera jugado allí toda su vida. Mostrando la calma necesaria que quizás le faltó hace dos años contra Serena, para ganar ocho juegos consecutivos, algo que nadie podía creer.

El final fue de infarto porque Muguruza, con tres pelotas de partido, reclamó el “Ojo de Halcón” dos veces. Falló en la primera, que se tuvo que repetir, pero acertó en la segunda. Su triunfo estaba sellado y ella, como predijo hace unos días, colocó un nombre español, por fin, en el territorio de las Williams.

Imprimir