Peligra bosque de niebla en Xilitla, San Luis Potosí, por proyecto forestal | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Peligra bosque de niebla en Xilitla, San Luis Potosí, por proyecto forestal

El permiso fue otorgado con errores técnicos, como si sólo tuviera pinos y encinos, sin considerar que es refugio de decenas de especies: Roberto Pedraza

A pesar de que en México el bosque de niebla o bosque mesófilo de montaña ha sido reducido a menos de 1 por ciento del territorio nacional, dos mil hectáreas de ese ecosistema que alberga puma, ocelote, venado, coatí, árboles de 35 metros de altura, orquídeas y bromelias podrían desaparecer por un permiso de aprovechamiento forestal expedido por la delegación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en San Luis Potosí, informaron biólogos de la organización no gubernamental Grupo Ecológico Sierra Gorda.

En entrevista con Crónica, Roberto Pedraza, jefe del Programa de Tierras de Conservación del Grupo Sierra Gorda, explicó que el permiso de explotación forestal fue otorgado con graves errores técnicos como si el bosque fuera únicamente de pinos y encinos y sin considerar que es refugio de decenas de especies en riesgo, como anfibios y aves endémicas.

“Lo que hace especial a este bosque es que, como toda la huaesteca Potosina ya ha sido deforestada, en la parte alta de la montaña del municipio de Xilitla queda este macizo boscoso sin tocar y que representa uno de los últimos refugios para las especies que habitaron toda la Sierra Madre Oriental”, indicó Roberto Pedraza, quien dijo que esta información ya fue enviada a la Presidencia de la República, pero que el trámite fue canalizado hacia la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), pero correspondía enviarlo a Semarnat porque la tala todavía no empieza y se puede revocar el permiso de explotación.

El lugar donde se autorizó el aprovechamiento forestal es el ejido Soledad de Zaragoza, dentro del Municpio de Xilitla. Colinda con la Reserva de la Biósfera de Sierra Gorda, protegida por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp). Las comunidades del ejido son personas de bajos ingresos económicos pero –más allá del grave impacto biológico que provocaría el programa de aprovechamiento forestal-- uno de los problemas que los biólogos de Sierra Gorda observan en el Programa de Manejo Forestal es que no especifica cómo será distribuido el retorno económico.

“Es un documento muy amañando y muy pobre. Seguramente van a ganar muy pocos con este proyecto”, agrega Pedraza Ruiz.

Según los denunciantes que escribieron a la Presidencia de la República y a la delegación de Semarnat en San Luis Potosí, el listado de flora que fue presentado para obtener los permisos es “raquítico y tendencioso” porque presentan esta zona como un bosque de pino-encino sin gran riqueza biótica.

El estudio no menciona que en las 2 mil hectáreas que se busca aprovechar hay porciones de bosques mesófilos y omite destacar la presencia de especies de plantas que viven arriba de los árboles como bromelias, orquídeas y animales que aparecen en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación (IUCN por sus siglas en inglés), como el Chivizcoyo (Dendrortyx barbatus), la codorniz silbadora (Dactylortyx thoracicus), el ajol (Penelope purpurascens), el tecolotito serrano (Glaucidium gnoma) y el micro-endémico tecolotito tamaulipeco (G. sanchezii).

En un oficio enviado el 15 de junio de 2017 a la delegada de Semarnat en San Luis Potosí, Libia Santa Ana Castro, se le explica que la aplicación del programa de aprovechamiento autorizado por su oficina también tendría efecto sobre la captación y abasto de agua dulce de otras comunidades del municipio de Xilitla.

“En este momento no puede actuar Profepa porque todavía no empiezan los derribos, pero lo que estamos pidiendo es que se revoque el permiso antes de que se haga un daño a estos bosques que se han conservado por siglos y que serían una pérdida irreparable”, añadió el jefe del Programa de Tierras de Conservación del Grupo Sierra Gorda.

Imprimir