Gobiernos de coalición: Ley Döring - Sergio González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 02 de Agosto, 2017
Gobiernos de coalición: Ley Döring | La Crónica de Hoy

Gobiernos de coalición: Ley Döring

Sergio González

En mi TRAS BANDERAS del pasado 28 de junio enlisté los esfuerzos legislativos visibles para reglamentar la nueva figura constitucional del Gobierno de Coalición. En el Congreso de la Unión, las iniciativas de Aureoles 2014 y Döring 2017 y en las legislaturas locales, las ya vigentes leyes de Puebla 2016 y de la CDMX 2017.

Hoy abordo la propuesta del Diputado Federal panista Federico Döring de hace unas semanas, pues encarna el mejor esfuerzo de regulación sistemática con vocación de exhaustividad, seriedad política y sustento jurídico constitucional; se hace cargo, además, y propone cómo resolver el reto de que el nuevo método puede generar turbulencias en la gobernanza y en la legitimidad de un régimen presidencial que enfrenta el ocaso de su configuración actual, para superar por fin los gobiernos divididos en los que el Ejecutivo federal enfrenta parálisis legislativa por la dispersión política y numérica de las fuerzas parlamentarias.

Döring alega que en el mundo no hay sistemas presidenciales o parlamentarios puros sino sistemas híbridos y declara que incluso ya se da el caso en algunos países, como Francia, en los que el sistema puede operar de forma más presidencial o más parlamentaria de acuerdo a los resultados electorales del partido en el gobierno y a la decisión que sobre ese contexto político electoral tome el presidente de la República.

El diputado federal por la CDMX dice que su propuesta establece un marco de cooperación institucional en el contexto de la separación de poderes que dispone la Constitución (relaciones interorgánicas), con la comunicación sistémica entre ellos a través de los partidos políticos como mandato de los electores y que, además, busca transformar la naturaleza unipartidista del proceso de toma de la decisión política, de su ejecución y de su evaluación en el seno del Poder Ejecutivo (relaciones intraorgánicas), para integrar la participación de otros actores que no son miembros del partido en el gobierno.

Con un fuerte sustrato conceptual y filosófico, la iniciativa declara que su ley configura el carácter colegiado del gobierno, se inscribe en el contexto de un cambio político hacia formas cada vez más democráticas del proceso de gobierno mediante su desconcentración y para garantía de ello la propuesta establece las competencias colegiadas del gabinete en cada uno de los procesos indicados, asegurando siempre que el Presidente mantenga su cualidad de titular del Poder Ejecutivo de la Unión con competencias constitucionales indelegables.

Quizá el elemento distintivo del texto de Döring es una nueva concepción del gobierno al establecerlo como una construcción distinta, funcional y orgánicamente, a la de administración pública, pues en la iniciativa, el concepto de gobierno implica que los secretarios de despacho actúan no sólo individualmente sino también en gabinete bajo el principio de responsabilidad política colectiva.

Este mero rediseño filosófico y normativo, pariente de la parlamentarización del presidencialismo, sería suficiente por sí mismo para revolucionar el despliegue cotidiano de la función pública al separar el gobierno de la administración pero la iniciativa ofrece más y mejores motivos para ponderarla con más atención, que veremos en entregas posteriores.

gsergioj@gmail.com

@El_Consultor_

Imprimir

Comentarios