Con miniaturización de procesos desarrollan química sustentable | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 17 de Julio, 2017

Con miniaturización de procesos desarrollan química sustentable

Académicos de la Ibero, encabezados por Jorge Ibáñez, generan técnicas de química a microescala en laboratorios de enseñanza. El científico recibirá premio internacional por este trabajo

Con miniaturización de procesos desarrollan química sustentable | La Crónica de Hoy
Jorge Ibáñez Cornejo recibirá el Premio Internacional de Química en Microescala 2017.

Investigadores de la Universidad Iberoamericana han desarrollado procesos más eficientes para el desarrollo de química a microescala, la cual emplea mínimos insumos para la realización de experimentos de laboratorio, en vez de las cantidades empleadas regularmente. Esto permite “miniaturizar” procesos y generar menos contaminantes, además de permitir llevarlos a cabo en las aulas universitarias, señala en entrevista Jorge Ibáñez Cornejo, investigador de la Ibero, quien fue elegido ganador del Premio Internacional de Química en Microescala 2017 por estos trabajos.

El investigador inició en esta área de la química hace 30 años con un enfoque “verde”, es decir, en vez de hacer investigación y docencia con grandes cantidades la disminuyen, pero no al grado dé realizar química de microscopio, sino observable a simple vista.

Si bien entre los principales objetivos de la química a microescala se encuentra el ahorro de sustancias que se extraen en el planeta, también busca la generación de menos desechos y mayor seguridad para docentes y académicos, puesto que a escala pequeña los riesgos en los laboratorios son menores.

“También disminuimos el tiempo de las reacciones, con lo que podemos hacer más en el mismo tiempo; además, reducimos costos y espacios de almacenamiento”. El científico menciona que la química a microescala es de las más sustentables que se pueden alcanzar al generar menos contaminantes, a la vez que se utilizan recursos renovables o sustancias amigables con el medio ambiente.

PANORAMA.  Ibáñez Cornejo —académico del Departamento de Ingeniería y Ciencias Químicas de la Ibero— menciona que la química a microescala ha tenido mucho éxito en los laboratorios de enseñanza, los retos que se mantiene es buscar procesos cada vez más sustentables. Donde el panorama es más complejo, dice, es en el sector industrial, puesto que para las empresas es un gran reto mejorar la  eficiencia, seguridad y sustentabilidad en sus procesos.

“Pensemos que requieren hacer una reacción en un reactor de mil litros, por ejemplo, ¿qué tal si en vez de hacer el proceso común, lo hacemos mejor en un millón de reactores de 1 mililitro? La reacción será más fácil de controlar para así disminuir riesgos, puesto que se monitorea de manera más sencilla lo que sucede y la eficiencia es mejor”.

Pero además hay otro tipo de fenómenos que ocurren en los microrreactores que no suceden en los de mayor tamaño: como el efecto de capilaridad, que es el manejo de la viscosidad. “Un reto importante para las empresas es miniaturizar sus procesos con una salida de volumen igual a la que realizan con los métodos comunes”. 

DE UN LITRO A UNA GOTA. En los laboratorios de enseñanza, el científico menciona que han impactado a más de mil instituciones en México, donde han colaborado con grupos académicos de la UNAM, IPN y UDLA, entre otras. También han logrado llegar a muchas instituciones de diferentes países mediante una red creada con ese propósito. El grupo académico del especialista ha brindado amplia difusión a este trabajo mediante la publicación de siete libros y alrededor de 50 artículos en revistas, agrega.

Pero qué es lo que hacen en los laboratorios de estas universidades. El experto señala que siguen una filosofía de eficiencia ejemplificada de la siguiente forma: “si se necesitan ver las propiedades de un líquido, no se requiere de un litro, sino de un mililitro o una gota”.

En una destilación, agrega, hace varias décadas se utilizaban matraces de un litro o medio litro, el cual se desechaba y desperdiciaba al final del experimento. “Ahora podemos hacer eso en frascos de Gerber, con refrigerantes sencillos y muestras de 20 mililitros, además de utilizar materiales nada complejos que se pueden conseguir muy fácil. Esto además nos ha permitido llegar a comunidades rurales, donde los laboratorios de química son inexistentes o mal equipados, así podemos enseñar química a bajo costo, algo que no se podía hacer antes”.

Jorge Ibáñez Cornejo recibirá el Premio Internacional de Química en Microescala 2017 por parte del Comité Organizador del 9th International Symposium on Microscale Chemistry, que se llevará a cabo del 6 al 9 de agosto en la Universidad de Tohoku, en Sendai, Japón. El reconocimiento se otorga cada dos años por la contribución global al desarrollo y difusión de la química en microescala, la cual es una estrategia de la química verde para cuidar a nuestro planeta.

Imprimir