Disciplina financiera - Luis David Fernández Araya | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 03 de Agosto, 2017
Disciplina financiera | La Crónica de Hoy

Disciplina financiera

Luis David Fernández Araya

El sector público, después de 9 años presentó superávit en las finanzas públicas en el primer semestre de 2017, lo que responde a los ajustes del gasto e ingresos que no estaban presupuestados, así como a los ingresos remanentes del Banco de México. Pero la pregunta que se deriva para muchos mexicanos es, ¿de qué nos sirve dicho saldo positivo?

Un gran reto siempre de la economía y de las finanzas públicas radica en traducir el lenguaje técnico a uno más accesible, con esto no digo que no se deba reconocer los avances de la ciencia económica en su vertiente de finanzas, en su aporte a la sociedad con diversas categorías y técnicas que permitan lograr lo que hoy estamos viendo desde 2008, donde después de la crisis financiera mundial no alcanzábamos un superávit en las finanzas.

Sin duda, se está en el camino correcto de la meta planteada de consolidación fiscal, previsto en el programa económico del presente año, lo que podrá traducirse en menor nivel de deuda que busca la disciplina financiera. Todo esto, sin mayores matices proviene de un gran trabajo realizado por la Secretaría de Hacienda en combinación de varios esfuerzos de diversas dependencias y sectores.

Pero decíamos en un principio que de nada valdrá sino se esto no se lleva a un lenguaje accesible para la población y el mejor terreno para que así sea es que la sociedad lo perciba a través de elementos palpables, esto es, que el gobierno de cualquier orden trabaje en la capacidad de gasto, que este sea eficiente, eficaz con los objetivos planteados, que se cumplan.

Porque de nada servirá si no acompañamos a la disciplina financiera, a la consolidación fiscal, a la reducción de deuda con una mejoría en el gasto, donde la transparencia y rendición de cuentas pasen de ser una moda administrativa y se conviertan en una realidad permanente. Donde la población corrobore que el gasto en educación, seguridad, programas sociales, alcanza lo propuesto, donde más allá de tecnicismos financieros se entienda que la mejor forma de decirle a un ciudadano que todo eso que se llama disciplina financiera juega a su favor, se traduce en logros materiales que tanta falta hacen. Que se logran convertir en pisos firmes para la población, en acceso a la educación, que se convierte en más salud, en mejores servicios, en más seguridad, en mayores oportunidades de empleos, en mayor credibilidad en la labor pública, en mejores servidores públicos, en mejores condiciones de vida en general.

A eso me refiero cuando digo que la disciplina financiera debe traducirse en lenguaje accesible para todos y no hay mejor forma de expresarlo que el de los hechos, que el de los logros a favor de aquella parte de la población que históricamente no solo no tiene acceso a los términos técnico financieros, sino que no logra ver convertido todos estos avances en realidades. Sin dejar de reconocer el paso positivo en lo financiero es tiempo de bajarlo a los hecho.

twitter: @luisdavfer

Imprimir

Comentarios