El declive del PRD en la CDMX - Wilfrido Perea Curiel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 01 de Agosto, 2017
El declive del PRD en la CDMX | La Crónica de Hoy

El declive del PRD en la CDMX

Wilfrido Perea Curiel

Una encuesta del cotidiano Reforma, publicada el domingo anterior, presenta a Morena con el 34% de la intención del voto para el gobierno de la Ciudad de México, que estará en juego en 2018. En un lejano segundo lugar aparece el PRD con 17%, es decir, la otrora fuerza hegemónica en la capital apenas alcanza la mitad de lo que trae el partido de López Obrador. En tercer sitio se ubica el horizonte de los llamados independientes con 16 por ciento. Habría que destacar que hasta el cuarto sitio está el PAN, con 14%, y muy rezagado en el quinto queda el PRI, con apenas 8% de las preferencias.

En el reactivo acerca de la simpatía que pudiera cobrar un frente opositor entre el PAN y el PRD, el 60% de los electores capitalinos consultados dijo que no respaldaría tal alianza, en tanto un 35% ve con buenos ojos esa posibilidad.

Morena es desde 2015 la primera fuerza política en la CDMX y ahora consolida su presencia. Para decirlo en otras palabras, la ciudad capital es el principal bastión a escala nacional con el que cuenta AMLO para su proyecto 2018. Una entidad estratégica, la más ruidosa caja de resonancia, lo que sucede en la referida ciudad repercute en todo el país.

Los grupos clientelares que históricamente ha traído el PRD paulatinamente se han sumado a Morena. En perspectiva, el perredismo sufrirá más desprendimientos; de hecho, algunas tribus operan como troyanos con el afán de descomponer más el ambiente interno del sol azteca. Otros grupos, como el de René Bejarano, IDN, en realidad atienden intereses propios que poco o nada tienen que ver con la dirigencia del PRD: Este partido tiene agujeros por todas partes y luce desdibujado en el territorio que fuera el núcleo de su fuerza.

Tal parece que el corazón de la CDMX es rojo y late del lado izquierdo. Ahora que está de moda la elección de 1988, cabe recordar que, en el entonces Distrito Federal, Salinas perdió estrepitosamente, de cada 4 votos, 3 fueron para el FDN. Nueve años después, apenas los capitalinos pudieron elegir a sus gobernantes, el PRD se apoltronó en la Jefatura de Gobierno y ahí se ha mantenido, hasta este momento.

Lo que nos sugiere el citado estudio es que la ciudadanía capitalina sigue simpatizando con la izquierda, pero que ya no ve al PRD como su mejor representante. Es natural que suceda tal degaste después de veinte años de gobierno en una demarcación tan compleja como la CDMX. A lo anterior hay que agregar la severa crisis de operación, de identidad y de organización que arrastra el perredismo desde hace algunos años.

Lo que ahora ocurre es un proceso degenerativo acumulado. La rentabilidad electoral del sol azteca toca fondo, por ello, para su supervivencia —la de la actual dirigencia— es central subirse al tema del llamado Frente Amplio, sólo así podría en las actuales condiciones volver a ser protagonista de algo importante, aunque paradójicamente esta pretensión termine por romper más al partido y arrojar a sus simpatizantes decepcionados a los brazos de Morena. Por lo pronto, la división doméstica es tal que las tribus ya hablan del relevo de Alejandra Barrales, buscan algo así como el interino del interino del interino. Alguna vez Agustín Basave dijo acerca del PRD que sencillamente era ingobernable. 

Las dirigencias de los partidos, en general, son muy proclives al autoengaño y el PRD no es la excepción: hace apenas unas semanas se emocionaron por lo que dijeron que fue una heroica gesta la de Juan Zepeda en el Estado de México. Celebraron como si hubieran ganado la gubernatura y dijeron que, electoralmente hablando, habían regresado a ser competitivos. Esa fantasía de verano ya se diluyó, las encuestan dicen otra cosa, sugieren focos rojos para un partido que enfrenta la más severa crisis de su historia y que está en la ruta de consolidarse como un destacado miembro de la chiquillada.

pereawilfrido@me.com

 

Imprimir

Comentarios