La UAM pedirá incremento a su presupuesto: Eduardo Peñalosa | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 17 de Julio, 2017

La UAM pedirá incremento a su presupuesto: Eduardo Peñalosa

Entrevista. La comunidad ya ronda los 60 mil estudiantes, profesores y trabajadores, y además en los próximos años tendrá que hacer un esfuerzo muy grande de integración de grupos de investigación para aprovechar sus actuales ventajas

La UAM pedirá incremento a su presupuesto: Eduardo Peñalosa | La Crónica de Hoy
Eduardo Peñalosa dice que innovar significa replantearse el abordaje de problemas con nuevo conocimiento.

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) pedirá un incremento a su actual presupuesto anual de 6 mil 700 millones de pesos, porque su comunidad ya ronda los 60 mil estudiantes, profesores y trabajadores, y además en los próximos años tendrá que hacer un esfuerzo muy grande de integración de grupos de investigación para aprovechar sus actuales ventajas en áreas como inteligencia artificial, energías renovables, desarrollo sustentable y desarrollo social, explicó en entrevista con Crónica el nuevo rector general de esa institución, Eduardo Peñalosa Castro.

Doctor en Psicología, con trabajo en el campo de la psicología educativa, cognición y modificación de la conducta, el hombre que encabezará la rectoría general de la UAM entre 2017 y 2021 dijo que México no podrá entrar a la sociedad del conocimiento con miles de “sabios aislados”, por lo que urge crear redes y puentes entre generadores de conocimiento: científicos, tecnólogos, emprendedores, pero también ciudadanos que poseen conocimientos tradicionales.

Una semana después de que el Colegio Académicos de la UAM aprobó los estados financieros 2016 y de que se aclaró el destino de 185 millones de pesos que no estaban identificados, pero que aparecieron en diferentes cuentas de la universidad, el rector recién electo reitera que no ha habido daños patrimoniales a la institución, pero que la presión presupuestal crece cada año.

Explicó que actualmente su presupuesto total es de 6 mil 900 millones de pesos, pero esto incluye recursos generados por la propia UAM, mientras que el presupuesto que les llega del exterior es de 6 mil 700 millones.

“Nosotros, a partir del programa de trabajo, estamos pensando en un presupuesto para docencia, para investigación y para innovación. Tenemos ya la solicitud y no sabemos cuánto más será, pero vamos a hacer todo para tener un presupuesto más allá de los 6 mil 700 millones de pesos. Ya se entregaron los documentos para la primera etapa y ya estamos buscando las citas con las personas de la Secretaría de Hacienda y Cámara de Diputados, a los que les vamos a hacer énfasis de que no podemos hacer recortes a la educación porque le estaremos haciendo daño al futuro del país. En este esfuerzo nos uniremos a otras universidades públicas para pedir mayor apoyo porque el poder adquisitivo ha bajado, el dólar subió y no podemos estar con el mismo presupuesto que el año anterior”, detalló.

Cuestionado sobre la manera como él entiende el concepto de Sociedad del Conocimiento y su diagnóstico sobre la manera como México ha transitado hacia ese modelo de desarrollo, retoma una idea que ha expuesto en otros foros: el conocimiento pierde fuerza si está aislado.

“El conocimiento está distribuido entre diferentes actores, no sólo lo tienen los científicos, y para que el conocimiento se convierta en soluciones debe sumarse, conectarse”, dice el ex rector de la Unidad Cuajimalpa de la UAM. “Yo creo que es la Universidad la institución que tiene que servir como integradora de todos estos depósitos de conocimiento. No quiere decir que la Universidad sea la que tenga todo el conocimiento, pero sí es la que puede convocar a todos los actores que tienen conocimiento. Hay mucha gente sabia y la verdadera sociedad del conocimiento es conjugar a esos actores que pueden ayudar a muchas cosas, como intervenir en la economía”.

INTEGRACIÓN E INNOVACIÓN. Eduardo Peñalosa explica que, para él, innovar significa replantearse el abordaje de problemas a partir de nuevo conocimiento. En ese sentido, vuelve a retomar su idea de que, para aprovechar las áreas de fortaleza que ya tiene la UAM, es importante acabar con el aislamiento de grupos de trabajo y fomentar las redes o asociaciones con otros grupos de investigación.

“Aquí en la UAM tenemos expertos en fuentes alternativas de energía, por ejemplo, la producción de etanol de vegetales. Estos grupos pueden trabajar estrechamente en el mejoramiento de los combustibles actuales, al combinar gasolina con etanol, como ya contempla la Norma Oficial que permite usar hasta 10 por ciento de etanol en la gasolina. Hay muchas áreas en las que podemos enseñar a los jóvenes a trabajar conjuntamente varias disciplinas para atender problemas, por ejemplo, los que plantea el cambio climático o las áreas de oportunidad que se abren en inteligencia artificial, movilidad autónoma -con vehículos autónomos- o automatización de procesos.

“En la UAM tenemos muchos expertos, pero hay muchos conocimientos que están separados, que están aislados y tienen dificultades para vincularse con su aplicación. Nosotros trataremos de ayudar a vincular esos conocimientos para que la universidad cumpla una de sus funciones: aprovechar el conocimiento para resolver problemas de la sociedad”, añadió.

Cuando se le pregunta sobre la complejidad que tiene el encabezar la rectoría general de la UAM, dado que esta universidad tiene cinco unidades y cada una tiene un rector, además de que en cada una de ellas hay órganos colegiados que toman decisiones y en los que hay duros debates con posiciones muy encontradas, el doctor en Psicología dice que sí identifica todos los días maneras diferentes e incluso opuestas de ver las cosas, pero que las debe integrar a partir de una filosofía de que el conocimiento se construye gracias a puntos de vista complementarios.

“Hay que aprender que hay muchos puntos de vista. Algunos puntos de vista sí llegan a ser injustos, otros pueden ser sesgados y de eso también aprende uno, pero en aquellas que sí señalan un problema real hay que rectificar. ¿Qué se siente ser rector general? Es mucho compromiso, a veces se siente injusticia y a veces se siente mucho estrés porque uno toma decisiones que afectan a cuna comunidad de casi 60 mil personas, pero hay que iniciar e intentar cambios”, concluyó. 

 

Imprimir