Hacia atrás... ni para tomar impulso - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 02 de Agosto, 2017
Hacia atrás... ni para tomar impulso | La Crónica de Hoy

Hacia atrás... ni para tomar impulso

Marielena Hoyo Bastien

No se equivoquen señores y señoras legisladores…

Para evitar mordidas o lamentables muertes a causa

de una virulenta reacción perruna, la solución no está

en enlistar razas de perros mal juzgados como

“potencialmente peligrosos”, ya que ni sus diferentes

tipos ni la misma especie son EL PROBLEMA, mismo

 que realmente radica en sus irresponsables y ruines

“propietarios” como resultado del mal trato y falta de

bienestar que sus animales padecen. Dado lo anterior,

sugiero mejor regular y relacionar a los muchos

humanitos, esos sí categóricamente funestos y

explosivos, a fin de que no se les permita tener la

custodia de ningún animal.

La lista seguramente será interminable.

 

A causa del espacio hoy solamente introduciré tres temas más que me han venido ocupando y preocupando, y que aunque merecen ser tratados a mayor detalle, de momento únicamente los tocaré por encimita. Me refiero, uno, a celebrar la aprobación que por naturaleza y congruencia ayer se dio en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, por la que queda terminantemente prohibido el uso y explotación de mamíferos marinos en la CDMX. ¡Me revienta el corazón de felicidad!

Un segundo punto va sobre la iniciativa que el pasado 25 de julio presentó el asambleísta por MORENA, Alfonso Suárez del Real, propuesta que aunque presenta algunos puntos muy atinados o de corrección a la capitalina Ley de Protección a los Animales, asimismo contiene una disposición infranqueable… absolutamente NO NEGOCIABLE… y que desde el sector protector impediremos que se apruebe. Punto. Se trata de un brinco en retroceso, al permitir nuevamente que “particulares”, unos centros de nueva creación y ambiciosa denominación, así como los antirrábicos (regidos ya por específica Norma Oficial Mexicana) y las Clínicas Veterinarias de las demarcaciones territoriales, puedan donar, vender, rentar o criar, según cada caso, animales vivos y/o cadáveres para hacerlos presa de prácticas estudiantiles y de investigación, esta última también tutelada por explícita NOM. Lo anterior trasluce completo desconocimiento en la materia por parte del legislador, al que conminamos, sí o sí, a informarse y dar marcha atrás, si no quiere terminar duramente descalificado, como de hecho ya lo está siendo, al igual que el partido al que representa, en las redes sociales, pero…

No todo el proyecto estuvo mal. Sin duda resulto muy atinado el cambio de término para definir el abuso sexual sobre los animales, que aunque contemplado por la Organización Mundial de la Salud como una parafilia (bestialidad), de todas formas denominarlo como “zoofilia” era un inmenso error dada la etimología de la palabra, que recurrida así por cualquier abogado impediría marcar un delito sobre quien la practicara, hecho que por cierto, referido como estaba, nos hacía delincuentes a todos los amantes de los animales. Ahora queda como ZOOERASTIA.

Como un tercer aspecto, envío fuerte acometida con dedicatoria al titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro Bélchez, toda vez que hace apenas unos días aseguró, en contra de lo dictaminado por expertos, que en lugar de 30, la población de vaquita marina en el Golfo de California era en realidad de 100 ejemplares, desmintiendo con ello a los científicos del CIRVA, o sea, del Comité Internacional para la Recuperación del elusivo y escasísimo cetáceo, además, endemismo mexicano.

No contento con tamaño pronunciamiento, que gracias a Dios no tuvo el impacto mediático que se esperaba, el funcionario agregó que una a una, tales marsopas se capturarían para ser enviadas “paulatinamente” a una “reserva en la Unión Americana” (Excélsior 21 de julio del 2017), lo que me obliga a exigirle acreditar su dicho o humildemente retractarse, ya que como interpreto de lo que bien le citó en carta abierta la Sociedad Mexicana de Mastozoología Marina, de lo contrario estaría sumando un problema más al de por sí polémico rescate, pero lo más grave, insisto, desmintiendo a los científicos y con ello causando enorme confusión en la opinión pública, partiendo de que las declaraciones no provinieron de una persona cualquiera, sino del encargado de poner la ley al servicio de la naturaleza. ¿Habrá respuesta? Dejémoslo al tiempo, aunque conociendo la capacidad de este personaje para mimetizar o negociar sus fallas y compromisos, poco es lo que se puede esperar.

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios