El socavado INE - Wilfrido Perea Curiel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 18 de Julio, 2017
El socavado INE | La Crónica de Hoy

El socavado INE

Wilfrido Perea Curiel

Ahora que se ha tornado una moda hablar de 1988, es conveniente recordar que ante la dimensión que alcanzó esa crisis política, Carlos Salinas se comprometió a llevar a cabo una profunda reforma electoral, de la cual cristalizó, a principios de los años noventa, una prometedora institución poseedora de la confianza ciudadana para hacer frente a unos de nuestros grandes demonios: el fraude electoral. El surgimiento del Instituto Federal Electoral es, ante todo, un triunfo de la sociedad mexicana en su aciago paso hacia la democracia, ciertamente su constitución fue un hito en la crónica contemporánea de este país. 

La institución insignia de la democratización, como lo fue el entonces IFE, se empezó a resquebrajar, básicamente a partir de las elecciones del 2 de julio del 2006, con la remoción del consejero presidente después de los resultados. La perspectiva histórica se impone, ésa fue una lamentable decisión y le causó un gran daño a la institución. A partir de ese momento, el Instituto Electoral queda preso de la llamada partidocracia, con lo cual paulatinamente ha ido perdiendo su principal valía: su independencia. Ciertamente, desde antes los consejeros ya eran seleccionados como cuotas de los institutos, pero en esa coyuntura se abrió la puerta para que quedara supeditado a los intereses de las fuerzas políticas.

Quizá pueda sonar muy fuerte tal aseveración, pero precisamente ha sido el tema de fiscalización de los recursos a los partidos políticos, donde el ahora INE ha tenido sus grandes debilidades. Puede resultar estridente, pero basta leer la prensa para percatarse cómo el viernes anterior el consejero Marco Antonio Baños se convirtió virtualmente en un eficiente defensor de los intereses del PRI.

En la víspera de las elecciones del reciente 4 de junio, el consejero presidente, Lorenzo Córdova, dijo que el país estaba listo para vivir un verdadero festival democrático, que todo estaba listo para unos comicios ejemplares. Evidentemente esto no fue así, en esa jornada tuvieron lugar todo tipo de excesos y, claro, la ciudadanía se enfada cuando el árbitro dice que no vio falta alguna

Es pertinente recordar los resultados que arroja la reciente encuesta de GEA-ISA (junio 2017) sobre el posicionamiento y credibilidad del INE. El 45% de los ciudadanos desaprueba la labor realizada por el INE, y el 49% cree que no garantiza la imparcialidad en las próximas elecciones federales; un 42% considera que no cumple su función.

El INE está en crisis y la manera como han manejado los expedientes de los casos Coahuila y Estado de México no va a mejorar esa percepción, por el contrario, ha dejado más dudas que certezas. Pero la crisis no solamente es de imagen, el seno del Consejo parece estar roto, no podría ser de otra manera, si al final del día, de alguna manera, los consejeros responden a los intereses de las fuerzas que los votaron en la Cámara de Diputados. Ahí tienen a Ricardo Anaya y a Enrique Ochoa, operando personalmente sin rubor la semana pasada en el propio búnker de Tlalpan.

El INE ha dejado de ser un instrumento de la ciudadanía para garantizar una democracia de calidad y se ha erigido en un instrumento más de control, con los que cuenta la partidocracia. El INE padece una enfermedad crónica y degenerativa, de hecho lleva años acusando decadencia y apartándose de la sociedad mexicana. Un gran proyecto de origen que quizá nunca tuvo una oportunidad plena para desplegar su autonomía.  Ahora está convertido en un espacio de recreación de una burocracia dorada e insensible.

Lo que subyace en este embrollo es la cuestionable calidad del árbitro electoral. Con este Consejo vamos a encarar la sucesión presidencial del año venidero, los signos son inquietantes, juzgue usted, por ejemplo, quién encabeza la instancia fiscalizadora del INE: Eduardo Gurza Curiel ha sido señalado de mantener una insana cercanía con el PRI, ya que fue parte del Consejo Directivo de Banobras en la administración de Alfredo del Mazo.

pereawilfrido@me.com

 

Imprimir

Comentarios