Extienden vida de alimentos en anaquel con cubierta comestible extraída del café | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 10 de Agosto, 2017

Extienden vida de alimentos en anaquel con cubierta comestible extraída del café

Es una biopelícula elaborada con pectina que sirve de empaque para frutas, verduras y pan ◗ Se trata de un producto para los sectores alimentario e industrial, dice Georgina Calderón

Extienden vida de alimentos en anaquel con cubierta comestible extraída del café | La Crónica de Hoy

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon una sustancia que se extrae de subproductos del café y que puede servir como recubrimiento comestible para varios alimentos, entre ellos el pan y fruta fresca, para ayudar a extender su vida útil en anaqueles. La capa protectora está elaborada con pectina, que es un tipo de azúcar que sirve para la construcción de las paredes de las células vegetales.

Este polisacárido se extrajo de una parte del café llamada mucílago al probar diferentes procesos para obtener la mayor pureza en su rendimiento. Con ello, se logró formar una película por medio de la técnica de vaciado en placa.

La misma cubierta puede sintetizarse con mayor grosor y servir como empaque para frutas y verduras frescas. Esta innovación fue conseguida en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del IPN, en Zacatenco.

Esta investigación pretende generar un material comercial de uso industrial para mejorar e incrementar la vida de anaquel en el área de panificación o formar plásticos biodegradables con aplicaciones, tanto en el sector alimentario como para el sector farmacéutico, como explicó la investigadora Georgina Calderón Domínguez.

El desarrollo fue llevado a cabo en el laboratorio de investigación II del departamento de Ingeniería Bioquímica.

El proyecto científico también “busca elaborar un proceso detallado desde el punto de vista ingenieril, estudiar todas las etapas, y qué se obtiene en cada una de ellas, para de esta forma tener las bases que permitan instaurar un proceso menos contaminante”.

Calderón Domínguez refirió que las pectinas son biopolímeros de gran importancia en la industria alimentaria y que debido a sus propiedades y características son utilizadas como aditivos, principalmente como espesantes y gelificantes en el procesamiento de alimentos.

NUEVOS EMPAQUES. Se ha estudiado la posible aplicación de esta película biológica para la fabricación de materiales de empaque en productos frescos o mínimamente procesados. Por lo general se obtiene a partir de residuos cítricos y de algunos frutos como la manzana o el cacao.

La científica aseguró que la finalidad de esta investigación es apoyar la generación de un proceso tecnológico más eficiente al utilizar un subproducto del café, que generalmente se destina para alimento de ganado, proporcionándole de esta forma un mayor valor agregado, además de auxiliar en la reducción de la contaminación de ríos y mejoramiento del uso de agua.

La estudiante de doctorado en alimentos, Mariana Valdespino León, explicó que el mucílago se obtiene a partir de un proceso físico a través de un equipo que se llama desmucilaginador. “Se recupera de una solución acuosa, y se separa mediante precipitación después de un proceso de hidrólisis. Parte del estudio está enfocado en obtener el mayor rendimiento”.

Asimismo, con el propósito de generar una biopelícula comestible de mejor calidad, se trabaja con una novedosa técnica denominada electrospraying que se lleva a cabo en colaboración con el doctor Eduardo Morales Sánchez del Centro de Investigación en Ciencia Aplicada y Tecnología Avanzada (CICATA), unidad Querétaro, la cual usa menos pectina, proporciona una mayor uniformidad y transparencia.

Valdespino León explicó que esta tecnología (pulverización electrohidrodinámica) está basada en la atomización de líquidos por medio de fuerzas eléctricas. Este sistema tiene varias ventajas sobre los atomizadores mecánicos como el tamaño de las gotas (nanómetros o micrómetros) y una mejor distribución.

El equipo científico indicó que otra ventaja es que no se requiere de una gran inversión para obtener la pectina de los desechos del café y subrayó que en lo que se refiere al electrospraying, “es una técnica poco usada, con alto potencial y pocos científicos la manejan para el desarrollo de películas. Somos los primeros a nivel mundial que reportamos su uso en el sector de alimentos. El objetivo a largo plazo es crear un empaque inteligente que te indique cuándo ya no se puede consumir el producto”.

Imprimir