Movimiento Santuario abre más puertas a indocumentados y desafía a Trump | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 06 de Agosto, 2017

Movimiento Santuario abre más puertas a indocumentados y desafía a Trump

Umbral. La Iglesia Presbiteriana del Sur en Tucson es considerada como la cuna de este grupo de defensa en Estados Unidos, ya que fue la primera en abrir sus puertas a inmigrantes desprotegidos que huían de los conflictos armados en Centroamérica, según medios de Arizona

Movimiento Santuario abre más puertas a indocumentados y desafía a Trump | La Crónica de Hoy
Manifestantes en Tucson durante movilización para exigir que Arizona sea un estado Santuario para inmigrantes.

Desde California, pasando por Texas, Florida, Maine y hasta Washington, el Movimiento Santuario mantiene su voz de ayuda para los miles de inmigrantes sin papeles que son blanco de la cacería desatada por la política discriminatoria de Donald Trump, para que busquen apoyo en los más de 950 sitios que funcionan como centros de auxilio en todo Estados Unidos y frenar su posible deportación, destacan medios locales.

Medios estadunidenses como el periódico The Washington Post y la cadena Univisión, señalan que a pesar de las amenazas lanzadas por el presidente estadunidense, de que recortará la ayuda que proporciona el gobierno federal a refugios denominados santuario, si no colaboran con las autoridades del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) en los operativos para detener a indocumentados,estos sitios de protección unidos en el denominado Movimiento Santuario, han desafiado la orden del mandatario republicano y por el contrario, se siguen sumando más grupos en apoyo a inmigrantes que son perseguidos por su situación de no tener papeles para estar en el país.

ORIGEN. El Movimiento Santuario no es nuevo, ya que surge a raíz de movilizaciones de las iglesias de diferentes credos que comenzaron a dar protección a los inmigrantes en la década de 1980, cuando el gobierno del entonces presidente Ronald Reagan, negó asilo a miles de nicaragûenses, guatemaltecos y salvadoreños que llegaron a EU huyendo de la represión de los gobiernos centroamericanos de ese entonces.

La Iglesia Presbiteriana del Sur en Tucson es considerada como la “cuna” del nacimiento del movimiento santuario en Estados Unidos, ya que fue la primera en abrir sus puertas a inmigrantes desprotegidos, según los medios de Arizona.

Con más de 37 años de operación sin interrupción, en ayuda de inmigrantes, este Movimiento destacó a través de un comunicado que ciudades, condados, universidades e iglesias en todo EU se están sumando a este frente antidiscriminatorio y racista ante la amenaza de la inminente deportación de indocumentados.

DEPORTACIÓN. Un reporte de la cadena Univisión refiere que durante el gobierno del presidente Barack Obama, que gobernó entre 2009 y enero del 2017, fueron deportados 2.5 millones de indocumentados, por lo que con la política de Trump, se teme que las expulsiones masivas de inmigrantes, sin importar si tienen antecedentes penales o no, podría dispararse al doble en sólo cuatro años de su administración.

Reportes de Univisión indican que desde octubre del año pasado a la fecha son deportados por día 631 indocumentados, de los cuales, no más de 280 no tienen antecedentes penales.

De acuerdo con la entidad humanitaria Servicio Mundial de la Iglesia, que forma parte de los santuarios, en octubre del 2016, antes de que Trump ganara las elecciones presidenciales, había registradas 400 iglesias y templos declaradas como santuarios en todo el país.

Sin embargo, líderes de la organización denominada Fe Múltiple, Servicio Mundial de la Iglesia, Red Nacional PICO y Unidos Soñamos, reportaron a través de un comunicado tras una reunión de los distintos santuarios, que desde el pasado 20 de enero, cuando el exmagnate asumió la Presidencia de EU, y hasta julio pasado, los sitios que se han proclamado refugios de indocumentados ya alcanzan los 950.

MIEDO. Asimismo, señalan que a pesar de que se han abierto más refugios de ayuda para los sin papeles, muy pocas personas se han acogido a la protección de estos lugares, en parte por miedo a ser detenidos y deportados o por falta de información. Aunque no hay cifras exactas sobre el número de inmigrantes que reciben refugio en cada santuario, medios estadunidenses estiman que el número varía de entre 20 y hasta 100, dependiendo de cada estado y de las posibilidades de ayuda de cada iglesia, templo o centro educativo.

Medios como la cadena Univisión y el diario The New York Times refieren que a pesar de que en Carolina del Norte existe una fuerte presencia de congregaciones latinas y en muchos casos sus feligreses son los afectados como blanco de deportaciones, aún ninguna iglesia de esa comunidad ha dado el paso de ofrecerse abiertamente como santuario.

A decir del pastor de la iglesia “Palabra Viva” en la ciudad de Durham, Walter Contreras, “la comunidad no responde por miedo a las deportaciones. En muchos de los casos se da la combinación de que el líder y la mayoría de la congregación son indocumentados”.

De acuerdo con el Movimiento Santuario, el plan de ayuda para indocumentados en los distintos santuarios radica en que al recibir a un inmigrante no sólo se le ofrecerle un lugar donde vivir, también se montan planes de emergencia por si agentes de migración tocan a la puerta; se especifica qué decir, qué datos revisar si es que traen una orden de arresto o para entrar al lugar, y a quién llamar para defender a los inmigrantes.

Imprimir