Amplía su legado... Se corona Farah tricampeón mundial en los 10 mil metros | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 05 de Agosto, 2017

Amplía su legado... Se corona Farah tricampeón mundial en los 10 mil metros

Amplía su legado... Se corona Farah tricampeón mundial en los 10 mil metros | La Crónica de Hoy

Pareció ser una noche conocida, sólo que cinco años después. Y sólo faltaban unos minutos en el reloj para que la fecha fuera exacta. El Súper sábado 5 de Agosto de 2012 no se quedó en el tiempo, sobrevivió para recordar apenas minutos antes de las 12 de la noche del 4 de Agosto de 2017, la más gloriosa jornada en la historia del deporte británico… Entonces, como anoche, el lugar fue el mismo, la prueba estelar fue la misma y el héroe sangrando del pie derecho, llegó a tierra prometida de la misma forma, en medio del delirio…

El tetracampeón olímpico y hasta entonces cinco veces campeón mundial, Mohamed Farah, Sir Mo Farah, se lanzó casi con estrépito a recorrer los últimos quinientos metros mientras mordía la orilla de la pista con su pie izquierdo, trastabillando como si le hiciera falta más drama a la ya de por sí dramática competencia.

Y luego, apenas sonaba la campana para el recorrido final, fue un galgo en el tartán, recorrió esos 400 metros como si en ellos le fuera la vida y apenas 50 y algo segundos después, cruzó la meta para despedirse de una de las dos pruebas de su vida, los 10 mil metros, alcanzando el tricampeonato mundial y su quinta victoria global en la competencia que ha dominado desde 2012…

El cronómetro quizá se detuvo algo lejos del récord mundial, 26 minutos, 49 segundos y 51 centésimas (26:17:53 K. Bekele, Berlín 2009), pero fue su mejor marca en más de media década, mientras los casi 60 mil aficionados presentes en el Estadio Olímpico de Stratford en West London, ampliaban el estallido de una ovación que ya se había extendido los últimos dos minutos de la prueba…

A sus 34 años, Mo Farah volvió a ser el rey de la noche, venciendo a sus furiosos oponentes, algunos a quienes casi les doblaba la edad y que en conjunto, etíopes, ugandeses y kenianos, le complicaron la noche aun cuando en las primera vueltas Farah se había instalado en la comodidad de una “no urgente” arrancada varias zancadas atrás del grupo puntero, que luego de atacar para recorrer los primeros mil metros en poco más de 2 minutos, lo esperó y forzó a integrarse a la pelea.

Pero no se reta a un tipo de las dimensiones del británico nacido en Somalia en Mogadiscio y que llegó a la Gran Bretaña, a Londres, cuando tenía sólo 10 años de edad y hablaba apenas tres frases en inglés. Cuando la semana próxima compita en la final de los 5 mil metros tratando de lograr un récord de leyenda de 4 títulos mundiales consecutivos, también partirá el sprint de cierre más impresionante de la historia de las pruebas de semifondo. Farah se ha hecho leyenda en la pista y anoche nos regaló otro épico capítulo.

Cuando entró la prueba en los últimos 2 mil metros, con una facilidad que espantaba, amplió el trancó, desaparecieron casi como por arte de magia los 12 ó 15 metros que lo alejaban del grupo puntero con su viejo conocido, el campeón mundial de cross-country y subcampeón mundial de Beijing, Geoffrey Kamworor, y sus compatriotas kenianos, el  subcampeón olímpico Paul Tanui y Bedan Muchuri; la nueva sensación de los 10 mil metros, el joven ugandés Joshua Cheptegei, quien apenas cumplió 20 años; los etíopes Abadi Hadis, tercer lugar en el Campeonato Mundial de Cross Country y Jemal Yimer, y como si la carrera apenas empezara los rebasó con una asombrosa autoridad.

Ya se había llevado un montón de pisotones durante la carrera y todavía, cuando quedaban 500 metros, Tanui le plantó otro recuerdo en la pierna derecha, lo sacó de balance y sólo hizo falta que Muchuri le diera el último empujón para sacarlo de la pista; la escena le costó unas puntadas en el pie izquierdo, pero lejos de detenerse, aceleró hacía su destino para coronar una memorable jornada, mientras Cheptegei le daba a Uganda la medalla de plata y Tanui a Kenia, la de bronce, la misma de hace dos años en Beijing y de hace cuatro en Moscú…

Esta vez, el orgullo de Farah le costó sangre en una herida, pero al menos no visitó el tartán como le ocurrió el año pasado en el Estadio Olímpico en Río de Janeiro.

Mo fue el mismo de una noche hace cinco años, aunque esta vez, el recuerdo que será imborrable hablará de la última vez que vimos al deportista más laureado en la historia de la Gran Bretaña, ahora seis veces campeón mundial y cuatro veces campeón olímpico, volar sobre el tartán de Stratford…

Por vez primera en la historia, siete atletas corrieron en 27 minutos y fracción los 10 mil metros.

Imprimir