En 2018, hay que retomar inercia de crecimiento del presupuesto de ciencia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

En 2018, hay que retomar inercia de crecimiento del presupuesto de ciencia

José Luis Morán, nuevo presidente de la AMC, dijo que la institución apoyará las iniciativas dirigidas a que aumenten recursos para el sector. “Sería lo mejor, pero el avance más importante ya se dio”: Cabrero

Con la toma de posesión de José Luis Morán y entrega de premios, la AMC inició su Año Académico.

El gobierno federal ha mostrado una visión positiva del desarrollo científico y tecnológico que requiere el país para transitar hacia una sociedad y economía del conocimiento, lo cual se ha reflejado en el impulso a las actividades científicas, tecnológicas y de innovación. “Desgraciadamente ese impulso inicial disminuyó en el último año, con reducciones importantes al presupuesto de Conacyt”, manifestó José Luis Morán López, nuevo presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), quien tomó posesión ayer en el Auditorio Galileo Galilei de la institución.

Durante su discurso dijo que frente a este escenario y desde la AMC “debemos apoyar cualquier iniciativa que reclame regresar, al menos, al presupuesto para ciencia de 2015”. Después de la ceremonia, el físico potosino —primero en su estado en dirigir la institución que conjunta al gremio científico más importante del país— señaló que para ello la institución busca mayor acercamiento con la Cámara de Diputados “para hacerlos sensibles de que en temas de educación, ciencia y tecnología no se puede ir para atrás, que la inversión siempre debe ir en aumento para alcanzar los niveles que se necesitan en el país”.

De regreso a su discurso en el marco del inicio del LVIII Año Académico de la AMC, Morán enfatizó que la investigación científica requiere tiempo para desarrollarse, por lo cual es necesario poner en marcha una estructura transexenal a la administración de ciencia y tecnología para dar continuidad a la política científica nacional.

Durante su intervención, Enrique Cabrero Mendoza, director de Conacyt, abordó estos dos temas. “Este año de ajuste presupuestal nos duele a todos. A toda la autoridad gubernamental le pareció una decisión dolorosa y complicada. Ojalá para 2018 regresáramos al presupuesto de 2015, hasta más si se puede, seguro hay esa voluntad”. Aun así, añadió, este año sigue siendo, en términos reales, el más alto de inversión histórica en el sector de este gobierno federal.

“Rompimos una buena racha que inició en 2013 con incremento del casi 10 por ciento del presupuesto anual para el sector y desde ese año hasta este, en términos reales, el gasto ejercido en ciencia y tecnología fue 39 por ciento superior al que se dio en el sexenio pasado”.

El director de Conacyt puntualizó además que si bien la inversión del 1 por ciento del Producto Interno Bruto a ciencia y tecnología es un porcentaje aspiracional que se veía cerca y se alejó, no será alcanzable sin mayor inversión del sector privando en este sector.

Si bien recordó que para 2018 se espera un recorte menor en el presupuesto federal, esperan que se recupere parte del crecimiento que se había alcanzado en los primeros años de la administración federal. “Sería lo mejor, pero independientemente de si restablecemos la inercia de los últimos años, el avance más significativo se logró los primeros cuatro años de este sexenio, puesto que diversos proyectos y obras de infraestructura transcurrirán este y el próximo año con un nivel de demanda menor, porque son inversiones que no requieren montos todos los años. De cualquier forma ojalá tengamos buenas noticias”.

Refirió además que para mantener una continuidad en la política de ciencia y tecnología que impacte en la sociedad y la economía mexicana, es vital que los presupuestos de ciencia no estén sometidos a los vaivenes causados por “varios factores”. Por ello, “debemos de buscar la manera de dar un mayor blindaje a la política de ciencia y tecnología, con una visión de largo plazo y nivel de autonomía”.

Sobre la estructuración de un plan transexenal, dijo que la AMC, UNAM, ANUIES y otras instituciones han convocado a foros de discusión respecto a qué hay que hacer en la realización de propuestas para que la política científica no esté sujeta a los vaivenes políticos y de presupuesto que cualquier gobierno sufre a lo largo del tiempo. Enfatizó que los países emergentes exitosos se han comprometido a llevar a cabo proyectos de 20 o 30 años en esta área.

IGNORANCIA. Por otra parte, durante su discurso en el acto más importante de la AMC, el presidente saliente de la institución, Jaime Urrutia, manifestó su preocupación por la paradoja que vive la sociedad del conocimiento y la necesidad de la ciencia para el desarrollo de las naciones. Es una paradoja relacionada con el rápido desarrollo científico y tecnológico y el impacto que tiene en la sociedad, dijo.

El mundo moderno, agregó, está basado en los avances de la ciencia y tecnología, pero paradójicamente, la mayor parte de la sociedad entendemos poco de ellas. “Es una mezcla explosiva entre el poder que ahora tiene la ciencia y la ignorancia, una combinación perniciosa”. 

La ciencia, tecnología e innovación son los motores de la economía y las fuerzas más dinámicas de transformación, entonces, “la conclusión es simple: construir las capacidades e infraestructura en ciencia es generar las herramientas para el futuro”.

Reforma Educativa

Durante su participación en el inicio del LVIII Año Académico de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), el secretario de Educación, Aurelio Nuño, refirió que dentro del nuevo modelo educativo se ha solicitado el apoyo de expertos de ésta y otras academias e instituciones para revisar los contenidos de los planes de estudio de las Escuelas Normales y de los Libros de Texto Gratuito.

“La AMC revisará los contenidos de ciencias naturales y matemáticas, trabajo que también llevará a cabo la Academia Mexicana de la Lengua en la revisión que asegure que los libros están bien escritos, además de analizar los contenidos de la materia Español. A su vez, la Academia Mexicana de Historia realizará lo propio en el área”.

Durante el acto también se dio la bienvenida a los nuevos miembros de la Academia y se entregaron los Premios Weizmann, los Premios de la AMC a las mejores tesis de doctorado en Ciencias Sociales y Humanidades 2016 y las ganadoras de las Becas para Mujeres en las Humanidades y las Ciencias Sociales 2017.

Imprimir