“Ida Rodríguez concibió el arte como el eje de la transformación social”: Lidia Camacho | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 11 de Agosto, 2017

“Ida Rodríguez concibió el arte como el eje de la transformación social”: Lidia Camacho

Amigos y colegas rindieron un homenaje póstumo a la escritora e investigadora en el Palacio de Bellas Artes ◗ “Estamos en deuda con ella”: José Carreño Carlón

“Ida Rodríguez concibió el arte como el eje de la transformación social”: Lidia Camacho | La Crónica de Hoy

Ida Rodríguez Prampolini (1925-2017) vivió al servicio del arte, al que concibió como eje de transformación social, señaló la directora del INBA, Lidia Camacho, durante el homenaje póstumo que se le rindió a la escritora, promotora cultural e investigadora del arte.

En la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, amigos, familiares y autoridades recordaron  a la crítica de arte por sus aportes a la cultura y su generosidad como ser humano, la noche del pasado jueves.

Lidia Camacho señaló que su muerte representa una gran pérdida para la comunidad cultural del país y que este acto fue un reconocimiento a su trayectoria sobresaliente y fecunda en los diversos ámbitos de su quehacer profesional.

“Es, sobre todo, un tributo a un ser humano generoso, que en congruencia con los valores que fueron su convicción vivió al servicio del arte, al que concibió como eje de transformación social”.

Además, subrayó que Ida fue “una de las mujeres más brillantes de su generación en el campo de la crítica del arte”.

“Ella nos enseñó a pensar el arte como la expresión de los grandes intereses espirituales de una sociedad, por lo que la Secretaría de Cultura y el INBA refrendan el compromiso de contribuir a la preservación y difusión de su importante legado.

Por su parte, el artista Pedro Friedeberg abordó su relación de amistad con la investigadora, a quien conoció gracias a Mathias Goeritz. Además, reconoció su don de conversadora y los muchos temas que dominaba, así como las fascinantes visitas que hizo al puerto de Veracruz al lado de chacha, como la conocían sus amigos.

José Carreño Carlón, director general del FCE, indicó que de muchas maneras todos estamos en deuda con ella y habló sobre la amistad de casi medio siglo que mantuvieron.

Agradeció su generosidad, congruencia y valor para sostener sus convicciones en todos los campos, así como su sensibilidad popular, que no se reducía a idealizar en abstracto las expresiones del pueblo, sino que la llevó a compartir causas y a remediar carencias del pueblo, algo que hizo hasta el final de su vida.

“Imposible pasar por alto su pasión por el rescate y la preservación del patrimonio histórico, artístico y cultural de su estado y también de nuestro país, así como su sentido de la amistad y de la solidaridad”, indicó.

Rita Eder, investigadora del IIE de la UNAM, comentó que a lo largo de los muchos años de amistad con Rodríguez Prampolini entendió que la fuerza para impartir conocimiento que la caracterizó también provenía de su talento narrativo, ya que conocía a fondo su materia, pero sobre todo sabía contar una historia.

“Era un ser enormemente cálido y generoso, dotado de hermosura, inteligencia y amor. Sabía reír y hacer reír. Hay mucho por decir de Ida en el plano intelectual, sobre sus trabajos de historia, crítica del arte o sus proyectos para cambiar la educación de las zonas rurales. En todas sus acciones Ida volcó su enorme calidad humana, sensible a lo individual y a lo social”, concluyó.

Enrique Manuel Márquez Almazán, director general del Ivec, reconoció en ella a una académica de trayectoria ejemplar, quien se desempeñó en las letras, la historia y la investigación con un profundo sentido de compromiso y de sabiduría.

Además, destacó su quehacer como gestora en el estado de Veracruz, ya que difundió las tradiciones de la región y fundó museos que de manera dinámica preservan la memoria y los bienes culturales, por lo que, añadió, la mejor forma de rendirle homenaje es continuar con esta labor.

Imprimir