S&P mejora calificación de largo plazo para México | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

S&P mejora calificación de largo plazo para México

De acuerdo con Standard & Poor’s Global Ratings, la evaluación pasó de “negativa a estable”, particularmente en la deuda del gobierno

La calificación de largo plazo de México pasó de negativa a estable en las evaluaciones de Standard & Poor’s Global Ratings. Esta revisión de la perspectiva económica de largo plazo de México reconoce particularmente la mejora en la trayectoria de la deuda del gobierno mexicano.

La revisión refleja el riesgo cada vez menor en el nivel de deuda directa gubernamental, combinado con su evaluación futura de potenciales pasivos contingentes (especialmente de empresas públicas no financieras), pueda empeorar de manera significativa su evaluación general de deuda durante los próximos 24 meses.

“Esperamos que el nivel de deuda del gobierno de México oscile en torno a 45 por ciento del PIB durante este año y el próximo, y que se mantenga por debajo de 50 por ciento en los próximos dos años”, señaló la calificadora internacional en un reporte.

Al mismo tiempo, S&P confirmó las calificaciones soberanas en moneda extranjera de largo y corto plazo en escala global, de BBB+ y A-2, respectivamente, y en moneda local de A y A-1 de México.

Apuntó, además, que su escenario base es que México, Estados Unidos y Canadá lleguen a un acuerdo sobre un nuevo tratado comercial que mantenga en gran medida los vínculos entre los tres países y que apuntale la economía de la región.

Al mismo tiempo, S&P confirmó las calificaciones soberanas en moneda extranjera de largo y corto plazo en escala global de ‘BBB+’ y ‘A-2’, respectivamente, y en moneda local de ‘A’ y ‘A-1’ de México.

La evaluadora consideró que la rápida reacción de las autoridades gubernamentales mexicanas a los recientes shocks negativos, como la depreciación de la moneda a finales de 2016, disminuirá el reciente ritmo acelerado de acumulación de deuda y ayudará a estabilizar el nivel de deuda del gobierno.

Refirió que la deuda neta del gobierno general superó 44 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2016, por encima de aproximadamente 40 por ciento de 2014.

Ahora espera que el nivel de deuda del gobierno general oscile en torno a 45 por ciento del PIB este año y el próximo, y que se mantenga por debajo de 50 por ciento en los próximos dos años.

“Proyectamos que la deuda del gobierno general aumente poco más de 3.0 por ciento del PIB anualmente, en promedio en los próximos tres años, y que la carga de intereses (intereses sobre ingresos) del gobierno general se mantenga por debajo de 10 por ciento”, abundó.

Imprimir